Anuncios

‘Inventing Anna’: ¿Qué es realidad y qué es ficción en la serie de Netflix?

Inventing Anna finalmente llegó y nos brinda mucho material sobre crímenes reales para devorar, pero ¿dónde termina exactamente la realidad y comienza la ficción?

La nueva serie de Netflix, protagonizada por la actriz de Ozark, Julia Garner, como la estafadora Anna Delvey (nombre real Anna Sorokin), es uno de los lanzamientos más esperados del servicio de streaming hasta la fecha.

Inventing Anna cuenta la increíble historia real de Sorokin, una miembro de la alta sociedad de veintitantos años que se hizo pasar por una rica heredera alemana bajo el nombre de Anna Delvey en la ciudad de Nueva York.

Estafó con éxito a amigos y grandes bancos por cientos de miles de dólares antes de ser condenada por fraude y hurto mayor.

En su juicio en 2019, Sorokin fue declarada culpable de estafar más de US$200.000 de hoteles, bancos y otras instituciones. Ella estafó más sumas de dinero de socios y amigos a quienes conoció con engaños.

Inventing Anna explora el ascenso y la caída de Sorokin a través de la perspectiva de Jessica Pressler, la periodista que escribió un explosivo artículo que desenmascaró a Sorokin y se volvió viral en 2018.

Como se reitera en cada episodio: “Toda esta historia es completamente cierta. Excepto por las partes que están completamente inventadas”, así que reunimos algunas de las historias más importantes del programa y comparamos la realidad con la ficción...

Vivian Kent

 (NICOLE RIVELLI/NETFLIX))
(NICOLE RIVELLI/NETFLIX))

La estrella de My Girl, Anna Chlumsky, interpreta a Vivian Kent, una periodista que se esfuerza por contar la historia de Sorokin (Julia Garner).

El personaje de Vivian es un sustituto de la periodista de la vida real Jessica Pressler, quien escribió el artículo para The Cut de New York Magazine (que se llama Manhattan Magazine en Inventing Anna). Al igual que Vivian, Pressler entrevistó a Sorokin mientras esperaba el juicio en la prisión de Rikers Island. También habló con muchos de los compañeros de Sorokin para descubrir la verdadera historia detrás de la falsa heredera.

Como se muestra en la serie, Pressler estuvo embarazada durante gran parte de la redacción de la historia y escribió el artículo en parte porque quería redimirse después de que un error anterior amenazara con poner fin a su carrera. En 2014, Bloomberg News rescindió una oferta de trabajo a Pressler después de que un artículo que ella había escrito resultó ser un engaño. Esto se menciona a lo largo de la serie.

La relación de Anna con Chase

 (AARON EPSTEIN/NETFLIX)
(AARON EPSTEIN/NETFLIX)

La turbulenta relación de Anna con su novio Chase Sikorski (Saamer Usmani) dedica mucho tiempo a la pantalla. Al igual que Anna, Chase es un buscavidas. Es un técnico que busca obtener capital inicial para su aplicación llamada Wake, que se describe vagamente como una aplicación utilizada para capturar datos sobre los sueños. Sin embargo, el concepto total nunca se explica por completo. También se le presenta como la fuente de ingresos de Anna en la serie, lo que forma parte de la explicación de cómo pudo financiar su lujoso estilo de vida.

Si bien Chase juega un papel muy importante en la vida de Anna, solo hay una breve mención de ese novio en el artículo de New York Magazine. Pressler escribe sobre un “novio con el que [Sorokin] anduvo por ahí durante un tiempo”. La periodista lo llama un “futurista en el circuito de TED-Talks que había sido perfilado en The New Yorker”. Asimismo, en Inventing Anna, cuando Vivian finalmente logra comunicarse con Chase, él solo accede a hablar con ella si se refiere a él en el artículo como “el futurista”.

Pressler escribe que durante aproximadamente dos años, Sorokin y “el futurista” habían operado como “un equipo, apareciendo en lugares frecuentados por los ricos itinerantes”. Inventing Anna parece haberse dado cuenta de este detalle, ya que enmarcó a Anna y Chase como un dúo dinámico que se apresura a escalar a la cima codeándose con las personas adecuadas. Inventing Anna cuenta que la aplicación de Chase falla y el personaje finalmente se muda a los Emiratos Árabes Unidos para trabajar para un jeque; esta historia también se refleja en el artículo de la vida real.

La Fundación Anna Delvey

 (NICOLE RIVELLI/NETFLIX)
(NICOLE RIVELLI/NETFLIX)

La Anna que Garner interpreta pone toda su energía en establecer la ADF (Fundación Anna Delvey), un club de arte súper exclusivo en la ciudad de Nueva York. En la serie, Anna tiene un lugar en mente: la histórica Church Missions House. Esto también era cierto en la realidad. Sorokin quería fundar ADF (aunque le preocupaba que el nombre pudiera ser “demasiado narcisista”) en Church Missions House, un emblemático edificio de seis pisos administrado por el magnate inmobiliario Aby Rosen en la esquina de Park Avenue y 22nd.

En la serie, cuando le da un recorrido por la propiedad a su equipo del proyecto, Anna habla sobre el deseo de tener una variedad rotativa de tiendas emergentes, así como exhibiciones e instalaciones de artistas de alto perfil como Urs Fischer y Tracey Emin. También les dice que el artista Christo accedió a cubrir el edificio. Todo lo anterior son detalles reales extraídos del artículo de New York Magazine.

Robar un avión

 (NICOLE RIVELLI/NETFLIX)
(NICOLE RIVELLI/NETFLIX)

En el episodio cuatro, se invita a Anna a asistir a la conferencia anual de inversión de Warren Buffet en Omaha. Como quería llegar con estilo, le envía un mensaje de texto al director ejecutivo de una compañía de aviones privados llamada Blade, a quien conoció brevemente en una fiesta. Ella le pide que aparte un avión para ella y sus amigos. Él responde vagamente pidiéndole a su equipo que “ayude a Delvey”. Ella toma el avión a pesar de no poner dinero para ello.

En la vida real, Sorokin asistió a la investidura de Omaha y, según el artículo de New York Magazine, logró “convencer” a una empresa llamada Blade de alquilarle un avión de US$35.000 a Omaha, señalando que se reunió con el director general de Blade en un Soho House. Aunque no se muestra en la serie, el artículo de Pressler señala que Sorokin envió a la empresa una confirmación falsificada de una transferencia bancaria del Deutsche Bank que nunca llegó.

Alan Reed

 (NICOLE RIVELLI/NETFLIX)
(NICOLE RIVELLI/NETFLIX)

El episodio tres se enfoca en la relación de Anna con Alan Reed, un abogado financiero de gran éxito a quien ella persuade para que la ayude a obtener préstamos para ADF. En la serie, los representan teniendo una relación cercana. Se muestra que Reed apoya enormemente a Anna y sus sueños de construir ADF.

En la vida real, Sorokin trabajó con Andy Lance, socio de la importante firma Gibson Dunn. Sorokin le dijo a Pressler que, a diferencia de otros abogados, Lance “me explicaría la cantidad correcta, sin ser condescendiente”. También describió su relación laboral como cercana y agregó que él estaba “allí [para ella] todo el tiempo”, incluso cuando estaba de vacaciones. Así como en la serie, Alan marca las casillas que confirman que Anna tiene los recursos para pagar sin confirmar la existencia de dichos recursos, Lance hizo lo mismo en la vida real. Lance no respondió a la solicitud de comentarios de Pressler en ese momento.

Peter Henneke

 (NICOLE RIVELLI/NETFLIX)
(NICOLE RIVELLI/NETFLIX)

En la serie, Anna le dice a Alan que se comunique con el jefe de su oficina familiar en Alemania, Peter Hennecke, para confirmar los detalles de su fondo fiduciario. Más tarde se revela que Hennecke no existe y que las llamadas telefónicas que Alan tuvo con Hennecke fueron, de hecho, con la propia Anna. Inventing Anna revela que Anna había estado usando un teléfono desechable con una SIM europea para falsificar las llamadas; también había comprado un software de disfraz de voz para que su voz sonara como la de un hombre alemán.

En la vida real, Sorokin le dio a Alan los detalles de un tal Peter Hennecke. Cuando los correos electrónicos a Hennecke enviados por personas a las que Anna les debía dinero comenzaron a recuperarse, Sorokin les informó que Hennecke había muerto. Pressler, sin embargo, señala que “parece haber sido un personaje ficticio”, ya que el rastro del número de teléfono celular que le pertenecía a Hennecke es de un teléfono desechable ahora desaparecido.

Vacaciones del infierno en Marruecos

 (NICOLE RIVELLI/NETFLIX)
(NICOLE RIVELLI/NETFLIX)

El episodio seis es lo más destacado de la temporada y cuenta la historia de las desafortunadas vacaciones de Anna en Marrakech con su entrenadora personal, un camarógrafo y Rachel, la periodista de Vanity Fair.

Este episodio toma gran parte de su material no solo del artículo de New York Magazine, sino también de un artículo en primera persona escrito por Williams para Vanity Fair, donde había trabajado como reportera gráfica, en abril de 2018. Después de hacerse amiga de ella en una fiesta en 2016, Sorokin invitó a Williams a unas lujosas vacaciones en Marrakech donde ellos, junto con la entrenadora y un fotógrafo de Sorokin, se alojaron en el lujoso complejo de cinco estrellas La Mamounia.

Williams fue presionada para pagar la cuenta de todas las vacaciones cuando Sorokin dijo que estaba teniendo problemas con su banco, pero le aseguró a Williams que se le reembolsaría por completo. La periodista compró los boletos de avión con su tarjeta American Express; Sorokin también le pidió que pagara un par de caftanes de diseñador y una extravagante cena en el prestigioso restaurante La Sultana. Cuando la tarjeta de Sorokin fue rechazada por la enorme suma del hotel, presionaron a Williams para que cooperara con su tarjeta de crédito. El hotel le aseguró que no se haría ningún cargo y que solo necesitaban una tarjeta que funcionara para los registros. No obstante, más tarde, cuando Sorokin no pudo proporcionar una tarjeta de crédito propia que funcionara, el hotel terminó cobrando la suma de US$62.00 a Williams. Ella solo recibió US$5.000 de Sorokin.

Como se muestra en la serie, la entrenadora en la vida real se enfermó y viajó a casa desde Marrakech antes que los demás. Sin embargo, cuando los problemas de dinero comenzaron a llegar a un punto crítico en el viaje, Sorokin llamó a la entrenadora y le pidió que le reservara un vuelo a casa. Según la entrenadora (que permanece sin nombre en el artículo de Vanity Fair), Sorokin le pidió que reservara un boleto de primera clase. Esto se refleja en la serie, sin embargo, es ligeramente ficticio ya que Anna le dice a Kacey (interpretada por Laverne Cox) que fue asaltada en un esfuerzo por explicar la razón por la que necesita que reserve su vuelo a casa. No se mencionó un asalto en ninguno de los artículos.

‘Inventing Anna’ está disponible para transmitir en Netflix