Anuncios

James Cameron explica su vergonzoso discurso de aceptación del Óscar por Titanic

James Cameron explica su vergonzoso discurso de aceptación del Óscar por Titanic
James Cameron explica su vergonzoso discurso de aceptación del Óscar por Titanic

Nadie puede negar que James Cameron es un director respetable. Bajo su nombre tiene a tres de las películas más taquilleras de toda la historia, un logro que sólo él puede celebrar. Pero aunque en su vida ha logrado amplios aciertos, también destacan algunos errores, como su discurso de aceptación del Óscar en 1998, cuando ganó el premio a Mejor director por Titanic (88%). Ahora, a través de una entrevista en Who’s Talking to Chris Wallace? (vía ScreenRant), el cineasta reflexiona sobre sus erráticas palabras en el escenario de la fiesta realizada por la Academia hace algunas décadas.

No te pierdas: M3gan: taquilla de estreno supera expectativas y se posiciona detrás de Avatar: El camino del agua

Titanic (88%) es una película de drama romántico de 1997 dirigida, escrita y co-producida por James Cameron, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet como los jóvenes amantes Jack Dawson y Rose DeWitt Bukater. La historia se basa en los eventos reales de la tragedia del RMS Titanic, que se hundió en el Atlántico Norte el 15 de abril de 1912, después de chocar con un iceberg, matando a más de 1500 personas en el peor desastre marítimo de la historia. El drama se centra en el romance entre Jack y Rose, enfrentados a la clase social, la riqueza, la pobreza y el destino. La cinta también explora el tema de la supervivencia, la verdad y la memoria olvidada.

James aceptó eufórico su premio a Mejor director por Titanic, sin embargo, al finalizar citó su propia película al decir “soy el rey del mundo”, línea pronunciada por Jack en la proa de la nave; aquello fue mal recibida por los medios y todo Hollywood, cuyos miembros tacharon de arrogante a Cameron; ahora él explica el trasfondo de la situación:

Te invitamos a leer: The Whale: Brendan Fraser se niega a llamar "traje de gordo" a su disfraz en la película

Sí, tal vez, ya sabes, quiero decir, recibí mucha presión por lo que dije, ya sabes, y creo que el pecado atroz fue lo que se percibió, como sabes, la arrogancia o la conquista, ya sabes, una sensación de conquista, que no era lo que estaba en mi cabeza, estaba tratando de expresar la alegría y la emoción que sentía en términos de esa película, y el momento más alegre para el personaje de, ya sabes, Leonardo DiCaprio, su el carácter era cuando él está libre y en la proa del barco, y todo ese tipo de cosas.

James sostiene que los artistas jamás deben hacer referencias de sí mismos cuando se trata de dar las gracias. El director también menciona el caso de Sally Field, quien también fue condenada por su discurso de aceptación a Mejor actriz en 1985, cuando dijo: “no he tenido una carrera ortodoxa, y he querido más que nada tener su respeto. Esta vez lo siento. Y no puedo negar el hecho de que les gusto. ¡En este momento, les gusto!”

Pero lo que aprendí es que uno no debe citar su propia película si ganas. Porque es digno de vergüenza. [...] Así que ya sabes, definitivamente tuve críticas por todos los 25 años después de eso, pero sabes, vives y aprendes, creo que lo que se interpretó como una especie de arrogancia o una gran “jódete” no fue lo que estaba en mi cabeza en absoluto, pero tienes que tener cuidado con lo que dices en tu discurso de aceptación, yo y Sally Fields, tenemos un pequeño grupo de autoayuda para esto.

Ahora mismo, James Cameron está disfrutando del éxito gracias a Avatar: El Camino del Agua (93%), película que ya acumuló US$1.708 mil millones a nivel global.

También puede interesarte: Sam Worthington admite que su arrogancia arruinó Furia de Titanes