Anuncios

James Corden se disculpa tras ser vetado por famoso restaurante de Nueva York; "[Es] el cliente más abusivo"

Getty Images

Es uno de los comediantes que reinan en la televisión nocturna de la televisión estadounidense y desde el 2015 ha triunfado con el programa The Late Late Show with James Corden (CBS) y el comiquísimo segmento Carpool Karaoke.

Pero al parecer, tras al dulce y cómica fachada de James Corden se escondería un lado mucho más siniestro. Al menos esa es la versión que ha ofrecido el poderoso restaurantero —también británico— Keith McNally, quien este lunes se apoderó de sus redes para hacer un recuento de los abusos sufridos por el staff de su mundialmente famoso restaurante Balthazar, de Nueva York, y que han colocado a Corden en la "lista negra" del lujoso establecimiento.

"James Corden es un comediante inmensamente dotado, pero es un pequeño cretino", comienza el post de McNally, de 71 años, quien también encabeza otros legendarios establecimientos gourmet, como Odeon, Pastis y Minetta Tavern, también en Manhattan.

"Es el cliente más abusivo de mis empleados de Balthazar desde que el restaurante abrió hace 25 años", prosigue el mensaje. "No suelo vetar a mis cliente, pero hoy veté a James Corden. No me dio risa. Aquí les van dos ejemplos de la manera en que este hombre gracioso ha tratado a mis empleados"

Lo que sigue es un recuento de los supuestos atropellos que el equipo de McNally ha sufrido a manos del artista. Entre ellos, una ocasión en que Corden, de 44 años, encontró un cabello en su comida y amenazó con publicar malas reseñas del restaurante si no corregían el error de inmediato. O la ocasión en que supuestamente Corden, y su mujer, Julia Carey, fueron a almorzar y cuando ella recibió un plato que no era de su entera satisfacción Corden empezó a gritar como energúmeno a u n mesero diciendo: "¡Tú no puedes hacer tu trabajo! ¡Tú no puedes hacer tu trabajo!".

El post se viralizó y 24 horas después McNally publicó un segundo mensaje afirmando que Corden se había disculpado profusamente con él. "James Corden me acaba de llamar y se ha disculpado profusamente. Yo me he dañado más que cualquier persona lo ha hecho, así que creo profundamente en las segundas oportunidades", admitió.

Vista interior del lujoso restaurante Balthazar, preferido de las celebridades cuando visitan Nueva York:

El restaurantero asegura que ha levantado la veda y que Corden puede regresar. Sin embargo, este martes en medio del escándalo que se ha armado, han surgido nuevos recuentos de sus supuestas ínfulas y malos tratos.

Video del 2016 en el que Jimy Kimmel, como invitado de Corden, le preguntó al anfitrión que nombrara a sus camarógrafos. El comediante no supo decir un solo nombre:

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Personas involucradas en la producción del programa vespertino —por el cual el comediante recibe un salario de unos $36 millones anuales— alegan que a Corden no se sabe los nombres de sus empleados.

Asistentes a su show afirman también que a Corden no le gusta ver gordos en su audiencia y pide que los manden al fondo del auditorio, además de que no interactúa con su staff sino hasta el momento en que las cámaras están encendidas. ¡Esto pica y se extiende!