Anuncios

Jane Seymour: “En Hollywood, cuando cumplís 40 años estás acabada: yo rompí esa regla”

Jane Seymour
Jane Seymour es una profesora de literatura jubilada devenida detective en el estreno Harry Wild

Cualquiera diría que, a los 72 años, Jane Seymour tuvo una de las carreras más diversas y extensas del mundo del espectáculo, con participaciones memorables en el cine y la TV a lo largo de las décadas. Pero la intérprete inglesa está muy lejos del retiro: mientras que el drama ambientado en el Oeste La doctora Quinn se sigue transmitiendo en más de 90 países, protagonizará a partir del jueves 4 una divertida y cruel serie por Acorn TV en la que resuelve crímenes gracias a sus conocimientos de literatura. “Harry Wild es una historia que te abre el apetito por la lectura, incluso si nunca abriste un libro en tu vida”, aseguró.

La intérprete debutó en el cine en 1970 y pronto comenzó a ser convocada también para series y obras de teatro. Muy poco después logró un rol en Vivir y dejar morir, el octavo film de James Bond, en donde interpretó a la misteriosa Solitaire. Siguió trabajando en las décadas siguientes hasta que recibió una propuesta inesperada en 1993.

“En Hollywood si sos actriz y tenés más de 40 años… tu carrera está acabada. Pero la mía de algún modo comenzó en ese momento porque tenía exactamente 40 años cuando comencé a interpretar a la doctora Quinn y logré romper esas reglas. Hice ese programa durante siete años y hoy se sigue emitiendo en 98 países… ¡y cuando se estrenó algunos dudaban de que un western podría ser protagonizado por una mujer! Mi contrato estipulaba un máximo de cinco años, pero el día que comenzamos a grabarlo alguien me dijo que sería un milagro si pasábamos los cinco episodios. El tiempo demostró que teníamos un gran éxito en nuestras manos”, le contó a LA NACION.

Y es que Seymour tuvo una verdadera vida de película: se casó cuatro veces y tuvo algunos divorcios conflictivos que atrajeron la atención de la prensa, reveló que fue violada por un productor de cine en los 70 y se convirtió en la mujer de mayor edad en posar desnuda para Playboy, a los 67 años, en 2018.

“Tuve muchos altibajos en mi vida y en mi carrera y todo ha sido público. Pero también he sido increíblemente afortunada en momentos en que la mayoría de las personas -la mayoría de las actrices en realidad- ya no tienen trabajo. No soy de las que viven mirando para atrás y jamás me arrepiento. Mi filosofía de vida vino de mi madre, quien estuvo presa en un campo de concentración japonés en Indonesia durante tres años y medio en la Segunda Guerra Mundial. Y ella me dijo que el gran desafío de las personas es no cerrar su corazón más allá de los obstáculos que encuentren. Si podés aceptar incluso lo inaceptable, si podés abrir tu corazón para ayudar a alguien más, debés hacerlo porque siempre hay alguien en una situación más precaria que la tuya. Y al ayudarlo encontrás tu propósito. Y ese es también mi mensaje al mundo: a veces uno sólo tiene que aceptar lo que le toca y jamás cerrar el corazón”, aseguró.

Y es que Seymour está muy lejos de ser una actriz preocupada sólo por frivolidades: siempre se mostró sensible a muchos temas sociales y, en los últimos años, combatió el edadismo. “Es el deber de cualquier persona salir de sentirse mal por sí mismo y averiguar qué podemos hacer por aquellos que están peor que nosotros y, al hacerlo, de repente surgen nuevas oportunidades en tu camino. Se abre el mundo. Si abrís tu corazón, se abre tu mente y se abre tu mundo”, explicó.

Harry Wild está ambientada en Dublín, y Seymour promete grandes escenas para los fanáticos de los libros
Harry Wild está ambientada en Dublín, y Seymour promete grandes escenas para los fanáticos de los libros - Créditos: @Szymon Lazewski/Zoe Production DAC/AcornTV

“Vamos a ponerlo en estos términos: los baby boomers todavía están aquí y no nos dimos por vencidos. Sé que algunos quizá sienten que han sido vencidos pero yo no: hay una enorme cantidad de mujeres de mi edad (y mayores y más jóvenes) que están pensando en su próxima carrera, que ya criaron a sus hijos y sus nietos y siguen funcionando… ¿por qué tienen que estar tejiendo o cuidando el jardín?”, reveló.

Pero Dra. Quinn no fue el único éxito de la actriz. En 2005 una nueva generación la conoció gracias a la película Wedding Crashers (en Argentina se la conoció como Los cazanovias), en donde compartió pantalla con Owen Wilson y Vince Vaughn: “Ese film sorprendió a muchos porque les mostró que también puedo hacer comedias. Yo venía del suceso de Dra. Quinn y otras series dramáticas y fueron los productores los que se animaron a probarme en otro rol. No te niego que tuve mis dudas, pero leí el guion y me enamoré del personaje”.

Jane Seymour en El Método Kominsky
Jane Seymour en El Método Kominsky - Créditos: @Netflix

“Me identifiqué un montón con Kathleen en Wedding Crashers: era divertida, empática, algo loca… ¡era todo lo que yo quería ser y no podía! Me pasó lo mismo con Harry Wild: es un personaje que me dio ganas de explorar ese mundo. Es alguien que te atrapa, que tiene mucha inteligencia sin perder la irreverencia y que se mueve en el mundo del crimen en las calles de Dublín”, puntualizó.

Jane Seymour vuelve a protagonizar una sier en "Harry Wild", en la que interpreta a una profesora de literatura convertida en detective
Jane Seymour vuelve a protagonizar una sier en "Harry Wild", en la que interpreta a una profesora de literatura convertida en detective - Créditos: @Bernard Walsh/Zoe Productions DAC/AcornTV

“Lo que pasa con Harry Wild es que te abre el apetito de la lectura, incluso si nunca abriste un libro en tu vida. Ves un episodio y te preguntás dónde está tu ejemplar de Cumbres borrascosas o comenzás a googlear qué fue la Operación Mincemeat. Es algo absolutamente transgeneracional y único en la TV: despertar el interés por más cosas que sólo lo que sucede en pantalla”.

Así, en Harry Wild, que se estrena hoy por Acorn TV, Seymour se pone en la piel de una mujer que luego de años de ser docente da un vuelco a su vida profesional: “Es alguien que se pregunta ‘¿por qué no podrían estar usando su conocimiento de literatura inglesa o historia para resolver crímenes?’ ¡No me digas que eso no es divertido! Ir a un pub, beber demasiado vino, tal vez conseguirte un profesor guapo o algo así… ¡y resolver crímenes!”

Es esa filosofía de vida la que hace que Seymour no tenga nada que demostrar: “Me preguntan a diario si la doctora Quinn puede volver pero yo tengo una vida muy plena. Soy artista, diseñadora, filántropa… Hago muchas cosas y realmente amo la diversidad de mi vida. Y también estoy mirando cuánto tiempo tengo para hacer lo que quiero. Si me topo con un personaje o material que me guste, no importa lo que sea, lo haré”