Jennette McCurdy tenía prohibido enamorarse de Frankie Muniz durante su participación en ‘Malcolm in the Middle'

·2  min de lectura
Jennette McCurdy credit:Bang Showbiz
Jennette McCurdy credit:Bang Showbiz

A pocos días de la publicación de una de las memorias más esperadas del mundo del entretenimiento, 'I’m Glad My Mom Died', escrita por Jennette McCurdy, conocida por su papel de Sam Puckett en la serie de televisión ‘iCarly’, nuevas anécdotas han tomado relevancia e, incluso, han generado polémica.

En el libro, la conocida actriz estadounidense escribió sus experiencias de abuso, las luchas que tuvo que enfrentar como actriz infantil, sus trastornos alimentarios, su adicción a las sustancias ilícitas, así como su complicada relación con su autoritaria madre y cómo retomó el control de su vida después de alejarse del medio del espectáculo.

Pero la ahora directora de cortometrajes también relató algunos pasajes exitosos de su corta pero fructífera carrera, como fue cuando participó en la serie 'Malcolm in the Middle', con dos personajes cercanos a uno de los protagonistas: Dewey (Erik Per Sullivan).

Una de sus trabajos más recordados en la producción fue cuando en el episodio 'Si los chicos fueran chicas', de la cuarta temporada, Jennette dio vida a Daisy, la versión femenina de Dewey.

Para la interpretación, la actriz detalló que necesitaba parecerse más a Dewey, por lo que resaltaron sus orejas, una de las características físicas más evidentes del personaje.

"Tuve que usar cera muy dura detrás de las orejas para que se me notaran más. Algo que identifica a Dewey son sus orejas grandes. Me dolía, pero no le tomaba mucha importancia", comentó en su libro "Me gustaba el estudio donde grabábamos y el director (Linwood Boomer) era muy amable conmigo", dijo la actriz como una de las experiencias más divertidas de esa producción.

Su actuación fue tan buena, que incluso el director le dio el papel de Penélope, durante el periodo en que Dewey asistía a las clases de niños especiales.

Una vez que la estrella formó parte del elenco y tenía más interacción detrás de cámaras con los protagonistas, Jennette sintió atracción por Frankie Muniz, quien interpretó al erúdito Malcom, por lo que hacía todo lo posible por saludarlo, hasta que su mamá la evidenció gritándole en el set.

"Me encantaba saludar a Frankie Muniz, creí que era suficientemente discreta con mis sentimientos hasta que mi madre me gritó: ¡Ni siquiera lo pienses, es demasiado mayor para ti!”, recordó la actriz en una parte de 'I’m Glad My Mom Died'.

Desde su publicación impresa, el libro de la conocida productora de 30 años ha abierto el panorama de diversas situaciones de acoso y abuso dentro del espectáculo, hecho que ha causado gran controversia dentro de Hollywood. Sus declaraciones han causado una ola de indignación entre los fanáticos de Nickelodeon.