Joan Collins, la feroz diva que se ríe de todos y revela los secretos de Hollywood

·4  min de lectura
Joan Collins, ácida y divertida, publica sus diarios en los que apunta contra la fauna de Hollywood
Pablo Cuadra

La exquisita mordacidad de Joan Collins sacude de nuevo al sector editorial con un retrato incisivo y jovialmente feroz de los entretelones de la industria del entretenimiento. Con la publicación de sus diarios personales, escritos entre 1989 y 2009, la actriz británica de 88 años ratifica una facilidad innata para enlazar historias hilarantes y ofrecer una punzante descripción de la vacua crudeza de Hollywood, con el interés añadido de que, en origen, Mis diarios sin reservas (My Unapologetic Diaries), no estaba pensado para ser publicado.

Collins como Alexis Colby en Dinastía
Collins como Alexis Colby en Dinastía

Quien durante una década dio vida a la malvada Alexis Colby en la serie de televisión Dinastía nunca ha tenido fama de morderse la lengua, pero en su diario, Collins es más Collins que nunca. Su mejor papel es el de ella misma, como evidencia la docena de libros de no ficción bajo su autoría. 

Hace 30 años ya relataba cómo sufrió la inclemencia de la factoría del espectáculo ante el ineludible paso del tiempo: “Los estudios solo quieren veinteañeras que no han hecho nada. ¿Qué voy a hacer?, ¿Darme cabezazos contra una pared si la mayoría de los productores ya no se acuerdan de mí?”.

Collins junto a su actual marido, Percy Gibson
Collins junto a su actual marido, Percy Gibson (Grosby Group/)

Nadie se salva de su ácido análisis, sobre todo, sus colegas de profesión, de quienes brinda una estampa esperpéntica que confirma las credenciales de Hollywood como la jungla urbana más alienada del planeta. La actriz, casada en cinco ocasiones, lleva al lector tras las bambalinas para mostrar una miríada de personajes ensimismados hasta rozar la parodia y profundamente arribistas.

Collins reconoce que pasó temporadas prácticamente sin comer para perder peso, presenta un escepticismo estructural sobre sus oportunidades laborales debido a su edad (“Si no fuera por el dinero, me iría corriendo”, admite) y se compara con otros intérpretes. Lo que la hace especial, sin embargo, es su evidente habilidad para reírse de todo, desde sí misma hasta de las miserias del circo hollywoodense y la constatación de que el glamour es fundamentalmente una quimera .

El verdadero talento de Mis diarios sin reservas es que deja con ganas de más. Sus páginas están plagadas de fiestas alocadas, como la del quinto cumpleaños de su ahijada Cara Delevigne, la hoy conocida actriz y modelo, en St Tropez (Francia), en la que el dueño de la casa “empezó a sacar botellas gigantes de Dom Perignon y rociar la terraza” con el champán. A Sharon Stone la presenta como una mujer “plagada de sí misma” y a Frank Sinatra lo caracteriza implacablemente por el deterioro de sus últimos años: “Es horriblemente triste ver a este icono dorado convertido en un viejo confundido”. A Donald Trump, mientras tanto, lo describe como un “payaso descortés” y revela que Harvey Weinstein “se babea” al comer.

Luego están las anécdotas. La octogenaria actriz hace pública en las páginas de su libro la obsesión de Shirley MacLaine por preguntarle cómo es su hermano, Warren Beatty, como amante (“Sobrevalorado”, según Collins) y relata el errático comportamiento de Liza Minelli, quien insistía en llamarla “mi pequeña”, pese a ser 16 años más joven que ella. Y revela sin tapujos y con detalles el enorme complejo de superioridad de la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel II de Inglaterra.

Nadie está a salvo de su pluma. A Gregory Peck, galán del viejo Hollywood, lo encuentra “un poco aburrido, aunque adorable”; de Tony Curtis, protagonista de Una Eva y dos Adanes, destaca lo evidente de su peluca y cuenta que va al baño demasiadas veces, aunque duda que estas visitas tengan que ver con las necesidades fisiológicas del actor. Y, por si fuera poco, asegura que a Sophia Loren, quien “tiene unos dientes muy raros, como si hubiesen sido hechos de marfil”, sus hijos le dicen lo que puede hacer y lo que no.

Leer Mis diarios sin reserva invita a imaginarse a Joan Collins con su sempiterno cigarrillo en una mano y un vaso de vodka en la otra, su distintivo maquillaje barroco, su pelo siempre voluminoso y su completa indiferencia ante el juicio ajeno. Y es precisamente esa falta de reparos lo que hace a su prosa tan atrayente. La actriz dice lo que piensa sin filtros, y otorga a sus historias un improbable halo de autenticidad en esa hoguera de vanidades que es Hollywood.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: ¿Puede que Julia Butters sea la única persona que le haya robado el plano a Leo DiCaprio?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.