Anuncios

'Juego limpio', la película más candente de Netflix que es mucho más que un thriller erótico

“Juego limpio” es mucho más que “escenas de sexo divertidas”, le dijo Chloe Domont a Yahoo Entretenimiento.

Alden Ehrenreich y Phoebe Dynevor en el apasionante thriller de Netflix “Juego limpio”. (Cortesía de Netflix)
Alden Ehrenreich y Phoebe Dynevor en el apasionante thriller de Netflix “Juego limpio”. (Cortesía de Netflix)

Los thrillers eróticos habían pasado de moda, pero el éxito de “Juego limpio” en el Festival de Cine de Sundance ha hecho que la plataforma de streaming Netflix eche humo desde su llegada a la lista de los estrenos, el 6 de octubre.

Escrita y dirigida por Chloe Domont, la película es una combinación de Wall Street, Acoso sexual y La guerra de los Rose, todas protagonizadas por Michael Douglas, casualmente. La historia cargada de erotismo de Domont versa sobre Luke y Emily (interpretados por Alden Ehrenreich, quien dio vida a Han Solo, y Phoebe Dynevor, de los Bridgerton), una pareja extremadamente atractiva que trabaja en la misma firma financiera pero cuya relación al inicio intensa y sensual se enfría significativamente cuando ella obtiene el ascenso que él deseaba.

“La película tiene algunas escenas de sexo divertidas”, le dijo Domont a Yahoo Entretenimiento cuando le preguntaron si estaba preparada para que Juego limpio se conviertiera en la película viral más sexy de Netflix, un título que antes ostentaban obras menos aclamadas como 365 Días e Ilusiones mortales. “No conozco esas etiquetas, pero sin duda tiene una naturaleza sexual”.

Por supuesto, en Juego limpio hay más, muchísimo más, que “escenas de sexo divertidas”. La película también explora la dinámica de género contemporánea en lugares de trabajo dominados por hombres, como el sector financiero, así como los problemas que pueden surgir en las relaciones personales a medida que cambia el equilibrio del poder adquisitivo. Sin embargo, después de su proyección en Sundance, muchas de las opiniones sobre la película se enfocaron en su sexualidad franca, algo cada vez más raro, tanto en las películas de los grandes estudios como en el cine independiente.

Dicho fenómeno podría deberse, al menos en parte, a la brecha generacional emergente que separa a la Generación X y los millennials de la Generación Z y la Generación A en lo que respecta a las representaciones del sexo en los medios de comunicación. Es un tema de discusión habitual en X, antes Twitter, donde los espectadores mayores suelen culpar de todo a la supuesta “negatividad sexual” de las audiencias más jóvenes, desde la supervisión parental hasta las películas de Marvel. Mientras tanto, proliferan los memes sobre las “escenas de sexo inútiles” en muchas películas y programas de televisión, como Oppenheimer y “la mitad de los programas de Netflix”, según los espectadores.

Domont ha elaborado su propia teoría sobre por qué las audiencias más jóvenes no están tan enfocadas en las escenas de sexo en las películas como las generaciones pasadas. “Tal vez se debe a que todo el mundo se pasa todo el tiempo usando sus malditos teléfonos”, sugirió. “En serio, creo que tiene que ver con eso. Nos sentimos mucho más cómodos hablando con alguien a través de una pantalla que en la vida real”.

Al mismo tiempo, la cineasta contó que no ha experimentado personalmente esa división cuando ha proyectado Juego limpio al público. “Seguiré TikTok para ver cómo le va a lo largo del camino”, dijo con una sonrisa.

Ehrenreich y Dynevor en una escena de Juego limpio. (Cortesía de Sergej Radovic/Netflix) (Sergej Radovic / Cortesía de Net)
Ehrenreich y Dynevor en una escena de Juego limpio. (Cortesía de Sergej Radovic/Netflix) (Sergej Radovic / Cortesía de Net)

Domont dijo que los protagonistas y ella trabajaron con un coordinador de intimidad para grabar todas las escenas de sexo de la película, incluido el desgarrador encuentro final en el que Luke viola a Emily en el baño de un restaurante después de que su relación se había desmoronado.

“Es una pareja que sentía una lujuria animal el uno por el otro al principio de la película”, contó la directora. “Pero apenas Luke comenzó a sentirse inseguro, se vuelve incapaz de darle eso a Emily. Me propuse hacer un thriller sobre la peor cara de la dinámica de poder, así que tenía que escalar hasta ese momento final. Luke solo puede reclamar el poder sobre Emily es en ese momento, a través del dominio físico. Y luego se trata de ver cómo ella lo responsabiliza”.

“Rodamos esa escena en dos partes”, prosiguió Domont. “Primero nos enfocamos en la actuación, puesto que era bastante exigente para ambos. Y luego abordamos la parte física como un ejercicio: el movimiento de sus cuerpos y las posiciones que adoptarían desde una perspectiva técnica. Eso hizo que todos se sintieran seguros y los liberó, de manera que no tuvieron que preocuparse por si actuaban mal o dónde tenían que estar en cierto momento”.

Dynevor, Domont y Ehrenreich asistiendo al estreno de Juego limpio en el Festival de Cine de Sundance 2023 en enero. (Foto de Monica Schipper/Getty Images) (Monica Schipper vía Getty Images)
Dynevor, Domont y Ehrenreich asistiendo al estreno de Juego limpio en el Festival de Cine de Sundance 2023 en enero. (Foto de Monica Schipper/Getty Images) (Monica Schipper vía Getty Images)

Es muy probable que hace treinta años Juego limpio hubiera sido financiada y distribuida por los mismos estudios que respaldaron thrillers eróticos clásicos como Instinto básico y El color de la noche. Por suerte, Domont encontró socios entusiastas en T-Street, la productora supervisada por los creadores de otros éxitos Rian Johnson y Ram Bergman. “Esos hombres estaban tan decididos a hacer la película como yo”, contó Domont.

Su determinación dio frutos cuando Netflix pagó 20 millones de dólares para adquirir la película en Sundance, uno de los mayores acuerdos del festival.

Netflix estrenará Juego limpio en algunos cines seleccionados, pero Domont sabe que la mayoría de las personas la verá en streaming en casa, el mismo lugar donde tantos espectadores descubrieron Atracción fatal o Sliver: una invasión a la intimidad, cortesía de HBO y/o Blockbuster Video. “Quiero que la película sea vista por tanta gente como sea posible”, dijo. “Era evidente que Netflix sería uno de los mejores colaboradores para lograr ese objetivo debido a su alcance global”.

Ethan Alter

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Dolly Parton siempre supo cómo "alejar" a los hombres cuando era necesario