Jungle Cruise recibe críticas por personaje racista y por fallar a la inclusión LGBTQ

·4  min de lectura
Jungle Cruise recibe críticas por personaje racista y por fallar a la inclusión LGBTQ
Jungle Cruise recibe críticas por personaje racista y por fallar a la inclusión LGBTQ

Además de contar con propiedades tan exitosas como Star Wars, Marvel y Pixar, Disney tiene en su poder historias de princesa que está explotando en forma de remakes live-action, en la mayoría de los casos con mucho éxito. Pero además, de vez en cuando se arriesga con proyectos basados en sus parques de atracciones, ese fue el origen de la popular franquicia Piratas del Caribe en el cine, y ahora le toca el turno a Jungle Cruise (70%), protagonizada por Emily Blunt y Dwayne Johnson.

Suscríbete aquí a Disney Plus

Jungle Cruise tuvo una recepción positiva entre la crítica, y aparentemente el público la está disfrutando, pero no pudo salvarse de las críticas sobre el racismo y la falta de representación LGBTQ. En cuanto al racismo, no se puede negar que uno de los personajes del parque de atracciones original sí era racista, un estereotipo ofensivo de las tribus indígenas sudamericanas, supuestamente caníbales, se trata de Trader Sam, un vendedor de cabezas encogidas.

En el parque de Jungle Cruise el personaje de Trader Sam fue eliminado este año, pero en la película ha vuelto a aparecer con una pequeña diferencia, ya no es una caníbal y ahora es una mujer, interpretada por la mexicana Veronica Falcón, y jefa de su tribu. A través de Twitter, quizá como protesta por haber mantenido a este personaje aunque se modificara de forma sustancial, algunos señalan los orígenes racistas del filme:

#JungleCruise parece ser otro intento de Disney de limpiar su propia historia de racismo y / o sexismo al rehacer una propiedad más antigua con dichas cualidades simplemente eliminadas. Reescriben su propia historia como si los nativos nunca hubieran estado en el Jungle Cruise Ride.

También lee: RESEÑA: Jungle Cruise | Un viaje épico que remonta al cine clásico de aventura

La marca de Disney siempre se ha basado en una versión idealizada de Estados Unidos; en el pasado, eso implicaba una historia estadounidense libre de conflictos y un presente estadounidense pacífico. También significó evitar deliberadamente los dramas del mundo real como el racismo y el sexismo. Esos eran simplemente parte del tapiz. Así que, por muy entretenida que sea Jungle Cruise o cualquiera de estos remakes, es difícil no verlos como las cosas divertidas destinadas a distraernos del racismo que acecha en el fondo de la sala.

En lo referente a la inclusión LGBTQ, hubo controversia desde que se anunció en 2018 que el actor y comediante Jack Whitehall daría vida al primer personaje gay de Disney; la polémica se debió a que el actor no es gay, y su papel podría haber sido ocupado por un actor que sí perteneciera a la comunidad LGBTQ. Al ser estrenada la cinta, nuevamente algunos criticaron que Disney no se atrevió a mostrar explícitamente que tenía a un personaje LGBTQ, quizá para evitar problemas con países donde la censura a ciertos temas podía haber impedido la proyección de la película.

En lo que se ha convertido en un patrón para Disney, Jungle Cruise quiere tener todo en ambos sentidos (incluido el racismo y las bromas homosexuales). No funciona.

Disney realmente hará cualquier cosa para evitar el uso de la palabra 'gay' en su contenido principal, ¿no es así?

Algo que se ha aplaudido a Jungle Cruise es que rescata lo mejor de las películas de aventuras clásicas de Hollywood, aquellas que abundaban en el siglo XX y que han perdido terreno frente a otros géneros como la fantasía y los superhéroes. Dwayne Johnson y Emily Blunt son las estrellas principales, y su popularidad ha servido para atraer a muchas personas a las salas de cine, lo cual ya es digno de aplauso.

No te vayas sin leer: Jungle Cruise | Top de críticas, reseñas y calificaciones

La inclusión de personajes LGBTQ, así como el combatir los estereotipos, son temas importantes en la industria del cine, pero no debemos perder de vista que Jungle Cruise, a pesar de sus orígenes racistas, es una película del siglo XXI, y a pesar de las controversias no resulta ofensiva para la mayoría que sólo quiere pasar un buen rato de diversión. Jungle Cruise ya está disponible en cines.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.