Anuncios

Lenny Kravitz se niega a calificar de agresión los abusos sexuales que sufrió en la adolescencia: 'Fue una experiencia y una lección'

Zoë y Lenny Kravitz, junto a Lisa Bonet, en una foto de 2016 credit:Bang Showbiz
Zoë y Lenny Kravitz, junto a Lisa Bonet, en una foto de 2016 credit:Bang Showbiz

El cantante Lenny Kravitz no ha dudado en hablar públicamente sobre el episodio de abuso sexual que sufrió en plena adolescencia, a manos de una amiga de su niñera que entró en su cuarto para tocar sus partes íntimas. El músico, de 59 años, ya se había pronunciado sobre ese suceso en su autobiografía, 'Let Love Rule', publicada en 2020, pero ahora ha vuelto a pronunciarse sobre ello para aclarar que nunca se sintió "traumatizado" por lo ocurrido, hasta el punto de describir ese encuentro no consentido como una "experiencia y una lección".

Preguntado directamente si considera que lo vivido responde al patrón de las agresiones sexuales, el astro de la música ha tratado de relativizar su importancia y ha defendido su derecho a abordar el asunto a su manera. "No todo tiene que ser tan... No digo que no haya cosas que merezcan ser contadas. Quizás alguien podría argumentar que debería haber sido tratado. En cualquier caso, eran los tiempos que eran. Viví y aprendí", ha señalado a la revista Esquire.

El intérprete neoyorquino comparte entrevista con su afamada hija, la actriz Zoë Kravitz, quien ha recordado como "una auténtica locura" algunos momentos vividos durante su infancia en casa de su padre. La intérprete se mudó con su progenitor cuando tenía once años, pasado ya un lustro desde la separación del cantante y la actriz Lisa Bonet, madre de Zoë, y tuvo que acostumbrarse muy pronto a residir en un hogar repleto de extraños.

"Era como vivir en un centro comercial o en un aeropuerto, con gente saliendo y entrando constantemente", ha declarado la actriz sobre el carácter generoso y hospitalario del artista. Esa actitud, por desgracia, acabó desembocando en numerosas deslealtades por parte de quienes recibieron ayuda de Kravitz. "Acabé muy quemado. Completamente. Lo puse todo a su disposición, y lo hice de forma que la gente se aprovechaba de ello. Me quedé completamente vacío", ha lamentado.

Cuando tenía 15 años, Zoë vivió un desagradable incidente en la vivienda. La joven se encontró a una mujer sentada en la mesa de la cocina y devorando un pastel. La ahora actriz asumió que se trataba de una amiga de su padre, hasta que Lenny entró en la estancia y le pidió a su hija que le presentara a esa desconocida, suponiendo que había sido Zoë quien la había llevado a casa. "Resultó ser una persona que no estaba bien y se las había apañado para entrar en casa. Nos dimos cuenta de que necesitábamos contenernos un poco", ha afirmado la actriz.