Anuncios

El libro de Boba Fett: la curiosa y fascinante historia detrás de un “personaje menor” de Star Wars que estrena su propia serie

El libro de Boba Fett: la curiosa y fascinante historia detrás de un “personaje menor” de Star Wars que estrena su propia serie
Captura de pantalla

En Star Wars: El imperio contrataca (1980) hizo su debut un personaje desconocido, llamado Boba Fett. Se trataba de un mercenario que a pesar de no tener mucha relevancia, inexplicablemente caló muy profundo en el público de la saga. Con el paso del tiempo, la obsesión de los fans por Boba creció exponencialmente, al punto que hoy, 41 años después, llega a Disney+ la serie El libro de Boba Fett, dejando muy en claro que detrás de su nombre se esconde una historia apasionante que evidencia la riqueza de la mítica franquicia galáctica.

Por amor al western

George Lucas mira una maqueta de la Estrella de la Muerte de El Retorno del Jedi
lucasfilm.com


George Lucas mira una maqueta de la Estrella de la Muerte de El Retorno del Jedi (lucasfilm.com/)

Como es sabido, la visión original de George Lucas para Star Wars era muy distinta a la que llegó a la pantalla en 1977. En sus primeros bocetos, el director había pensado a Darth Vader como un peligroso cazarrecompensas galáctico. Pero a medida que avanzaba la escritura de la historia, Vader evolucionó hacia la figura de un caballero oscuro, y el puesto de cazarrecompensas quedó vacante. De ese modo, surgió en su cabeza la idea de un mercenario impiadoso, llamado Boba Fett.

Dave Filoni, productor y director de The Mandalorian y miembro del departamento de arte en numerosas series animadas de Star Wars, reveló en una nota la principal influencia que tuvo Lucas, al momento de crear a Fett: “Él lleva un poncho, como los que usaba Clint Eastwood. Se trata de un personaje que representa el amor de George por el western, y más específicamente por los pistoleros retratados por Sergio Leone. Teniendo en cuenta que Star Wars tiene el ADN de todas las influencias cinéfilas de George, tiene mucho sentido que así como Obi Wan tiene el aspecto de un samurái, este personaje sea una especie de vaquero”.

Luego de Rogue One y Han Solo, Boba Fett será el protagonista del tercer spin off de Star Wars en cine.
Luego de Rogue One y Han Solo, Boba Fett será el protagonista del tercer spin off de Star Wars en cine.


Boba Fett

Sin la posibilidad de introducir a Fett en el episodio inicial de la saga (originalmente, el director pretendía realizar doce largometrajes), Fett tuvo su primera aparición en cine en El imperio contrataca, estrenada en 1980. Pero antes de eso, el personaje contaba con una vasta historia a sus espaldas.

Bocetos de Joe Johnston para los stormtroppers de élite.
Captura Twitter


Bocetos de Joe Johnston para los stormtroppers de élite. (Captura Twitter /)

A mediados de los setenta, el director Joe Johnson (futuro responsable de Querida encogí a los niños o el primer film del Capitán América) trabajaba en Star Wars como diseñador. Un día recibe la tarea de diseñar la armadura de un grupo élite de soldados imperiales, que debían aparecer en una de las próximas películas. Johnston elaboró una armadura que contaba con un verdadero arsenal, y que lucía un llamativo color blanco. Pero por cuestiones presupuestarias, Lucas debió desechar la aparición de estos “súper stormtroppers”, aunque el diseño le pareció lo suficientemente atractivo como para utilizarlo en otro personaje. De ese modo, esa misma armadura terminó convirtiéndose en el aspecto de Boba Fett, con la única diferencia que Johnston tuvo que colorearla para que no fuera blanca, dándole ese aspecto oxidado tan característico. Todo estaba listo entonces para su gran debut… ¿en una feria?

Su muchas primeras apariciones

El debut de Boba Fett es mucho más extraño de lo que el público suele creer. Técnicamente su primera aparición no fue en El imperio contrataca, y durante años la información oficial señalaba su debut en el marco del infame Especial navideño de Star Wars, pero ya llegaremos ahí. Porque en realidad, Boba Fett vio la luz durante una calurosa jornada de 1978.

Durante el 24 de septiembre de ese año, en el condado de San Anselmo, se llevó a cabo una feria que incluyó un segmento dedicado a Star Wars. Había pasado solo un año del estreno de la primera película, y el público estaba ávido de consumir cualquier tipo de producto vinculado a esa franquicia. Por ese motivo, dicha feria incluyó un desfile con varias de las criaturas del film; entre ellas, apareció un personaje desconocido llamado Boba Fett. Nadie sabía quién era él, y mucho menos que pronto se iba a convertir en uno de los rostros (o cascos) más populares de ese universo.

Ese día, el responsable de llevar el traje fue Duwayne Dunham, futuro asistente de edición de El imperio contraataca y El retorno del Jedi. Y su único recuerdo al respecto, fue el del extremo calor que sufrió dentro de la armadura.

Boba Fett seguía dando vueltas en la mente de Lucas, y debido a eso tuvo una segunda aparición en el mencionado Especial de navidad, un episodio auto conclusivo emitido para televisión cuyo objetivo era servir de puente entre los primeros dos largometrajes. En uno de los segmentos del especial, se incluía un corto animado que incluía a Fett, como un cazarrecompensas que traicionaba a los héroes de la historia. No se trataba de una participación estelar, pero al menos alcanzaba para ver a Fett en pantalla .

Y así llegamos, ahora sí, al debut de Boba Fett en la pantalla grande. El imperio contrataca llegó a los cines de Estados Unidos en 1980, y uno de sus muchísimos ingredientes incluía una brevísima aparición de Fett. Cinco líneas de diálogo a lo largo de toda la película, alcanzaron para que el público sintiera una sincera fascinación por ese cazarrecompensas del que nadie sabía absolutamente nada, y que se presentaba como uno de los grandes misterios del film.

Indudablemente fue su aspecto, ese look gastado y ese halo de oscuridad que proyectaba, cautivó a los fans de la saga. Y sobre eso, Lucas expresó en una reciente entrevista: “Es que Boba Fett es cool. Lo divertido de estos personajes pequeños, es que si la gente se siente realmente atraída por ellos, realmente pueden despegar”. Y sin lugar a dudas, Boba despegó con una fuerza inusitada.

Una muerte prematura

En uno de los muchos borrados de El regreso del Jedi, tercera entrega de la trilogía fundacional de Star Wars, Lucas pretendía que junto a Vader, Fett fuera el gran villano de la trama (incluso fantaseó con la posibilidad de revelar que ambos eran hermanos). Pero una vez más, numerosas reescrituras y la necesidad por achicar la trama llevaron al director a la dura decisión de sacar al mercenario de sus planes, al punto de matarlo en una de las escenas iniciales.

Craig Miller, responsable de la comunicación con los fans en Lucasfilms (sí, en los setenta ya existía ese puesto en la empresa), comentó sobre el destino de Fett: “Algo que originalmente iba a ser una historia nueva, George la resumió en los primeros diez minutos de película con Boba Fett simplemente cayendo hacia las fauces de un monstruo gigante”. Entre muchos de los creativos que trabajaron en el film, también fue motivo de queja que Boba muriera de una manera tan absurda y precipitada. Entre ellos se encontraba el mencionado editor, Duwayne Dunham, que aseguró: “Improvisamos una suerte de protesta diciéndole que no podía hacerle eso a Boba Fett. ¡Él estaba destinado a cosas más grandes! Pero como ustedes saben, aunque se murió dentro de la pantalla, los fans no lo soltaron nunca más”.

Un personaje que parecía un pie de página en la gran enciclopedia Star Wars se convirtió en una obsesión para los fans. Boba Fett era el ejemplo más claro sobre esas criaturas que merecían un protagonismo mucho mayor del que tuvieron en la trilogía original. Fascinados por el cazarrecompensas, los seguidores empezaron a coleccionar merchandising asociado a él e incluso elaboraban teorías sobre su origen. Una de las más curiosas la ideó Mark Hamill, cuando contó que le propuso a Lucas que debajo del caso de Fett, se escondiera la madre de Luke Skywalker. Por otra parte, Boba tiene el privilegio de contar con uno de los ítems de colección más valiosos de la saga: un prototipo de muñeco elaborado a comienzos de los ochenta, que nunca llegó a producirse masivamente y del que existen un puñado de ejemplares cuyo valor oscila en los 225 mil dólares.

El comienzo del culto

La fascinación de los fans por Boba Fett nunca dio señales de fatiga. Por ese motivo, durante los casi veinte años en los que no hubo largometrajes de Star Wars, muchas de las historias satelitales de la saga, lo tomaron como eje. Innumerables historietas y novelas fueron protagonizadas por el cazarrecompensas, y ahí sí distintos guionistas elaboraron un posible origen y jugaron a descubrir qué se escondía detrás del misterioso personaje.

En esos relatos, Fett llegó a enfrentarse con Darth Vader, y ser eventual aliado de los Skywalker. Sus aventuras fueron muchísimas, y Lucas no podía más que sorprenderse por el culto alrededor de esa figura. Y cuando a finales de los noventa relanzó la trilogía original con escenas nuevas, llegó a contemplar filmar una escena para El retorno del Jedi (1983), que mostrara al mercenario escapando de las fauces del monstruo que lo devoró. Sin embargo, esa idea no llegó a concretarse, pero el director expresó: “ Si hubiera sabido que Boba Fett iba a terminar convertido en alguien tan popular, seguramente lo hubiera mostrado mucho más, para hacerlo más emocionante ”.

Boba Fett contra Darth Vader, en un cómic que imagina nuevas aventuras del cazarrecompensas.
Boba Fett contra Darth Vader, en un cómic que imagina nuevas aventuras del cazarrecompensas.


Boba Fett contra Darth Vader, en un cómic que imagina nuevas aventuras del cazarrecompensas.

En el marco de la segunda trilogía, que se ubica cronológicamente antes de la saga de los setenta, el realizador pudo tomarse revancha y darle a Fett un origen que se integró al canon del Universo Star Wars. En El ataque de los clones (2002), el realizador explicó el vínculo del personaje con un ejército de clones y la relevancia de su padre, Jango Fett, en los planes de los villanos. Las series de animación La guerra de los clones (2008), también indagó en el pasado de Fett, enriqueciendo aún más su folclore.

Con el paso de los años, Fett no perdió el amor de sus fans. Cuando Disney compró Lucasfilms (y aunque un video juego dedicado al cazarrecompensas quedó en el limbo), la empresa dio luz verde a un film centrado en ese personaje, que debía acompañar al lanzamiento de Rogue One (2016) y Han Solo (2018). El director elegido para esa tarea fue Josh Trank, y si bien el proyecto avanzaba de manera sólida, algunas fricciones entre la productora y Trank terminaron por archivar el largometraje. Pero sin intención de decirle adiós a Fett, Disney puso en marcha otra idea .

El libro de Boba Fett

La aparición de Fett en The Mandalorian fue uno de los momentos más aplaudidos de esa serie. Finalmente el cazarrecompensas regresaba al universo Star Wars, en una trama que explicaba de qué modo había sobrevivido a su presunta muerte en El regreso del Jedi . Protagonizada por Temuera Morrison (que interpretó a Jango Fett en Episodio II), la serie de siete episodios narra la vuelta del cazarrecompensas a Tattoine. Acompañado por la mercenaria Fennec Shand (Ming-Na Wen), el objetivo de Boba será controlar un territorio que poco tiempo atrás, le perteneció al peligroso Jabba The Hutt.

A más de cuarenta años de su primera aparición, hoy el mundo es testigo un hecho histórico dentro del cosmos de Star Wars: el amor incondicional de los fans por un personaje ícono de la saga finalmente se tradujo en la primera serie de acción real protagonizada por el gran Boba Fett.