El llanto desconsolado de Brooke Shields por la partida de su hija Rowan: “Los criamos para que se vayan”

·5  min de lectura
El llanto desconsolado de Brooke Shields por la partida de su hija: “Los criamos para que se vayan”
El llanto desconsolado de Brooke Shields por la partida de su hija: “Los criamos para que se vayan” - Créditos: @instagram.com/brookeshields

Hay estrellas que utilizan sus cuentas en las redes sociales para promocionar sus trabajos y para mostrar sus lujosos viajes a lugares paradisíacos, sus mansiones espectaculares y las fotografías que más las favorecen. Otras no. Otras deciden, como muchos de los mortales, utilizarlas para compartir distintas instancias de su vida cotidiana, incluso aquellas alejadas del glamour y de los brillos. Brooke Shields pertenece al último grupo, y este jueves emocionó a sus seguidores de Instagram con un particular video.

Con el parque de su casa de los Hamptons, en el estado de Nueva York, se ve a la actriz de La laguna azul en primer plano, mirando a cámara y notoriamente emocionada. “Pensé que sería más fácil la segunda vez, porque ella ya ha estado fuera de casa y estuvo junto a mí todo el verano”, se la escucha decir, antes de romper en llanto.

“No voy a hacer el viaje con ella. La acompaña su papá. Ella se fue en el que era mi auto, y terminó siendo mi regalo de graduación, así que ella lo manejará. Era demasiado doloroso ir con ella. No creo que pueda volver a pasar por el campus. Entonces, si hay alguien más pasando por esto, estamos todos juntos”, continuó, dirigiéndose a sus casi 4 millones de seguidores en aquella red social.

Luego de tomar aire para intentar, en vano, calmarse, la actriz finalizó: “ ¡Oh, es tan difícil! Ya la extraño. Nuestros bebés... Los crías para que te dejen ”. Su angustia tiene un motivo: su hija mayor, Rowan Francis Henchy, emprendió su regreso a la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte. La joven de 19 años, que forma parte de La hermandad Chi Omega, está a punto de comenzar a cursar su segundo año en el claustro.

“Fue lo peor que he experimentado en mi vida”, confesaba Shields en una entrevista, en noviembre del año pasado. Sin embargo, aclaró que espera que su segunda hija, Grier Hammond Henchy, de 16 años, siga los pasos de su hermana.

La actriz, que se convirtió en estrella siendo apenas una niña, siempre fue consciente de la importancia de formarse académicamente. Por eso, obtuvo una licenciatura en literatura francesa de la Universidad de Princeton en 1987, mientras que su segundo esposo y padre de sus hijas, Chris Henchy, se licenció en finanzas de la Universidad de Nuevo México.

Además de la formación, Shields es cultora de la vida saludable. La actriz siempre se muestra muy activa compartiendo sus rutinas de entrenamiento a través de su cuenta de Instagram. De hecho, durante la cuarentena obligatoria se la vio haciendo ejercicios en su casa junto a toda su familia. “Es divertido hacer brazos con dos botellas de vino. No todos tenemos nuestros elegantes gimnasios en este momento, pero puedo garantizar que si hacés algo durante cinco minutos, será positivo”, escribía en sus redes invitando a sus seguidores a sumarse al desafío.

Sin embargo, 2021 le tenía preparada una de las peores pesadillas de su vida, que la dejó sin poder caminar durante casi dos meses. A fines de enero, y tras regresar de unas paradisíacas vacaciones por Puerto Rico, Brooke se encontraba haciendo su intensa rutina de ejercicios sobre una tabla de equilibrio cuando perdió la estabilidad y cayó sobre su pierna derecha, quebrándose el fémur .

Lo primero que se le vino a la cabeza fue pensar que estaba paralizada y temer por su vida. “Simplemente comencé a gritar”, le contó a la revista People en una charla mano a mano. “Nunca había gritado de esa manera, ni siquiera en los partos. Sentí cuan sólido había sido el impacto”, explicó. “No recuerdo escuchar nada, y lo único que repetía sin parar era que podía sentir los dedos del pie, porque sabía que no me podía mover pero quería asegurarme de no estar paralizada”.

Una ambulancia llegó a los pocos minutos para trasladarla al hospital, en donde le practicaron una cirugía de emergencia para ponerle una férula en el fémur. Al día siguiente, la actriz se despertó a los gritos luego de que el hueso se soltara de la férula, lo que provocó otra operación.

Como si fuera poco, Shields tuvo que permanecer dos semanas sola en el hospital, debido a las restricciones por la Covid-19 que impedían que su esposo o sus hijas la visitaran. Una vez en casa, la protagonista de Suddenly Susan desarrolló una infección en el brazo, justo donde le habían colocado la vía intravenosa, y tuvo que volver al hospital para ser operada de urgencia por tercera vez.

“Una vez que el miedo se instaló en mí, fue cuando empecé a flaquear”, reconoció sobre lo que vivió tras la última cirugía. “Creo que nunca he tenido más miedo, porque estaba indefensa”.

Sus hijas le dieron la fuerza necesaria para enfocarse en sanar. “Tenía que estar en calma por ellas. Mis hijas llegaron a preguntarme si sentía que me iba a morir”, relató. “Hay tantas cosas que podrían haber pasado... Me siento afortunada de estar viva”, expresó.

Después de dos semanas más internada, Shields finalmente pudo volver a su casa para iniciar el largo proceso de rehabilitación. Y, una vez más, en sus redes sociales, la actriz compartió su día a día y la lucha para volver a caminar y sentirse bien.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¿Qué pasará con Pete Davidson en el reality de las Kardashian tras su ruptura con Kim?