Lleva una lonchera de gatitos al trabajo y sus motivos enternecen al mundo

David Pendragon se presentó un día a trabajar con una lonchera adornada con caras de gatitos en un entorno galáctico, y sus razones para hacerlo han hecho que otros hombres hagan lo mismo. Conoce el inspirador motivo que lo llevó a hacerlo.

David Pendragon llevó una lonchera de gatos a su oficina para apoyar a su primo de 10 años. Foto: Facebook.com/david.pendragon1

Resulta que David tiene un primo de 10 años, Ryker, a quien le encantan los gatos, al grado de que no podía esperar a llevar al colegio para mostrarle a sus compañeros la lonchera de gatitos que sus papás le compraron. Pero no todo salió tan bien.

Al día siguiente, el niño informó a sus padres que ya no llevaría su lonchera de gatitos, pero no les dijo por qué. Cuando esto se repitió, la madre decidió hablar con la maestra para averiguar qué había sucedido. Esta le comentó que se habían burlado de él, con preguntas como “¿Es la lonchera de tu hermanita?”.

David, el primo mayor de Ryker, se enteró de la situación y decidió apoyar al pequeño de la forma más original y poderosa: se compró la misma lonchera para llevarla a la oficina con su comida. Compartió este gesto a través de su cuenta de Facebook contando la historia y con palabras de apoyo.

“Él (Ryker) estaba emocionado con su nueva lonchera. Desafortunadamente, debido a sus colores, o porque tiene gatos, o ambos, otros niños de su clase se burlaron de él”, escribió junto a la imagen.

“He decidido apoyar a mi primo para mostrarle que un hombre puede amar lo que quiere y no tener miedo de expresar ese amor. Así que me compré la misma lonchera con orgullo la llevo a trabajar a mi muy conservadora y corporativa oficina”, agregó.

Finalmente, terminó diciendo “No hay una manera de ser hombre. Los hombres pueden ser coloridos. Los hombres pueden ser expresivos. Los hombres pueden ser emocionales, ridículos y alegres“.

La publicación de Pendragon no tardó en hacerse viral, y las respuestas apoyando al niño han sido incontables. Una de las primeras reacciones de la gente fue comprar la misma lonchera que Ryker para usarla, como este bombero.

Un bombero apoyando a Ryker y David con una lonchera igual. Facebook.com/Firefighter8616

Sin embargo, en poco tiempo la lonchera se agotó, por lo que algunos tuvieron que recurrir a otros modelos, como Ed que escribió “Aquí estoy llendo a trabajar con mi lonchera de gato. La de los gatos en el espacio estaba agotada, así que encontré esta”.

Ed consiguió su propia lonchera de gato para apoyar a Ryker. Facebook.com/shmalley

Los que sí alcanzaron a comprarla la lucen orgullosos, como este chico de 15 años que la lleva a la preparatoria.

Un chico de 15 años con la misma lonchera de Ryker listo para ir al colegio. Facebook.com/jjanewby

Otros optaron por mostrar que no tiene que ser solo con una lonchera, sino con cualquier cosa o artículo de vestir, como este señor que acompañó su selfie diciendo “A mi me gustan los gatos y soy un hombre. Y usaría esa lonchera. Siéntete orgulloso de quién eres hombrecito. Nunca cambies por nada ni nadie. ¡Los hombres pueden usar playeras de gatos!”

Un hombre con una playera de un gato galáctico apoya a Ryker. Facebook.com/adam.eldridge.96

Según recoge el portal de la WBTV, Ryker se sintió muy emocionado con todas las reacciones y mensajes de apoyo, y hoy lleva su lonchera al colegio porque “No debería importarte lo que otros piensan. A mi me gusta y eso es todo lo que importa” dijo el pequeño.

David recordó al portal Babble que en algún punto de nuestras vidas todos nos hemos sentido que no encajamos, y que su propósito era mostrarle a Ryker que se puede ser un adulto feliz y respetado y seguir queriendo las cosas que te gustan, sean cuales sean.

Sin duda un ejemplo a seguir muy original y poderoso, que sería útil no solo para Ryker ni para los niños, sino también para los adultos.

¿Qué cosas te gustan y no te importa que el mundo lo sepa, por ‘ridículas’ que sean?

@travesabarros

También te puede interesar:
Para hacerla sentir acompañada, médicos operan a una niña… y a su muñeca
Las muñecas más realistas que hayas visto