Loquillo y Dorian cierran la 25 edición de un Sonorama con 130.000 asistentes

·2  min de lectura

Aranda de Duero (Burgos), 15 ago (EFE).- 130.000 asistentes en cinco días es la cifra oficial barajada por la organización en este 25 Sonorama, una edición especial en muchos sentidos. Loquillo, Dorian y la Casa Azul han sido los cabezas de cartel en las últimas horas del festival.

“Creemos que ha estado a la altura dentro de la magnitud y todo ha funcionado sin ningún problema reseñable”, ha manifestado su director, Javier Ajenjo. Satisfechos los organizadores y también “felices” por la asistencia, que llegó a 35.000 personas en el recinto de El Picón en la noche del sábado, “algo muy emocionante ya que se trata de un récord histórico de Sonorama Ribera”.

Se ha mostrado también la organización contenta por poder recuperar la actividad en lugares emblemáticos como la Plaza del Trigo, con conciertos especiales como el de Izal o por el concierto sorpresa de Leiva del viernes, una de las “locuras” del festival y “un cabeza de cartel sin anunciar, algo que dice mucho de él”, ha indicado Ajenjo.

En su balance, el director de Sonorama Ribera calificó el concierto de Tangana del sábado como “uno de los grandes conciertos de la historia de Sonorama Ribera y sin duda el que más expectación ha tenido hasta la fecha”.

Asimismo se ha referido al impacto económico y mediático “brutal" para Aranda de Duero, (Ciudad Europea del Vino 2022), que aún no han medido en cifras pero que aseguran será especial porque “nunca hemos visto el pueblo así en 25 años”.

En cuanto a la última jornada de Sonorama en el recinto, fue de nuevo multitudinaria a pesar de la acumulación de horas y días (cinco, uno más de regalo por el 25 aniversario).

The Gulps, La Frontera, Fuel Fandango y Dani Fernández precedieron a Loquillo. El hombre de negro arrancó cañero, sacando su mejor versión rockera. Los Buscadores, Sol, Planeta Rock, La Libertad… para virar a Cruzando el Paraíso y llegar a Rompeolas, cuando el rock and roll conquistó su corazón. Fueron 16 temas los que interpretó Loquillo, con clásicos muy coreados, como el Rey del Glam, Feo, Fuerte y Formal y la imprescindible Cadillac, con la que cerró su actuación.

A continuación salió Dorian al escenario de Aranda de Duero para recordar, como muchos otros artistas, sus inicios en la Plaza del Trigo. La fiesta continuó pasada la medianoche con La Casa Azul, para finalizar con Rayden, No te va a gustar y Amatria.

Y terminó un año más Sonorama Ribera. Han coincidido en esta edición el hito del 25 aniversario y la vuelta a la normalidad. El público ha disfrutado una jornada más pero ha sentido igual de nostalgia y tristeza cuando ha llegado el final, aunque, siempre, con la esperanza de regresar.

(c) Agencia EFE