¿Qué es el mal de altura que ha sufrido Jorge Javier Vázquez?

En una silla de ruedas aparecía hoy Jorge Javier Vázquez en una de sus últimas publicaciones de Instagram. El presentador explicaba que la razón de su ingreso hospitalario ha sido un mal de altura que le ha causado un edema pulmonar. Debido a ello, ha recibido cuatro sesiones de cámara hiperbárica, así como un tratamiento a base de corticoides y antibióticos. Te explicamos qué es el mal de altura, también conocido como mal de montaña, y por qué puede ser peligroso.

- Leer más: Cómo funciona una cámara hiperbárica como la que ha utilizado Maria José Campanario

jorge
jorge

 

¿Qué es el mal de altura?

El Manual MSD de Salud explica que el mal de altura es un trastorno que aparece por una falta de oxígeno en zonas de gran altitud. En general, puede manifestarse a los 2400 metros. Es una afección que suele darse en alpinistas, pero también en excursionistas o a turistas no habituados a estas alturas.

No todo el mundo lo experimenta. De hecho, puede variar de unas personas a otras. Haber sufrido mal de altura previamente aumenta el riesgo. También determinadas condiciones como:

  • Vivir a altitudes por debajo de los 900 metros o al nivel del mar

  • Subir mucha altitud muy rápido

  • Hacer un esfuerzo excesivo

  • Dormir a mucha altitud

"Realmente, cualquier persona puede sufrirlo si asciende muy rápido y a partir de una altura de 2500-3000 metros de altitud. Personas con problemas cardiovasculares, diabetes y EPOC pueden tener problemas por descompensación de sus enfermedades de base", nos explica la Dra. Verónica Olmo Dorado, médico de atención primaria en el Centro de Salud Torreblanca (Sevilla).

- Leer más: Este ejercicio adelgaza y mejora tu forma física

¿Cómo sé si tengo un mal de altura?

Como indica el Manual MSD, los síntomas de este trastorno son los siguientes:

  • Dolor de cabeza

  • Pérdida de apetito

  • Náuseas

  • Vómitos

  • Sensación de desfallecimiento

  • Irritabilidad

  • Hinchazón de manos y pies

Pueden durar de un día a dos días y, en general, se resuelven sin ningún tipo de intervención médica. Sin embargo, en algunos casos pueden desarrollarse formas más agudas de este trastorno que, incluso, podría ocasionar la muerte. Una de ellas es el edema pulmonar.

¿Qué es el edema pulmonar?

Se trata de la acumulación de líquido en los pulmones y que dificulta la respiración. Este problema, normalmente, está causado por problemas de corazón o pulmonares, como una neumonía. Pero también aparece, como decíamos, por viajar a zonas de gran altitud o por realizar un ejercicio excesivo en estos lugares.

El diagnóstico se realiza mediante una radiografía de tórax y la medición de la concentración de oxígeno en sangre.

- Leer también: Saturación de oxígeno: qué es y cómo se mide

¿Cuál es el tratamiento?

Si se nota que se sufre mal de altura, se debe interrumpir el ascenso y bajar. "En los casos más leves, la hidratación y el descenso pueden ser suficientes", señala la médico de atención primaria. "En casos leves-moderados, continúa la Dra. Verónica Olmo, se utilizan como tratamiento los corticoides, un diurético, que es la acetazolamida, y antiinflamatorios que pueden mejorar los síntomas".

Como explicaba Jorge Javier Vázquez, otro de los tratamientos que se puede administrar en estos casos es la administración de oxígeno a través de sesiones en una cámara hiperbárica. Como explica la Dra. Cinthia Pingel, de la Unidad de Medicina Hiperbárica y Subacuática del Hospital Vithas Xanit Internacional, la medicina hiperbárica consiste en la administración intermitente de oxígeno al 100% de concentración -en el interior de una cámara hiperbárica- a una presión ambiental superior a la atmosférica.

Como destaca el Dr. Elías López, de la Unidad de Medicina Hiperbárica del Hospital Vithas Madrid Arturo Soria, el oxígeno hiperbárico (OHB) tiene un poderoso efecto antinflamatorio y contribuye a revertir la hipoxemia, es decir, la disminución de los niveles de oxígeno en sangre. Existen, además, cámaras hiperbáricas portátiles que pueden ser muy útiles cuando no se puede realizar un descenso.

En los casos más graves, "los tratamientos son más específicos", señala la Dra Olmo. Pueden ser necesarios fármacos antihipertensivos, inhaladores para abrir las vías respiratorias, medicamentos para incrementar el flujo de la sangre a los pulmones e, incluso, un respirador.