La maldición de Lobo: protagonistas que se fueron, una transformación que no convenció y rating en baja

·6  min de lectura
Una escena de El Lobo
Lobo, una tira que no logró convencer a los televidentes y así como llegó se despidió de la pantalla chica - Créditos: @El Trece

La televisión argentina, en especial Polka, ha sido una gran generadora de ficciones que quedaron en la memoria de todos: Gasoleros, Soy Gitano, Padre Coraje, Valientes, Sos mi vida y ATAV son solo algunos ejemplos. Cuando en 2012 Canal 13 anunció que haría Lobo, una tira con Gonzalo Heredia, Vanesa González y Luisana Lopilato , acompañados por un gran elenco compuesto por Osvaldo Laport, Laura Azcurra , Adrián Navarro y Viviana Saccone, fueron altas las expectativas por el estreno de este proyecto.

La ficción contaba la historia de Lucas Moreno (Heredia), séptimo hijo varón de la familia Díaz Pujol, criado por una mujer de bajos recursos en un alejado pueblo del interior llamado Villa Rita. A los 30 años el protagonista se mudaba a la Ciudad de Buenos Aires y allí conocería un parte oscura de su vida. Según el mito del Lobisón, se convertiría en una bestia, mitad hombre, mitad lobo cada noche de luna llena, y así fue.

En medio de esto aparecería Ana (Gónzalez), empleada de la empresa en la que el joven aspiraba a trabajar, y ella despertaría el amor en él y sería la única que podría controlar estos bajos instintos. Por otro lado, Vicky Robledo (Lopilato), la otra mujer en la vida de Lucas, que le rompió el corazón al abandonarlo para formar parte de una misteriosa secta y que aparece nuevamente para pedirle ayuda para salir de la organización.

Lucas desconocía su historia. Ignoraba quién era su verdadero padre y tampoco sabía que éste lo había mandado a matar apenas era un recién nacido para evitar que se cumpliera la maldición. Por otro lado, Lisandro Díaz Pujol (Laport), un hombre ambicioso y aficionado a las armas, se convertiría en el “cazador” del lobo, esa bestia capaz de aniquilar con sus propias uñas y dientes a quien se le cruzara en su camino.

Con la canción de Cristian Castro como cortina, “Dame la llave de tu corazón”, Lobo tenía un atractivo fuerte que eran los efectos especiales y la transformación de Gonzalo Heredia . Para el personaje, el actor bajó mucho de peso y estuvo trabajando con una coach corporal para buscar la conducta animal, tanto para la transformación como para su rutina diaria. Para hacer las escenas trabajaba un equipo de tres personas: Andrés Parrilla, experto en maquillaje; Andrés Bocán, responsable de los efectos especiales, y Jorge Bechara, director de exteriores. Además, por supuesto, del propio Heredia . Si bien todas las fichas estaban puestas en esto, terminó siendo el punto más débil de la tira ya que el público no se creyó la metamorfosis del protagonista que dio para todo tipo de bromas.

La estructura de Lobo era la de un melodrama tradicional con el elemento sobrenatural, que en aquella época se había puesto de moda en televisión con las historias de vampiros. Pero la trama no terminó plasmada en la pantalla de la manera en que los productores la habían soñado y tampoco la mutación de Heredia se vio creíble. Todo esto provocó una merma importante de rating, luego de su debut promisorio. Lobo promedió 13 puntos en los 54 capítulos emitidos. Su marca más alta la consiguió en su debut -el 6 de febrero, a las 22.30- con 21,6 puntos de promedio, y su número más bajo fue de 8,1 puntos.

La maldición del lobo repercutió en la novela que, desde antes de su estreno, estuvo rodeada de imprevistos. El primero, la baja de Celeste Cid, la actriz iba a ser la heroína de la tira pero al estar bajo tratamiento médico, no pudo incorporarse. En segundo lugar, Heredia tuvo que ser operado de urgencia por una apendicitis, pocos días antes del debut. Además de los altos costos de producción en efectos especiales y edición, la ficción de eltrece también tuvo que enfrentarse con lo que iba a ser uno de los grandes éxitos de aquel año, Dulce Amor, en la pantalla de la competencia.

Con Lobo en franca caída en materia de rating y con Telefe ganando los primeros tres meses de 2012, Adrián Suar decide en abril modificar de manera radical el prime time, ante -además- la inminente llegada de Marcelo Tinelli con ShowMatch, uno de los tanques del canal en aquel tiempo. Así fue que la segunda temporada de Los Únicos pasó a emitirse a las 19; Lobo cambió de horario y estrenó el reality Soñando por cantar, creado por Ideas del Sur, con un promedio de 20,9 puntos con su recorrida por el interior del país en la búsqueda de talentos. Como suele pasar con un producto televisivo cuando no funciona, la ficción fue perdiendo su horario de inicio y el programa conducido por Mariano Iúdica se estiró cada vez más, tanto que Lobo llegó a arrancar pasadas las 23.30. Ni la incorporación de Romina Gaetani con sus sensuales escenas con Heredia, ni la trágica muerte del personaje de Luisana -la villana de la historia-, lograron que la tira repuntara . Pocos días después se tomaba la decisión de adelantar el desenlace y su despedida de la pantalla llegaría con 15,9 puntos de promedio.

Un año difícil para eltrece

2012 fue un año difícil para eltrece ya que Polka, tradicional productor de historias que marcaban las noches de los argentinos, desde mayo tuvo que ceder ese lugar a los programas de Tinelli. Por su parte, Telefe tuvo dos grandes aciertos en materia de ficción, Graduados con Nancy Dupláa, Daniel Hendler y Luciano Cáceres y el culebrón Dulce Amor con Carina Zampini y Sebastián Estevanez. Los altos números de la tira de Underground provocaron que la segunda temporada de Los Únicos, éxito de 2011, cambiara dos veces de horario, primero a las 19 y luego a las 11 de la mañana.

Graduados, la comedia que evocaba los años 80 se convirtió en el programa más visto del año con un promedio diario de audiencia que superó los 25 puntos durante la mayoría de sus 178 emisiones al aire. Sumados al acierto de la segunda temporada de El Hombre de tu vida, de Juan José Campanella y la vuelta de Mirtha Legrand a la actuación con La Dueña, el canal de las pelotitas de colores se consagró como el dueño de las ficciones de 2012.

Lobo se convirtió en un mal recuerdo, con el que Gonzalo Heredia se permite bromear sabiendo que luego la televisión le dio su revancha como protagonista de varios éxitos como Los ricos no piden permiso, ATAV y La 1-5/18 en la pantalla de eltrece.