Anuncios

“Cómo manifesté el contrato de publicación de un libro”

Manifestar se convirtió en una práctica muy usada por la generación Z  (Getty/iStock)
Manifestar se convirtió en una práctica muy usada por la generación Z (Getty/iStock)

Respiré hondo y dibujé un cheque falso en una hoja de papel en blanco. Lo escribí por una generosa suma de dinero y especifiqué que me lo pagarían por mi libro Thirty Things I Love About Myself. Luego feché el cheque, marzo de 2019, y lo firmé por parte del universo.

Cerré los ojos y medité con el cheque por un rato, imaginando cómo me sentiría cuando el libro que escribía por fin estuviera terminado y tuviera un editor que quisiera comprarlo. Sonreí por lo bien que se sentiría, me permití disfrutarlo todo como si ya hubiera sucedido, y luego… Dejé ir la visión. Puse el cheque en la parte de atrás de mi diario y pronto lo olvidé.

Unos meses más tarde, terminé el libro en el que trabajaba, una comedia sobre una mujer que emprende un viaje de amor propio, experimenta con todo, desde la astrología hasta la magia de la manifestación, y se lo envié a mi agente. Quería que hiciera otro borrador antes de enviarlo a los editores, así que lo hice. A principios de 2020, estaba listo para enviarse. En marzo de 2020, mi libro fue a subasta y un editor se ofreció a comprarlo por la suma exacta que había escrito en el cheque un año antes. Mi manifestación funcionó.

Esta es la historia que siempre uso cuando hablo de manifestar porque resume de forma exacta cómo esta práctica espiritual puede crear milagros. La idea de manifestar ha existido desde hace décadas. Se hizo popular en los años 80 con Louise Hay y Esther Hicks que explicaron que nuestros pensamientos pueden convertirse en realidad. Llegó de forma oficial a lo mainstream en 2006 con la publicación del éxito de ventas The Secret de Rhonda Bynes, el cual habla sobre la “ley de la atracción”, donde los pensamientos positivos pueden conducir a resultados positivos.

Pero hace poco, manifestar tuvo otro resurgimiento. Todos, desde Fearne Cotton hasta Cara Delevingne, hablan de manifestar, y esta última dice que compra ropa de bebé para manifestar que algún día se convertirá en madre. No todo mundo está convencido: los escépticos dicen que, en el mejor de los casos, es una tontería inofensiva y, en el peor, que puede hacer que las personas se culpen a sí mismas si las cosas que manifiestan (como la maternidad) no se cumplen.

Yo solía ser una de esas personas escépticas cuando me encontré por primera vez con la manifestación hace casi una década. Me aterrorizaba la creencia de que cualquier pensamiento negativo que tuviera podría impedir que mis sueños se hicieran realidad. ¿Cómo se suponía que debía ser 100 por ciento positiva el 100 por ciento del tiempo? Pero ahora entiendo que manifestar no se trata de tratar de controlar los resultados; se trata de trabajar en tu confianza en ti mismo y luego confiar en el universo/energía/dios/lo que sea en lo que creas.

Cuando manifesté el contrato de publicación de mi libro, no solo dibujaba y meditaba; también trabajaba de forma activa en mi objetivo de compartir mi mensaje de amor propio con el resto del mundo. Y aunque creía en el libro y de verdad quería que se publicara algún día, estaba de acuerdo con que las cosas no salieran como estaba planeado. Tenía un plan de respaldo para autopublicar si fuera necesario. Todo lo que sabía era que quería hacer todo lo que estuviera a mi alcance para hacer realidad este sueño, y si no, confiaría en que no estaba destinado a ser.

Este es el quid de la manifestación; es un equilibrio entre creer y dejar ir. Ahora que he entendido cómo lograr ese equilibrio, lo uso en todas las áreas de mi vida. Me manifestaré antes de una cita, antes de ir a una fiesta o antes de una reunión de trabajo. No manifestaré un resultado específico porque eso cae en tratar de controlar, pero me concentraré en manifestar cosas como conversaciones significativas o conexiones positivas.

Lo hice hace poco antes de ir a una fiesta en una casa donde no conocía a nadie. No pensé que conocería a nadie con quien tuviera mucho en común, pero decidí manifestar una conversación que sería genuina e inspiradora. Dos horas más tarde, conocí a la increíble coach de vida Ashley Marcinek. Pasamos toda la noche charlando sobre todo, desde el duelo hasta las relaciones, y cinco meses después, somos buenos amigas.

También lo he usado en mi carrera. Cuando tengo un mes tranquilo como periodista independiente, en lugar de enviar correos electrónicos de manera maníaca para presentar trabajo, solo me relajo. Hago una meditación en la que me concentro en sentirme bien y agradecido, y luego disfrutaro el tiempo libre que se me presente. Cada vez que llego a casa recibo correos electrónicos de editores que me preguntan si estoy disponible para trabajar.

Y el año pasado, cuando quería desarrollarme como guionista, manifesté entrar al Writers Room de la BBC. Reciben miles de solicitudes cada año y solo aceptan a 20 personas, así que sabía que no importaba lo buena que fuera, también era una cuestión de suerte. Después de unos meses de no saber nada, me senté y manifesté haber recibido un correo electrónico de aceptación de ellos. Cerré los ojos, medité y me concentré en sentir la alegría que sentiría si me dijeran que tenía un lugar. Justo después, revisé mis correos electrónicos y recibí un correo electrónico de aceptación de la BBC.

Sé que la gente podría decir que todo esto es solo coincidencia o buena suerte. Pero sea lo que sea, sé que funciona para mí. Y mientras me recuerde a mí misma que no se trata de control, se trata solo de confiar en el universo y mantener una actitud positiva, entonces no hay inconveniente. Si mi manifestación se hace realidad, estoy más que agradecida. Y si no, lo acepto porque sé que me espera algo mejor.

Thirty Things I Love About Myself de Radhika Sanghani (Headline Review; US$21,5) ya está disponible.