Anuncios

Marco Antonio Muñiz y el regalo que cambió el rumbo de su vida cuando era un cantante de burdel

'El lujo de México' ha confesado cuánto le debe su carrera a una meretriz

MEXICO CITY, MEXICO - OCTOBER 15:  Mexican singer Marco Antonio Muniz holds a press conference at Hotel Lark on October 15, 2010 in Mexico City, Mexico. (Photo by Guillermo Angulo/Clasos.com/LatinContent via Getty Images)
MEXICO CITY, MEXICO - OCTOBER 15: Mexican singer Marco Antonio Muniz holds a press conference at Hotel Lark on October 15, 2010 in Mexico City, Mexico. (Photo by Guillermo Angulo/Clasos.com/LatinContent via Getty Images)

Marco Antonio Muñiz es, sin lugar a dudas, una leyenda viva de la historia de la música en México.

Compartió el escenario con Lucha Villa, José José, Juan Gabriel y Lola Beltrán; y se emborrachó con José Alfredo Jiménez, Agustín Lara y con el muralista Diego Rivera.

Pero no le debe su carrera a ninguno de ellos sino a una prostituta de nombre Graciela Olmos, que durante su juventud regentaba uno de los burdeles más famosos de la Ciudad de México, conocido como "La Bandida".

En una extensa entrevista concedida al periódico El País, el cantante apodado 'El lujo de México' recordó que en los inicios de su carrera solía cantar en dicho establecimiento al que acudían algunas de las grandes personalidades más importantes de la época.

"La Bandida" era dirigido por Olmos, una ex soldadera y traficante de la Revolución Mexicana, cuya fama ha llegado hasta nuestros tiempos, a tal grado de que goza de su propia página en Wikipedia.

La periodista y escritora Magdalena González escribió una novela sobre ella, en la que la califica como "la meretriz más poderosa de la historia de México" y Sandra Echeverría le dio vida en una serie de Televisión Azteca.

Pero para Marco Antonio, "La Bandida" no es una simple página en la historia de la segunda mitad del siglo XX, sino la mujer que cambió el rumbo de su vida, y de una forma bastante peculiar.

Uno de los asiduos visitantes al burdel era el torero español Manolete, amigo de Olmos, a quien regaló una guitarra que ella atesoraba con mucho cariño.

Un día, Graciela Olmos citó a Muñiz, le regaló la guitarra de Manolete y, sin más, lo corrió.

"Me despidió diciendo: ‘no quiero que vuelvas a venir aquí, te vas a echar a perder. Toma esta guitarra, te la regalo, y cuando te vaya mejor vienes y me platicas de tu levantamiento artístico'", recordó Muñiz en la entrevista.

El despegue de su carrera no tardó en llegar. Después de un breve paso como integrante del trío Los Tres Ases, se lanzó como solista y alcanzó la fama. Cantó en los escenarios más importantes de América, incluidos el Madison Square Garden de Nueva York y el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México; y participó en una veintena de películas.

Marco Antonio Muñiz en el Auditorio Nacional de México en el 2010. (Photo by Elizabeth Fuentes/Jam Media/LatinContent via Getty Images)
Marco Antonio Muñiz en el Auditorio Nacional de México en el 2010. (Photo by Elizabeth Fuentes/Jam Media/LatinContent via Getty Images)

Hoy, Marco Antonio Muñiz está retirado de los escenarios desde hace más de una década. En 2012 inició una gira de despedida que no pudo terminar debido a complicaciones de salud.

"No he vuelto a cantar para ningún público. Creo que lo di todo y tuve muy buena respuesta, ya no había ninguna necesidad de seguir de necio".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así fue la insólita pedida de matrimonio durante el concierto de ‘The Cure’ en el Corona Capital