Marta Riumbau da una lección de salud mental mostrando la presión hacia la maternidad

·3  min de lectura
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 24: Marta Riumbau attends a GHD Christmas event on November 24, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)
Marta Riumbau ha congelado sus óvulos y lo cuenta superando su vergüenza (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)

La influencer Marta Riumbau ha subido un vídeo a su cuenta de Instagram en el cual habla de una condición médica que le complica las cosas a la hora de convertirse en madre pero, además de compartir su vivencia al respecto, da una enorme lección de salud mental.

Marta es la novia catalana de Diego Matamoros y la mujer que le ha conquistado tras romper con Carla Barber. Ella trabaja como influencer y le gusta compartir con su fiel legión de fans aspectos de su vida personal, sin embargo ella misma admite que ha dudado a la hora de hablar del tema de no poder ser madre de un modo natural debido a la presión social.

Marta explica y enseña en vídeo como ha tenido que asistir a distintas revisiones ginecológicas debido a que su reserva de óvulos es anormalmente baja para sus 34 años. Así, los médicos le han recomendado preservar sus propios óvulos congelados para ser madre en el futuro si así lo desea.

Riumbau ha admitido que su sueño desde muy jovencita era ser madre de varios hijos y tenerlos muy seguidos para que la diferencia de edad entre ellos fuera mínima, ahora dice ser consciente de que nunca cumplirá este sueño y ha aprendido a aceptarlo.

Del primer tratamiento que implica pincharse a diario en la zona abdominal, ha conseguido congelar 4 óvulos de los 12 necesarios para intentar la inseminación y el embarazo más adelante así que deberá someterse de nuevo al proceso de pinchazos y ecografías, al menos, dos veces más.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Marta agradece a Diego Matamoros el apoyo incondicional y la ayuda prestada, de hecho es él el encargado de pincharla dado que ella misma es incapaz de hacerlo, no por el dolor sino por la sensación de “dañarse a sí misma” que la supera.

Es maravillosa la naturalidad y la honestidad con la que Marta Riumbau visibiliza un problema que muchas mujeres tienen y que parece tabú a día de hoy. Ella admite que le daba vergüenza contarlo como si esto fuese un fracaso y es que la sociedad nos programa como si las mujeres tuviésemos casi la obligación o el objetivo vital de ser madres cuando no es así.

Esta lección es muy importante y es que una mujer no es “menos mujer” por el hecho de no poder ser madre o de no quererlo y Marta reflexiona diciendo que por este mismo motivo hay que ahorrarse preguntas fuera de lugar o comentarios como “¿para cuándo un hijo?” o “se te va a pasar el arroz”.

Nunca sabemos que lucha se esconde tras cada persona así que las reglas de oro deberían ser tan básicas como “no hables de cuerpo ajeno” y “no te metas en la intimidad de nadie”, fin. Por desgracia la sociedad patriarcal tiende a poner en la picota a una mujer que, con más de 30 años, todavía no es madre, pero ojo, que si lo es, también su maternidad es constantemente llevaba a debate como le ha sucedido a Laura Escanes en más de una ocasión.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.