Anuncios

Matías Desiderio. El actor que vive con un pie en Buenos Aires y el otro en Los Ángeles

Matías Desiderio, en uno de sus papeles en Los Ángeles
Matías Desiderio, en uno de sus papeles en Los Ángeles

Los festivales de cine suelen ser buenas vidrieras para directores y directoras de cine, también para actores y actrices. Matías Desiderio puede dar fe: gracias a una proyección en el Sundance Festival de Palermo Hollywood (2004), largometraje de Eduardo Pinto que hoy está disponible en Netflix, le ofrecieron representarlo en un mercado al que muchos latinoamericanos desean llegar, el de los Estados Unidos, que tiene alrededor del intenso mundo de Hollywood un star system limitado –y bastante hermético– y un pelotón mucho más nutrido de aspirantes a vivir de lo que produce esa poderosa industria. Como muchos colegas, Desiderio busca complementar lo que hace en su propio país, ahora mismo una obra del peruano Aldo Miyashiro que se estrenó hace unos días en el teatro Astros de la calle Corrientes. Se llama Faca, una historia de barrabravas, un mundo que Desiderio ya había explorado con su papel en la serie de Flow El hincha . Pero lo del Sundance fue especialmente importante porque también le abrió las puertas a un proyecto que apareció por la conexión con Los Ángeles que generó: la realización de una película propia que el año pasado ganó el premio del público en el Arpa International Film Festival.

Desiderio escribió, dirigió y protagonizó Car 24, donde interpretó a un sicario latino adicto a las drogas que atraviesa un situación bastante particular con otro matón que le lleva unos años y pertenece a la “vieja escuela”, un mafioso que podría ser parte del clan de El Padrino interpretado por el otro autor de la historia, Salvatore di Constanzo. “Empezamos con la intención de experimentar un poco y al final terminamos recibiendo un premio en una gala que se hizo en el mismo lugar donde se entregan los Globo de Oro, el Beverly Hilton de Los Ángeles”, cuenta el actor argentino. El premio se lo entregó nada menos que Michael Madsen, el recordado criminal perverso de Perros de la calle, el debut de Quentin Tarantino. “Ahora el objetivo es estrenar en salas de cine en la Argentina antes de que la película pase a alguna plataforma –comenta Desiderio–. Como en Car 24 todo ocurre dentro de un auto, el gran desafío fue encontrar conflictos constantes para que el espectador no se aburra en ningún momento. Dividimos el relato en cuatro episodios, todos con un conflicto diferente. Gradualmente se va armando entre los protagonistas una relación con muchos matices”.

Matías Desiderio, en Car24
Matías Desiderio, en Car24 - Créditos: @Gentileza

Los seguidores de Simona, la telenovela juvenil de Pol-ka protagonizada por Ángela Torres, seguro que recuerdan a Desiderio por su papel de villano en esa ficción . Formado en la actuación con el “Indio” Luis Romero, Matías trabajó como cajero, repartidor de pizza y modelo. En su periplo por Los Ángeles conoció personalmente a Charlie Sheen, Jean-Claude Van Damme y Al Pacino , algo que ni sospechaba cuando era un niño que se deslumbró por primera vez con el cine gracias una película de Leonardo Favio: su mamá lo llevó a ver Gatica, el Mono y ahí quedó asombrado con Edgardo Nieva , encargado de encarnar al recordado boxeador y con quien volvería a cruzarse muchos años más tarde, ya como compañero de reparto, en Palermo Hollywood. “Mi vieja estaba siempre cansada porque éramos ocho hermanos. Cada vez que cocinaba tenía que hacer como 60 milanesas... –rememora–. Pero el día que fuimos a ver Gatica... parecía una persona distinta: se maquilló, se puso elegante y estaba luminosa, diferente a cómo la solía ver en casa. Me llamó la atención lo que esa película generó en ella y en todo el público que la vio ese día, me enamoró, descubrí lo que podía provocar el cine y quise dedicarme a eso. Nunca me importó ser famoso, lo que me motivó y me motiva es el amor por lo que hago, un amor que nació aquella vez ”.

Desiderio tuvo que rechazar la primera oferta que tuvo para ir a probar suerte a Los Ángeles porque le llegó cuando tenía un hijo de apenas un año. Con su pareja de aquel entonces llegaron a la conclusión de que era mejor esperar. “Pero me puse a estudiar inglés de manera obsesiva, con la misma dedicación con la que hago todo lo que me interesa. Mi idea era probar suerte en el futuro y quería estar bien preparado. Car 24 está hablada en inglés, fue un desafío importante. Pero por lo general, hago papeles de latino o italiano porque perder completamente el acento es casi imposible. Podés hacer un curso intensivo, trabajar la fonética palabra por palabra, pero incluso así es complicado. Javier Bardem lo hizo fantástico en Sin lugar para los débiles, de los hermanos Coen. Pero también tenés el caso de Antonio Banderas, que tiene un acento muy marcado, aunque a él le perdonaron todo porque es una figura importante que Hollywood quiso tener . Es lógico, por mi acento y mi aspecto, que me llamen para lo que me llaman normalmente”.

Matías Desiderio, en plena filmación, en Los Ángeles
Matías Desiderio, en plena filmación, en Los Ángeles

Mantener contacto con Los Ángeles es también una necesidad: representa una alternativa para Desiderio cuando afloja el trabajo en la Argentina. “Está bastante difícil acá –asegura–. Ya no hay cinco o seis tiras en la televisión abierta, y los actores sobrevivimos como podemos en un mercado dominado por las plataformas de streaming . Hay muy buenos actores, pero en general para los elencos para esas producciones de plataformas convocan siempre a los mismos, se repiten los elencos, no se confía en gente talentosa que todavía es menos conocida”.

De los actores con los que trabajó recuerda especialmente a dos: Edgardo Nieva, obviamente, por aquella historia común que tiene con él, y Federico Luppi, “aunque era difícil trabajar con él por su personalidad”, aclara. “Cuando decían ‘acción’, era impactante lo que hacía Luppi, el oficio que mostraba y la profundidad de su mirada y de su palabra. Igual que Nieva, era un actor de raza”. También tiene una buena imagen de Juana Viale, con quien coincidió en la telenovela de Pol-ka Malparida, en Costumbres argentinas, telecomedia producida por Ideas del Sur, y en Trópico, film de 2020 dirigido por Sabrina Farji. “Me gustó mucho trabajar con ella, es alguien con los pies en la tierra, una gran compañera y una muy buena actriz”.

Para agendar

Faca, escrita y dirigida por Aldo Miyashiro

Con Daniel Pacheco, Matías Desiderio, Julieta Bartolomé, Malena Ratner, Nacho Pelaez, Paul Cruzatt, Sebastián Monteghirfo, Stephanie Troiano, Joaquín Ochoa, Fernando Niño, Diego Sánchez, Nacho Linares, Oliver Carl, Lujan Blaskley, David Brakin.

Funciones: Jueves, a las 21. Teatro Astros, Corrientes 746. Entradas: entradauno.com