Anuncios

Meghan Markle no tendrá que verse las caras con su hermanastra en el juicio del año que viene

Harry y Meghan credit:Bang Showbiz
Harry y Meghan credit:Bang Showbiz

La duquesa de Sussex se enfrentará a un nuevo juicio el año que viene después de que su hermanastra Samantha Markle la acusara de difamación. Esta última ha demandado a la antigua actriz y le reclama 75.000 dólares en concepto de daños y perjuicios por las "mentiras maliciosas" que, según ella, se dijeron acerca de su persona durante la entrevista que Harry y Meghan concedieron a Oprah Winfrey en 2020.

El caso fue desestimado en marzo, y en un principio parecía que ahí acabaría el enésimo enfrentamiento unilateral de Samantha con Meghan. La jueza dictaminó entonces que las declaraciones de la esposa del príncipe Harry eran simples opiniones y "no se podía demostrar que fueran falsas".

Sin embargo, Samantha se negó a tirar la toalla, presentó una nueva demanda y el juicio tendrá lugar en noviembre de 2024. Antes de que comience se celebrarán "reuniones" para tratar de resolver todo el asunto antes de que llegue a los tribunales, aunque Meghan no tendrá que acudir en persona.

Samantha alega que ha sido humillada y que su hermanastra la ha convertido en el blanco de ataques de odio. Ahora quiere que la duquesa admita que "mintió" cuando le aseguró a Oprah que ellas habían tenido "poca o ninguna relación" en su infancia y que había crecido a todos los efectos como hija única.

Como parte del caso, también exige que Meghan se retracte después de que insinuara que la difunta reina Isabel II era "racista" cuando afirmó ante la veterana presentadora de televisión que algunos miembros de la familia real -cuya identidad no quiso desvelar- habían expresado su "preocupación" por el color que heredaría su hijo Archie al enterarse de que estaba embarazada.