Anuncios

Millones de latinos se reunirán en las fiestas. Muchos, con pena por no saber español

Foto AP
Foto AP

Como muchos latinos, la relación de Micaela Muro con el español es complicada.

Creció en el norte de California oyendo de vez en cuando a su padre mexicano hablar el idioma e intentando responder lo mejor que podía. Su madre, de ascendencia nativa americana, no sabía español, pero ayudaba a Muro a practicar la “erre”. Aun así, Muro nunca pudo entender del todo el idioma.

La falta de fluidez nunca era tan evidente como cuando Muro visitaba a su familia, principalmente hispanohablante, en el sur de California , durante los meses de verano y las vacaciones.

Su abuela solo podía decir “no speak English”, sus tíos regañaban al padre de Muro por no enseñarle español y sus primos la llamaban güera. Se sentía avergonzada, incapaz de conectar con su familia en el idioma de su herencia.

Read more: Ideas para un Día de Acción de Gracias saludable y feliz

“Eran burlas, pero burlas que dolían porque yo quería poder hablar español”, dijo Muro, quien ahora tiene 63 años.

Muchos latinos nacidos o criados en Estados Unidos pueden identificarse con Muro, sobre todo durante las fiestas, cuando las familias se reúnen. El dominio del español puede convertirse a veces en una prueba de fuego de la identidad latina y, en algunos casos, crear una vergüenza de por vida asociada al idioma.

El tema está tan extendido que se ve con regularidad en las redes sociales e incluso aparece en debates políticos de alto nivel.

Un estudio reciente de  Pew Research reveló que el 54% de los hispanos que no hablan español han sido avergonzados en algún momento por hispanohablantes por sus conocimientos del idioma, o por la falta de ellos.

Read more: Globos, bandas, celebridades y Santa se dan cita en el desfile de Acción de Gracias de Macy’s

Entre todos los latinos de Estados Unidos, el 40% afirma que a menudo oye a familiares y amigos hacer bromas o comentarios sobre otros latinos que no saben hablar español. Términos como “pocho” y “no sabo” se han convertido en sinónimos de los latinos que no hablan español con fluidez.

Entonces, ¿por qué es tan común el avergonzar a otro por su mal español?

Las tendencias reflejan un esfuerzo por mantener el conocimiento cultural y una respuesta a décadas de marginación, según Jonathan Rosa , profesor asociado de la Facultad de Educación de la Universidad de Stanford .

“Se espera que la gente sea una especie de versión perfecta de [una persona] bilingüe o una versión perfecta de estadounidense o una versión perfecta de latino trasnacional”, dijo Rosa. “Y así, la gente navega entre esas expectativas”.

Algunos latinoamericanos, como Muro, han navegado por esa vergüenza y esas expectativas toda su vida. Ahora, intentan recuperar su idioma y ayudar a fomentar entornos que promuevan el aprendizaje de idiomas.

Read more: Comer menos carne sería bueno para la Tierra. Pequeñas acciones pueden modificar el comportamiento

El trauma generacional y el racismo afectan al intercambio lingüístico

Cuando Muro se hizo mayor, se preguntó por qué su padre no le había enseñado español de forma más intencionada.

Más tarde se enteró del racismo que sufrió en los años 30 y 40 mientras crecía en el sur de California . Se enteró de que, cuando su padre iba a la escuela, los estudiantes tenían la obligación de hablar inglés y, de lo contrario, eran castigados. En otros casos, era objeto de prejuicios por su aspecto y su uso del español.

“Para él era muy importante saber que yo iba a hablar inglés con fluidez y que no iba a tener lo que él consideraba aspectos negativos por ser mexicano cuando era pequeño”, dijo Muro.

La crianza de Muro se hace eco de generaciones de familias latinas que crecieron en épocas que penalizaban a quienes no hablaban inglés en las escuelas y en la sociedad.

“Formaba parte de un patrón de discriminación lingüística que los niños mexicanos hispanohablantes de Texas , California y el suroeste de Estados Unidos sufrían en todo tipo de escuelas públicas”, dijo Jennifer Nájera, profesora asociada de estudios étnicos en la Universidad de California en Riverside .

La madre de Nájera asistió a una escuela primaria de Texas durante la década de 1950, y enfrentaba castigos si la sorprendían hablando en español.

Como resultado, la madre de Nájera, y otros latinos que vivieron esas experiencias, no dieron prioridad a compartir el idioma. Sus padres, dice, querían que sus hijos “hablaran bien inglés, sin acento”.

“No sé si realmente pensaron mucho en la idea de que no hablar español nos separaría de una gran parte de nuestra cultura”, dijo Nájera.

Incluso en la década de 1990, el racismo y las barreras sistémicas impidieron que los niños latinos aprendieran español.

Los electores de California aprobaron en 1998 la Proposición 227, que limitaba los programas de inmersión en dos idiomas y la educación bilingüe. En aquel momento, algunos alegaron que los programas bilingües disminuían el aprendizaje adecuado del inglés.

La proposición fue revocada en 2016, después de que numerosos estudios demostraran que los programas bilingües mejoran el rendimiento académico a largo plazo de los estudiantes de inglés y de los hablantes nativos de inglés.

Pero el sesgo antiespañol continúa hoy en día.

Un informe de Pew de 2022 reveló que casi uno de cada cuatro latinos estadounidenses dijo haber sido criticado por hablar español en público.

“Las preocupaciones que se han expresado acerca de que la gente pierda el español son, en cierto modo, una respuesta al tipo de asimilación impuesta”, dijo Rosa.

Las redes sociales y los políticos intervienen

Se trata de la más reciente tormenta en el debate sobre el “no sabo”, una forma incorrecta de decir “no sé” en español, que se ha asociado a los jóvenes latinos que no dominan el idioma.

A principios de este año, después de que la selección varonil de futbol de México ganara la Copa Oro , un reportero de ESPN Deportes se acercó a un niño pequeño que llevaba la camiseta verde de México. Mientras los aficionados celebraban a su alrededor, el reportero presentó al niño como “el futuro de México” y le hizo una serie de preguntas en español.

“¿Cual es tu nombre? ¿Por qué gana México? ¿Por el Chaquito Giménez? ¿Te gusto el técnico? ¿Cómo te sientes?”, preguntó el reportero, de corrido

“My name? What?”, respondió el joven aficionado, quien parecía confundido y miraba más allá de la cámara en busca de ayuda.

El video se hizo viral y provocó burlas en internet contra el chico y sus padres por no haberle enseñado español.

Esta vergüenza no es nueva. Durante las primarias presidenciales de 2016, el senador  Marco Rubio  cuestionó al senador  Ted Cruz  por su capacidad para hablar español.

Pero, en los últimos años, parece haber una mejor comprensión de los matices que rodean al español y por qué algunas personas nunca aprendieron el idioma. En el clip viral del aficionado mexicano, algunas personas salieron en defensa del niño y compartieron sus propias luchas.

“Estamos viendo algunos avances en la forma en que la gente entiende el idioma y están afirmando las experiencias de gente como yo”, dijo Nájera.

Un grupo cada vez mayor de latinos aprende español

En la actualidad, Nájera y Muro hablan español con fluidez.

Nájera se especializó en español tras estudiar en el extranjero en la universidad, mientras que Muro ha pasado años tomando cursos de español en la universidad y en escuelas de idiomas.

Ambas forman parte de un grupo cada vez mayor de latinos que han mejorado o intentan mejorar sus conocimientos de español.

Para muchos, un primer paso fundamental es superar la vergüenza, dice María Harrington , fundadora de Casa de Español , una escuela de idiomas en Sacramento .

“Lo difícil es superar la vergüenza, porque tanto si creciste hablando español como si no, la mayoría de la gente no tuvo la oportunidad de estudiar español formalmente”, dijo Harrington.

Durante años, Harrington ha ayudado a otros a enfrentar sus inseguridades.

Casa de Español imparte clases de idiomas en línea y presenciales que van desde el nivel básico al avanzado. Alrededor del 25% de sus alumnos, entre los que hay niños y adultos, son hablantes nativos. Muro está en la clase intermedia.

Para ayudar a los demás a superar la vergüenza, Harrington suele empezar las clases contando su propia historia.

Ella tampoco creció hablando español con fluidez con sus padres mexicanos, y no fue sino hasta que estuvo en preparatoria cuando se comprometió plenamente a aprender el idioma. Su esperanza es animar a los estudiantes y mostrarles lo que es posible.

“Nuestra naturaleza humana muchas veces es encontrar defectos en los demás, y eso es lamentable”, dijo Harrington. “Así que, con suerte, podemos animar en lugar de avergonzar”.

©2023 The Sacramento Bee. Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.