El modelo y DJ que hizo enloquecer de amor a Estefanía de Mónaco

Princess Stephanie of Monaco with her boyfriend Mario Oliver Jutard, circa 1987. (Photo by Kypros/Getty Images)
Mario Oliver conquistó a Estefanía de Mónaco y juntos cruzaron el charco hacia USA. (Photo by Kypros/Getty Images)

Mario Jaques Oliver Jutard acortó su nombre a Mario Oliver para que la gente le recordara con más facilidad en el mundo de la noche y los negocios. El empresario acaba de fallecer a los 71 años en su domicilio de República Dominicana de un modo trágico.

Mario Oliver ha sido asesinado por unos atracadores que le asfixiaron para sustraerle objetos de valor y joyería, la sociedad americana está consternada dado que él era apreciado y conocido por regentar varios restaurantes además de clubs de moda como Vertigo o The Gate.

Precisamente en Vertigo fue donde conoció a la princesa Estefanía de Mónaco que se enamoraría perdidamente de él a pesar de las reticencias de su padre y de la dudosa fama de Oliver en la época de los ochenta.

El francés regentaba el citado club y ella salió a disfrutar de la noche cuando un fotógrafo del local la reconoció y le pidió que se hiciera una foto junto al jefe, Mario. Lo demás, es la historia de un flechazo que llevaría a Estefanía a dar la espalda a los Grimaldi y a cruzar el charco.

Mario Oliver vivía afincado en la ciudad de Los Ángeles porque allí tenía sus negocios desde 1981, así que en 1986, cuando se conocieron con Estefanía, la princesa de 22 años se rindió ante los encantos del apodado ‘Tarzán de Marsella’ y se mudo con él a la ciudad estadounidense.

Allí no llevaban una vida de estrellas sino más bien una rutina tranquila como Estefanía contó con el paso del tiempo a la prensa. La princesa explicaba que “No vivo la vida de una estrella… Solo soy una persona normal hecha de carne y hueso como cualquiera”, según recoge ‘Vanity Fair’ que también asegura que la rutina de Estefanía era vivir en Beverly Hills con sus perros, salir con amigos y tomar mucho el sol, es decir, una vida de ensueño con la que muchos fantasean.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Mario Oliver era un galán de pelo rubio que además de empresario también trabajaba como modelo, camarero, portero e incluso DJ en la noche parisina antes de mudarse a L.A., sin embargo su imagen se vio manchada porque le detuvieron por la presunta violación de una joven universitaria de 19 años en el transcurso de una fiesta.

Esos maliciosos rumores no detuvieron a Estefanía para enamorarse y es que ella no quería juzgar el pasado o las malas lenguas sobre Oliver, sin embargo, el citado medio asegura que el rey Rainiero no aprobaba en absoluto dicha relación sentimental.

Al respecto de esta polémica, Estefanía de Mónaco dijo en ‘Los Ángeles Times’ que si su padre de verdad no aprobara su vida en EE.UU. “me traería de regreso a casa en el próximo vuelo” y lo cierto es que tiene sentido porque poder para hacerlo, le sobraba.

Los años que duró la relación amorosa la pareja visitó España, concretamente Tenerife en un viaje que toda la prensa internacional recogió. Además de disfrutar de algunos días de relax, rodaron un videoclip en la isla en 1987.

En 1988 y tras dos años juntos rompieron y ella volvió a Mónaco con el corazón roto. Eso sí, no tardó en lamer sus heridas junto a Ron Bloom y después con Jean Yves Lefur con el que se casó en 1990 para separarse ese mismo año. Por cierto, lo que más ansiaba Jean es que ella se quitara el tatuaje en la nalga con el nombre que la marcó para siempre, Mario Oliver.

Te puede interesar...