Anuncios

El mullet: ¿por qué está en auge este controvertido corte de pelo?

(CNN) -- A primera vista, los paralelismos cinematográficos entre la centenaria nobleza francesa y los rudos luchadores texanos pueden parecer escasos y poco frecuentes.

Pero, además de lucir llamativos vestuarios de época y agudeza estratégica para la batalla, los hermanos Von Erich en la película ambientada en la década de 1980 "The Iron Claw" y el revolucionario homólogo de Napoleón Bonaparte, Paul Barras, en "Napoleón", de Ridley Scott, comparten una similitud estilística: están peinados con gloriosas variaciones de lo que ahora llamamos coloquialmente el "mullet".

"El mismo pelo que llevan estos 'wrestlemaníacos' de los 80 es idéntico al de un retrato de 1802", afirma Jessica Glasscock, historiadora de la moda y autora de 'Wigging Out: Fake Hair That Made History'.

Paul Barras (interpretado por Tahar Rahim) luce un suntuoso mullet rizado en "Napoleón". (Crédito: Aidan Monaghan/Cortesía de Apple)

Conocido y denostado durante mucho tiempo por su reputación de "negocio por delante, fiesta por detrás", el mullet es en realidad uno de los cortes de pelo más atemporales y versátiles. Está viviendo un gran momento en la gran pantalla gracias no solo a las biopics antes mencionadas, sino también al personaje de Paul Mescal en "All of Us Strangers", nominada a los Globo de Oro (y luego está el despeinado mullet de Kristen Stewart en el próximo thriller queer, "Love Lies Bleeding").

En "The Iron Claw", los característicos mullets que lucían los legendarios Von Erichs de la lucha libre -las ondas rubias con flecos del carismático David (Harris Dickinson), los rizos alborotados del olímpico Kerry (Jeremy Allen White) y las funcionales capas entrecortadas de Kevin (Zac Efron)- no eran solo una declaración de moda en el cuadrilátero.

"También trabajan en la granja familiar", explica a CNN Natalie Shea Rose, la diseñadora de la película, que creció en el Estado de la Estrella Solitaria rodeada del controvertido peinado. Los peinados de los Von Erich apartan los mechones sueltos de la cara sudorosa y protegen la nuca del sol. Expresan la practicidad necesaria para el día a día de los hermanos en la Texas rural, así como sus personalidades y ambiciones, añade Rose.

Pelo largo, no importa

Según Glasscock, el mullet "moderno" tiene su origen en Ziggy Stardust, el personaje de David Bowie que definió el género y desafió las normas de género. Esta sensibilidad contracultural también procede del movimiento punk de los años 70, y fue impulsada por la diseñadora de moda británica Vivienne Westwood y su socio, el director musical Malcolm McClaren.

David Bowie actúa en el escenario de Londres durante su gira Ziggy Stardust/Aladdin Sane de 1973. La semiótica del punk y el glam a menudo hacía referencia al estilo y espíritu de “los rebeldes originales”, incluidos los guerreros celtas y nativos americanos. En el siglo XIX, el jefe Nez Perce, Joseph, resistió la presión de los misioneros cristianos blancos para que se cortara su tradicional peinado largo, trenzado lateral y puntiagudo, que tenía un significado cultural significativo. (Crédito: Michael Putland/Hulton Archive/Getty Images)

En términos más generales, el mullet (término comúnmente atribuido a la canción de 1994 de los Beastie Boys, "Mullet Head") se remonta a mucho antes, quizá al siglo VIII a.C., cuando se documentaron estilos similares entre la tribu de los abantes de "La Ilíada" de Homero y los nómadas hunos. En este último grupo, los mechones superiores rapados se ocultaban fácilmente bajo un casco protector, mientras que sus largas trenzas de guerrero fluían por detrás mientras aterrorizaban y saqueaban a su paso por el Imperio Romano. El erudito griego Procopio describió el cabello de los hunos como "cortado por delante hasta las sienes, dejando que la parte de atrás colgara de forma insensata hasta alcanzar una gran longitud". En otras palabras, desconcertante para la gran sociedad, incluso en la antigüedad.

Bowie y su peluquera, Suzi Ronson, "intentaban alejarse del estilo rockero estándar: el look de pelo largo de ídolo adolescente hippie" de finales de los 60, explicó Glasscock a CNN. Se inspiraron en una serie de referencias, como la foto de una modelo pelirroja de un desfile de Kansai Yamamoto. "Bowie, especialmente, tenía una gran cultura visual", añadió Glasscock. "Recogía una versión bricolaje" del mullet, a la vez que le añadía "el pelo de dandi francés de los siglos XVII y XVIII".

"El mullet era típico de los sans-culottes, el hombre revolucionario francés", explicó el diseñador del peinado de "Napoleón", Francesco Pegoretti, en referencia a un término (literalmente "sin calzones") que se utilizaba antaño en Francia para describir a las clases bajas. Pegoretti se inspiró en una mezcla de fuentes -desde retratos históricos hasta la moda contemporánea- para visualizar a Barras, un político conocido por sus devaneos pansexuales y su derroche (cuando no corrupción), y luego peinó los rizos oscuros del actor Tahar Rahim en un lujoso y definido mullet "muy elegante".

La FDA planea proponer una prohibición a químicos de alisadores de cabello vinculados a riesgos para la salud

A principios del siglo XVIII, en Francia, los mullets se convirtieron en una declaración revolucionaria al rechazar las normas de la élite de la peluca empolvada. "Las pelucas eran elegantes y caras", explica Glasscock.

Los radicales franceses también se inspiraron en sus homólogos estadounidenses. "Los miembros del Congreso Continental llevaban lo que nosotros llamaríamos un mullet metálico de 1992", explica Glasscock.

En 1778, mientras hacía campaña por la financiación de los recién fundados Estados Unidos, el embajador Benjamín Franklin mostró con orgullo su despeinado nacimiento del cabello y sus ondas hasta los hombros -lo que hoy se conoce como "skullet"- para reforzar su mensaje a favor de la libertad y en contra de la monarquía.

"El pelo natural es democrático, romántico y está conectado con la tierra; la peluca es aristocrática", dice Glasscock, y añade: "Los franceses adoraban a Benjamín Franklin".

Malos días para el pelo

Pero el glamour subversivo y vanguardista del mullet influenciado por Stardust -que dio lugar a los peinados de la Nueva Ola (Duran Duran, un arrepentido Bono) y el hair metal (Mötley Crüe, Poison)- dio un giro en los años 80 y 90. Las asociaciones "chocantes, extrañas y vanguardistas" del peinado se convirtieron en "un cliché de lo rebelde", explica Glasscock. Las figuras del deporte y los aficionados popularizaron el mullet, explica, y menciona al quarterback de los New York Jets Joe Namath por su melena. ("Pelo de hockey" era, entretanto, un sinónimo popular de "mullet" en aquella época, dada su prominencia entre jugadores y aficionados).

Al entrar en el siglo XXI, el mullet había sido descartado por las clases creativas. En su lugar, había evolucionado, en la pantalla y en la cultura en general, hacia un estilo exagerado que "telegrafiaba estos valores regresivos e hipermasculinos", afirma Glasscock. Glasscock se refirió a los estereotipos de personajes de cine y televisión como el exmilitar de Nicolas Cage en "Con Air" y David Spade en "Joe Dirt", así como el protagonista de "Rambo", los de "Natural Born Killers" y muchos de los personajes de la serie de Netflix "Stranger Things", por nombrar solo algunos.

Pero, a pesar de ser históricamente precisos en "The Iron Claw", los mullets Von Erich en realidad ayudan a subvertir ese tropo. En el fondo, esta película de pelo largo y pantalones cortos es una trágica historia familiar y un cuento con moraleja sobre la omnipresente masculinidad tóxica.

"All of Us Strangers" utiliza el lugar que ocupa el mullet en la historia del cabello como recurso narrativo. (Crédito: Parisa Taghizadeh/Cortesía de Searchlight Pictures)

En "All of Us Strangers", el misterioso Harry (Paul Mescal) -con un toque de mullet, suaves mechones asomando al fondo de unos rizos de exuberante textura- muestra vulnerabilidad desde el principio. Reconociendo su soledad, llama a la puerta de su vecino, el guionista Adam (Andrew Scott), frustrado por su creatividad, solo para ser rechazado.

Cuando ambos conectan, el corte retro de Harry alimenta la ambigüedad narrativa de la película. En la trama, Adam se encuentra aparentemente con los fantasmas de sus padres, fallecidos en los años 80, para responder a preguntas persistentes que aún le atormentan en el presente. "¿Harry forma parte de la historia de los 80 o del presente?", explica la diseñadora de peluquería y maquillaje de la película, Zoe Clare Brown, que recortó el "peinado muy neutro y desaliñado" de Mescal cada dos semanas.

Incluso antes de rodar "All of Us Strangers", Mescal lucía un incipiente "micro-mullet", como lo bautizó la prensa. Y en las semanas posteriores al final de la producción, Mescal volvió a romper internet al lucir un mullet más decidido -y un bigote ochentero- en la Gala del Met de 2023. "El último día de rodaje, (Mescal) nos dijo: 'Bien, ¿puedes cortarlo en forma de mullet?", recuerda Brown, que había evitado un look "pronunciado" para mantener la visión que el director tenía de la película.

(No recibió autorización para hacerlo en ese momento, así que Mescal visitó a su propio estilista para el evento).

En "The Iron Claw", Jeremy Allen White se quedó luchando con su mullet dentro y fuera del set. (Crédito: Devin Yalkin/Cortesía A24)

Mientras interpretaba a Kerry Von Erich en "The Iron Claw", White también lució su dinámico y arrollador mullet fuera del set, pero no del todo por elección propia. Utilizando una técnica de unión de queratina, Rose mezcló a mano tres colores de extensiones de pelo, que duran entre seis y ocho semanas, con los rizos reales de la estrella de "The Bear". "Sé que fue más difícil para (White) porque era la única persona que tenía que irse a casa con su look", recuerda Rose con una risita. "Yo le decía: 'Lo siento, aquí tienes un sujeta coletas'".

Pero esa dedicación puede haber desempeñado un papel integral en el renacimiento del mullet a partir de 2024. Según Rose, los exuberantes mechones de White se han convertido en una de las peticiones más solicitadas en los salones de belleza de Estados Unidos. "Mi amigo me mandaba un mensaje: 'Hoy me hice tres mullets y es un corte muy divertido'", añade.

Así pues, las representaciones del peinado en la pantalla también auguran un futuro brillante para este corte de pelo consagrado y rompedor, según Brown, que predice un creciente interés por los mullets texturizados para todos los géneros.

Glasscock se mostró de acuerdo: "Siempre habrá gente que quiera un estilo rebelde y que pueda recurrir a estas herramientas, a este lenguaje visual, como hizo Bowie".