Anuncios

El multiverso según The Man in the High Castle

El multiverso según The Man in the High Castle
El multiverso según The Man in the High Castle

En la ficción, el concepto de historia alternativa a menudo se vincula con la idea de un multiverso, que postula que hay una cantidad infinita de universos paralelos, cada uno con su propia historia y conjunto de eventos únicos. En este contexto, las historias alternativas pueden verse como diferentes líneas de tiempo o puntos de bifurcación en el multiverso, donde los eventos en un universo divergieron de los de otro. Este es el caso de los mundos alternativos de la serie The man in the high castle.

Sigue leyendo: El multiverso según 'Todo en todas partes al mismo tiempo'

¿De qué trata The Man In The High Castle?

Esta adaptación está basada en la novela homónima del afamado escritor Philip K. Dick , en la que se expone el subgénero de ciencia ficción de historia alternativa, mediante la idea del multiverso y el concepto de salto de la realidad, aunque el funcionamiento de estos nunca son esclarecidos explícitamente en el libro. La novela tiene lugar en un mundo donde las potencias del Eje ganaron la Segunda Guerra Mundial, dando como resultado a un Estados Unidos dividido, con Japón controlando algo menos de la costa oeste, la Alemania Nazi controlando la costa este y una zona neutral que abarca una gran franja al este de California.

En medio de un gran entramado de conspiraciones, espionaje e insurgencias, se nos presentala existencia de universos paralelos, entre los cuales se encuentran algunos donde los aliados ganaron la guerra y el mundo tal como lo conocemos permanece sin cambios. La rebelión se expande gracias a la furtiva existencia de cintas que muestran este mundo en aparente paz, conocidas como Grasshopper — o Grasshopper Lies Heavy en la novela. Muchos personajes de la historia se obsesionan con ellas, viéndolas como una forma de escapar de la sombría realidad de su propio mundo, debido a la condiciones de horror y persecución en las que viven.

Rufus Frederik Sewell en The Man in the High Castle (Crédito: Prime Video)
Rufus Frederik Sewell en The Man in the High Castle (Crédito: Prime Video)

Ver Video

De tal manera que esta historia nos plantea preguntas sobre el impacto de los acontecimientos históricos en los personajes y la sociedad en la que viven lo que a su vez nos refleja verdades sobre las nuestras. El poder de elección y su impacto en el curso de los acontecimientos, así como los conceptos del multiverso, universos paralelos y la idea de acceder a una realidad alternativa, sirven como telón de fondo para esta exploración.

La historia alternativa es un subgénero de la ciencia ficción y la ficción especulativa que trata sobre el resultado hipotético de eventos históricos. Esto es, un Waht if de nuestros propios eventos históricos, que se usa como instrumento para construir un mundo donde estos dieron un giro diferente, dando lugar a un pasado, presente y futuro distintos a los que conocemos y donde a menudo se explora cómo estos impactan al mundo, la sociedad y las personas. La historia alternativa también puede profundizar en varios escenarios políticos, sociales, teológicos y tecnológicos, y el impacto que tendrían en el mundo.

El autor Brian Stableford cataloga a la historia alternativa como un relato de un pasado o presente hipotético que podría haberse actualizado si un evento histórico crucial hubiera funcionado de manera diferente, o si una creencia falsa hubiera tenido una base auténtica en la realidad. Mientras que el primer tipo generalmente se clasifican como ciencia ficción, las fantasías históricas en las que la magia factible se introduce en una variante de la historia registrada que se colocan los espacios narrativos confinados para crear mundos alternativos.

Las historias alternativas suelen configurarse para adaptar sus mundos a estas, pero aquellos más centrales en la literatura fantástica usan la magia de manera mucho más decisiva para modificar el patrón del desarrollo histórico. Al no encontrarse especificada la aparición de las cintas Grasshopper y tampoco quién es el responsable de enviarlas a ese universo, no podemos estar seguros si la magia estuvo de alguna manera involucrada en la creación de estos mundos alternativos o no, pero con el desarrollo y conclusión de la serie, así como por las convenciones narrativas utilizadas es estas, podemos inferir que en efecto, pertenecen a la ciencia ficción.

Por su parte, el investigador Gary Westfahl establece que la historia alternativa examina cómo sería el presente si la historia hubiera ido en una dirección diferente en algún momento del pasado, pero indica que esta es a menudo una distopía que explora cuánto peor podría haber sido el mundo si los eventos hubieran ocurrido de manera diferente.

Puede interesarte: El multiverso según The Flash

¿Qué multiverso plantea esta serie?

Una de las particularidades del multiverso planteado en esta serie, es la capacidad de algunos personajes de viajar a través de universos por medio de distintas vías, lo que dota a la historia de un nivel de complejidad más elevado y la exploración de las redes en esta historia alternativa se vuelve incluso más intrincada. En lugar de una sola línea de tiempo alternativa aislada, se nos exhibe una composición de posibilidades entre personajes y universos.

Y es que el salto entre universos se presenta como un mecanismo para que los personajes viajen entre diferentes líneas de tiempo o universos paralelos. Un salto de realidad se refiere al acto de pasar de un universo o línea de tiempo a otro, a menudo mediante el uso de tecnología o medios sobrenaturales. En este contexto, el multiverso actúa conteniendo mundos, cada uno con su propia historia y conjunto de eventos únicos. Al viajar por el multiverso, los personajes pueden experimentar los diferentes resultados de los eventos históricos y explorar las consecuencias de estos cambios.

Ya que los personajes pueden acceder y experimentar un universo paralelo por distintas vías, se insinúa el concepto de un multiverso, que obedece a diferentes leyes del universo. Esto sucede dentro de lo establecido en la ficción, donde existe una larga tradición de varias formas populares en que los personajes pueden viajar entre universos paralelos.

En primer lugar, tenemos a los portales, uno de los métodos más comunes para viajar entre universos paralelos y que pueden ser aperturas físicas en el tejido de la realidad o puertas de enlace virtuales creadas por la magia alguna otra fuerza mística. Dentro de las obras de ficción especulativa, estas pueden usarse como un medio para viajar entre universos paralelos. Los personajes —humanos o no—, pueden usar hechizos, encantamientos u otros medios místicos para acceder a diferentes realidades.

Dentro de esta vertiente de lo mágico o de los poderes sobrenaturales, pueden llegar a encontrarse fenómenos naturales —bajo las normas de un universo narrativo—, que son creaciones directas del terreno de lo maravilloso. Tal es el caso de los personajes que pueden toparse accidentalmente con universos paralelos a través de fenómenos naturales como agujeros negros, agujeros de gusano u otras anomalías en el espacio-tiempo en cualquier lugar del universo —desde una habitación secreta hasta un planeta lejano—, mismas que no cuentan con una explicación aparente.

Ver Video

The man in the high castle enfoca los viajes por su multiverso en dos vías particulares. La primera es la tecnología, obedeciendo así los cánones de la ciencia ficción, donde los personajes hace uso de ella para viajar a los otros mundos, y que, tal como lo vimos en la serie, puede incluir máquinas que manipulan la realidad, así como vehículos o artefactos que permiten viajar a través de universos paralelos.

Quizá de mayor importancia para la trama, estos viajes pueden darse por la vía de la elección consciente, otro método existente en la tradición narrativa de los universos paralelos. Dentro de esta categoría, algunos personajes pueden elegir viajar entre universos paralelos por pura fuerza de voluntad o mediante la manipulación de su propia conciencia.
Si bien el salto de realidad no es explícitamente descrito en la novela, esto puede deberse a una alegoría central de esta narración de ciencia ficción: la relación entre ficción y realidad. Pero incluso entre los estudios más doctos sobre el tema, se encuentra una compleja y multifacética discusión. Mientras que la ficción —y en especial las de cultura popular— suele verse como una forma de distanciarse de la realidad, el campo de estudios de la narratología lo interpreta como una forma de explorar y analizar la realidad, utilizando el lente de la imaginación para arrojar luz y dar sentido a nuestra propia realidad.

De modo que todo aquello experimentado por los personajes que viajan entre universos con el fin de sanar heridas o enmendar errores —propios y ajenos—, no es más que una disección de formas clave en que la ficción y la realidad se entrecruzan en la narración. Si bien este abordaje no es ajeno a los modelos de multiverso empleados en otras narrativas, su uso sí le permite ser mucho más filosófico al respecto. Por esta razón, tanto la obra literaria como la serie cuentan con una gran base de seguidores que hasta hoy disfrutan de este planteamiento de mundos alternos.

No te vayas sin leer: El multiverso según Wonder Woman 1984

Ver Video