Murió Kirstie Alley, la actriz de Mira quién habla y Cheers

Kirstie Alley
Kirstie Alley - Créditos: @GROSBY GROUP

Durante la noche del lunes trascendió la noticia que confirma la muerte de Kirstie Alley a los 71 años. A través de su cuenta personal de Twitter, sus hijos informaron del fallecimiento de la querida actriz, que en Estados Unidos ganó una enorme popularidad por su trabajo en la sitcom Cheers, y que el resto del mundo conoció a través de su protagónico en la saga de películas Mira quién habla.

En ese comunicado publicado a través de redes sociales, True y Lillie Parker informaron que su madre murió debido a un cáncer. En ese texto, ambos hijos de la actriz detallan: “A todos nuestros amigos, que se encuentran alrededor del mundo, nos entristece informar que nuestra increíble, feroz y amada madre falleció luego de una batalla contra un cáncer, que fue descubierto recientemente. Ella se encontró rodeada de su familia más cercana, y peleó con gran entereza, dejándonos con la certeza de su alegría eterna de vivir, y de cualquier aventura que la aguardara. Igual de icónica que fue en pantalla, ella supo ser una madre y abuela aún más asombrosa. Estamos agradecidos al increíble equipo de doctores y enfermeras que la cuidaron”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por último, el texto concluye: “El entusiasmo y pasión por la vida, por sus hijos, sus nietos, y sus muchas mascotas, y eso sin mencionar el eterno disfrute que sentía al crear, no tuvieron igual y nos dejan inspirados de vivir la vida a pleno, como ella supo hacer. Les agradecemos por su amor y plegarias y les solicitamos su respeto por nuestra privacidad, en este momento tan difícil. Con amor siempre, True y Lillie Parker”.

Sus comienzos en la industria

Nacida el 12 de junio de 1951, Kirstie Alley era una apasionada de la decoración de interiores . Si bien la actuación le interesaba, su adolescencia consistió principalmente en perseguir el sueño de dedicarse profesionalmente a ese rubro. En la búsqueda por avanzar en esa profesión, se mudó a Los Ángeles, donde pronto se encontró participando de distintos castings para pequeños papeles en series y películas que le permitieran solventar su día a día. De ese modo, en 1979 hizo su primera aparición en la pantalla chica, en un episodio de la serie Quark. Fue un cameo anónimo, su nombre ni siquiera figuró en los créditos.

En 1982, luego de un choque en el que murió su madre y su padre quedó gravemente herido, la vida profesional de Kirstie atravesó un profundo cambio. Aunque ser actriz profesional no era el gran objetivo de su vida, su carrera dio un salto cuando fue elegida para integrar el elenco del film Star Trek II: la ira de Khan. En ese largometraje, uno de los mejores de la saga, interpretó a Saavik, un personaje que, aunque no volvió a personificar (según dicen, porque para las secuelas le ofrecieron un salario inferior), fue una carta de presentación inmejorable.

Poco a poco, Alley comenzó a tener una presencia sostenida en pantalla, y aunque los roles importantes aún no llegaban, el trabajo le aportaba un sueldo para vivir. Y así fue como participó de El crucero del amor, Champions y Runaway: brigada especial. Entre 1983 y 1984, Kirstie obtuvo su primer protagónico en la serie de acción Mascarada, que fue cancelada después de una temporada.

Luego de algunos roles menores en otras series, en 1987 llega su oportunidad de oro, cuando le ofrecen sumarse a Cheers, la popular sitcom que lideraba los ratings de Estados Unidos. Su personaje, Rebecca Howe, la nueva mánager del bar en el que transcurría la historia, debutó en la sexta temporada de esa ficción y los fans de la tira respondieron inmediatamente a su carisma y sentido del humor. Su personaje, la nueva mánager del bar en el que transcurría la historia, debutó en la sexta temporada y permaneció hasta el final de esa sitcom, en mayo de 1993.

Una madre inolvidable

De las muchas ofertas que recibió Alley gracias a su nueva fama, hubo una que le interesó especialmente. Se trataba de una película sobre una mujer que decide criar sola a su bebé, fruto de una relación que mantenía con un hombre casado. El atractivo de esa película era su tono de comedia y que el principal relator era un bebé. Y así fue como se convirtió en Mollie, la madre de Mira quién habla, una comedia para la que compartió protagónico con John Travolta, actor cuya popularidad por entonces estaba en declive (una tendencia que revirtió gracias a su papel en 1994 con Tiempos violentos, de Quentin Tarantino). La otra gran estrella del film, era Bruce Willis, que le ponía su voz al bebé.

Estrenada en 1989, este film dirigido por Amy Heckerling (una realizadora dueña de una mirada muy afilada) fue uno de los mayores sucesos de taquilla de ese año. Con una inversión de apenas ocho millones de dólares, Mira quién habla recaudó casi 300 millones.

Mira quién habla tuvo dos secuelas, estrenadas en 1990 y 1993, aunque el impacto no fue el mismo que el de la primera parte. Por esos años, ella protagonizó otras películas que tuvieron mayor o menor éxito, como Madhouse y Hay un muerto en mi cama. En 1995 hizo la remake de El pueblo de los malditos, en donde compartió pantalla con Christopher Reeve y en 1997 trabajó para Woody Allen en el film Los secretos de Harry.

Ese mismo año, Alley protagonizó su último proyecto importante: Veronica´s Closet, una sitcom que contaba con el atractivo de ser creada por la misma dupla detrás de Friends, David Crane y Marta Kaufmann. A pesar de las expectativas, la comedia no obtuvo el rating esperado, y fue cancelada en 2000 luego de tres temporadas.

El comienzo del siglo XXI se mostró muy difícil para la actriz. Su carrera en cine llegó a un punto muerto y sus proyectos televisivos, como la comedia Fat Actress, apenas duraron un puñado de episodios.

Entre 2011 y 2012, Alley participó del ciclo Dancing with the Stars, y estuvo al frente del reality Kirstie Alley´s Big Life, en el que documentaba el procesó que atravesó para bajar de peso. Su última aparición en la pantalla chica fue en la temporada 2022 de la versión de Estados Unidos de ¿Quién es la máscara?

Madre de dos hijos adoptivos, True y Lillie, y orgullosa abuela, la muerte de Kirstie causó un profundo impacto en el mundo del espectáculo, y sus fans alrededor del mundo lloran la perdida de una talentosa actriz que encontró en la comedia su principal fortaleza.