Anuncios

Naomi Campbell tiene una nueva ilusión: el productor saudí Mohammed Al Turki

Mohammed Al Turki y Naomi Campbell en un evento de la industria de la moda credit:Bang Showbiz
Mohammed Al Turki y Naomi Campbell en un evento de la industria de la moda credit:Bang Showbiz

Naomi Campbell siempre ha hecho todo lo posible para proteger al máximo su vida privada. A día de hoy, la estrella de las pasarelas sigue sin revelar los nombres de sus dos hijos, de los que tampoco ha precisado si nacieron o no a través de un vientre de alquiler. Y sobre su vida amorosa, la modelo mantiene un silencio sepulcral. Sin embargo, fuentes de su entorno han dado a conocer ahora que la maniquí, de 53 años, habría recuperado la ilusión de la mano de un empresario y productor cinematográfico saudí: Mohammed Al Turki, de 37 años.

El diario The Sun asegura que la pareja lleva varias semanas afianzando su relación en Dubái, donde él tiene su centro de operaciones. Asimismo, su romance se estaría consolidando gracias a su pasión compartida por la moda. "Han intimado por su amor por la moda y el arte, y tienen muchos amigos en común. Naomi ha estado en Dubái y nunca se le había visto tan feliz", ha explicado un informante al periódico.

Sus allegados no se atreven todavía a augurar un gran futuro a la pareja, pero las primeras señales son prometedoras. "Naomi es muy selectiva con la gente de su círculo. Pero pasan mucho tiempo juntos y se nota que saltan chispas entre ellos. Aunque lo suyo no sea más que una amistad en este punto", matizan. Sólo el tiempo dirá si Naomi Campbell se anima a hacer público su nuevo idilio, como ya hiciera con su última pareja conocida, el empresario ruso Vladislav Doronin, entre los años 2008 y 2013.

En los últimos meses, Naomi Campbell ha venido compartiendo, de forma muy medida, algunos detalles de su flamante etapa en la maternidad. A su paso por el programa de la televisión italiana 'Che tempo che fa', la modelo reveló que sus dos retoños, una niña de dos años y un niño que acaba de cumplir ocho meses, habían sido bautizados en Milán con la inestimable ayuda de dos amigos muy queridos, los diseñadores Stefano Dolce y Domenico Gabbana. "Esta foto es de hace unas semanas, para el bautizo de mi hijo. Stefano y Domenico nos dieron los vestidos. Mis dos hijos fueron bautizados, fue algo hermoso", señalaba.