Anuncios

El “niño Disney” que inspiró Peter Pan y terminó consumido por el olvido, la heroína y el delito

Bobby Driscoll encontró en Peter Pan su último gran papel, protagónico que luego le fue arrebatado por Disney. Durante el resto de sus días, se dedicó al consumo de drogas y robo
Bobby Driscoll encontró en Peter Pan su último gran papel, protagónico que luego le fue arrebatado por Disney. Durante el resto de sus días, se dedicó al consumo de drogas y robo

En mayo de este año, Disney estrenó “Chip y Dale: Al Rescate”, la secuela de la serie de televisión homónima de acción y comedia. Con una calificación de 7.2 puntos sobre 10 y más de 13.000 calificaciones en el portal IMBD, a la creación cinematográfica no lo está yendo del todo mal.

Sin embargo, parece que la película podría tener un oscuro trasfondo en uno de sus personajes, el cual estaría referenciando a una de las más grandes estrellas dentro de la compañía creada creada por Walt Disney. No está demás decir que la persona involucrada sufrió un trágico destino.

La polémica que desató “Chip y Dale”

La nostalgia que despierta en los espectadores ver cameos de personajes de otras películas como “Cars” (2006), “La bella y la bestia” (1991), “La Sirenita” (1989), y hasta “Peter Pan” (1953) garantizó buenas críticas a los largometrajes de 2022. Sin embargo, en la película “Chip y Dale”, esto no ocurrió de esa manera.

En el film, cuya trama se basa en las resolución de una investigación policíaca, se topan con un “Peter Pan” viejo, con barba y gordo que les cuenta que, una vez dejó el país de ‘Nunca jamás’, creció y su fama comenzó a caer en picada; hechos que lo orillaron a la criminalidad y el descuido de su aspecto físico.

La aparición de este personaje generó múltiples reacciones entre los espectadores, ya que su historia es similar a lo que vivenció el actor de voz Bobby Driscoll, quien sirvió como inspiración de la filmografía original e hizo el doblaje de la película que salió al mercado en 1953.

Driscoll fue una estrella de Disney que se hizo famosa desde que era muy pequeña. Su camino en el cine estadounidense inició cuando logró quedarse con el papel protagónico de la controvertida película “Canción del sur” (1946). En este entonces tenía tan solo nueve años de edad.

Increíblemente, a los 13 años se hizo ganador de su primer y único Premio Óscar, galardón que obtuvo gracias a su papel de “Jeremiah” en “So Dear to My Heart” (1948). Desde ese momento, fue fichado por la empresa del reconocido ratón Mickey Mouse para ser el protagonista de varias cintas más.

Pero al igual que al Peter de “Chip y Dale”, a Driscoll también le fueron pasando los años y sus rasgos de niño fueron abandonando su delicado rostro. Irónicamente, el último papel que hizo el joven actor fue la voz de “Peter Pan” para la película del mismo nombre. Y hasta se inspiraron en él para el modelo físico.

Un salto al vacío

En un giro inesperado y tal vez un poco cruel, luego de su participación en dicha película, Disney canceló el contrato que tenía con el artista y no lo volvió a contratar en el futuro. Así lo relata el actor Billy Gray, amigo de Driscoll: “Realmente no se recuperó de haber sido abandonado por Hollywood”.

Lo golpeó duro. Era un adicto a la heroína. Fue trágico y no había mucho que pudiera hacer al respecto. Era fuerte, tenía un buen intelecto y debería haberlo sabido usar mejor. Pero esa fue una elección que hizo”, detalló Grey a continuación en varias entrevistas que brindó a medios estadounidenses.

Aunque consiguió pequeños papeles en programas de televisión como “Dragnet y Rawhide” (1959), esto no le alcanzó para alejarlo del mundo de la criminalidad y las drogas. Un artículo de The New York Times de 1959 tituló por primera vez: “Bobby Driscoll, arrestado”. Por desgracia, no fue la única vez que ocurrió.

En los años venideros, sería detenido varias veces por posesión de drogas, asalto y robo. Su vida amorosa tampoco era mejor. Conoció a Marilyn Jean Rush, una joven de 19 años, en Manhattan Beach y aunque la joven pareja tuvo tres hijos, se separó definitivamente luego de tener problemas de convivencia.

En una entrevista a Los Ángeles Times, el mismo Driscoll contó lo que vivía: “No estoy muy seguro de por qué empecé a usar narcóticos. Tenía 17 años cuando experimenté por primera vez con el material. En poco tiempo estaba usando todo lo que estaba disponible... principalmente heroína, porque podía pagarla”.

No pudiendo encontrar ningún respaldo económico y/o manera de subsistir, el joven que interpretaba a “el niño que nunca envejece” se mudó a Nueva York después de pasar por un largo proceso de rehabilitación. Aun así, su intento por buscar un futuro mejor no funcionó como esperaba.

Los últimos días de “Peter Pan”

En 1968, el cuerpo de Driscoll fue descubierto en Greenwich Village por unos niños que jugaban en un edificio abandonado. Como informaba un artículo de Sarasota Herald-Tribune en 1972, fue enterrado en una fosa común del Bronx al no encontrarle una identificación ni nadie que lo reclamara.

Tuvieron que pasar dos años para que la madre de Bobby, Isabelle Driscoll, se diera cuenta de que quien había fallecido era su hijo. Poco después fue revelada también la causa de su muerte: una insuficiencia cardíaca causada por complicaciones de su consumo de drogas.

Portada de "Sarasota Herald-Tribune" en 1972
Sarasota Herald-Tribune


Portada de "Sarasota Herald-Tribune" en 1972 (Sarasota Herald-Tribune /)

“Bobby nos llamó una vez desde Nueva York y nos dijo que estaba pasando una época dura para conseguir trabajo, ninguno de los estudios lo contrataban porque él había consumido drogas”, dijo Isabelle al mismo medio gráfico que divulgó la información sobre su sepultura.