Anuncios

Nuera de Maribel Guardia combate enfermedad mental

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Maribel Guardia y su nuera Imelda Garza Tuñón siguen viviendo el duelo tras la muerte de Julián Figueroa hace siete meses, la actriz ha confesado en diversas ocasiones que a pesar de la tristeza que siente por la ausencia de su hijo, se enfoca en la vida y en que quiere disfrutar de su nieto José Julián, con quien recientemente compartió unas fotografías con el árbol de Navidad.

Guardia, quien ha arropado a Imelda como si fuera su hija, dio de qué hablar recientemente porque se propagó la versión de que estaría en plena crisis matrimonial con su esposo Marco Chacón, sin embargo, a pesar de que esa versión la dio a conocer la madre de Imelda, Maribel aclaró que es mentira y que ella y su esposo se encuentran juntos y felices.

Sobre esto, Garza Tuñón fue cuestionada, y al programa "De primera mano" respondió que su madre hizo mal al mentir sobre el asunto, además de que fue criticada por el comentario que hizo en una foto de Maribel, donde la actriz aparece con su nieto.

"Lo peor es que ella ve a su hijo en mi nieto", escribió la madre de Imelda en Instagram; a pesar de ello, la joven que está probando suerte en la música, confesó que ama tanto a Maribel Guardia como a su madre, quien le ofreció una disculpa tras lo ocurrido.

Imelda Garza lucha contra enfermedad mental

Imelda Garza Tuñón confiesa que aún no le cae el veinte de lo que ha pasado tras la muerte de su pareja y padre de su hijo Julián Figueroa, fallecido en abril de 2023; reconoce que ya se cuenta poco mejor emocionalmente, sin embargo, detalló que lucha contra una enfermedad mental, el trastorno bipolar paranoide.

"Estoy más estable que antes, pero… tengo trastorno bipolar paranoide, entonces tengo que tomar seis pastillas en la noche, dos pastillas en la mañana, y aún así, con ese control, de repente me da un bajón que no quiero salir tres días de mi cuarto y de repente me da para arriba y dejo de dormir cuatro días y no como", confesó.

De acuerdo con el National Institute of Mental Hearth, las personas con este trastorno tienen episodios maníacos o estados de ánimo inusualmente elevados en los que pueden sentirse muy felices, irritables o "animados", y en los que hay un marcado aumento en el nivel de actividad. También pueden tener episodios depresivos, en los que se sienten tristes, indiferentes o sin esperanza, combinados con un nivel de actividad muy bajo.

Sobre este padecimiento, Imelda admitió que se desencadenó tras la repentina muerte de Julián, pues no asimila qué es lo que ha pasado tras su fallecimiento.

"Tiene mucho que ver con lo que pasó con Julián; va pasando más tiempo y la verdad es que no he asimilado que han pasado siete meses, siento que esto pasó hace un mes y medio, mi mente no racionaliza qué ha pasado en todo ese tiempo, desde que falleció hasta ahorita".