Con Oscar Isaac como Francis Ford Coppola, una película contará los secretos del rodaje de El padrino

LA NACION
·5  min de lectura

Francis And the Godfather (Francis y El Padrino) es el título de la película que promete asomarse a todos los entretelones, detalles no revelados y secretos de la concepción, la producción y el rodaje de una de las mejores obras del cine de todos los tiempos. El proyecto marca la vuelta a la dirección de Barry Levinson, uno de los más destacados directores del cine estadounidense de las últimas décadas, y tendrá como protagonistas a Oscar Isaac y Jake Gyllenhaal.

Isaac personificará a Francis Ford Coppola, director de El padrino, y Gyllenhaal será Robert Evans, el famoso productor de Hollywood (y hombre fuerte por entonces de los estudios Paramount) que decidió arriesgarse al convocar al joven realizador de 31 años para llevar adelante un proyecto de destino incierto, en uno de los momentos más convulsionados de la industria de Hollywood en toda su historia.

Netflix: los estrenos de series en octubre de 2020

"De la locura de esa producción y contra todos los pronósticos surgió una película clásica", señaló Levinson al darse a conocer el proyecto. El eje argumental será la sucesión de enfrentamientos, desencuentros y verdaderas batallas protagonizadas por Coppola y Evans durante el largo rodaje de la película (duró seis meses, entre marzo y septiembre de 1971) y el posterior proceso de montaje, el momento de mayores diferencias entre realizador y productor.

El padrino - Trailer - Fuente: YouTubeTrailer de El Padrino - Fuente: YouTube

Los libros que testimonian esa época, como Easy Riders, Raging Bulls, de Peter Biskind, recuerdan que Coppola en ese momento no tenía pergaminos suficientes para llevar adelante ese proyecto sin contar con el respaldo de un productor poderoso como Evans. Pero a su vez éste tenía sus propias ideas y ambos chocaron más de una vez en el armado del elenco. En ese libro se cita por ejemplo a Coppola como gran ganador de la batalla del casting, la primera de muchas. "Tras toda esa tensión, terminé de seleccionar a los actores y tuve a Marlon Brando y Al Pacino. Si no hubiera peleado habría hecho una película con Ernest Borgnine y Ryan O'Neal ambientada en los años 60", relató el director.

Michael sucumbe a las imposiciones familiares en El Padrino - Fuente: YouTubeAl Pacino en El padrino - Fuente: YouTube

En aquel momento se dijo, entre otras cosas, que Evans no estaba para nada convencido del potencial de Pacino en el papel de Michael Corleone, pero finalmente aceptó el criterio inicial del director luego de muchas discusiones. Coppola también logró imponer a Brando como Vito Corleone, a James Caan como Sonny y a Robert Duvall como el consigliere Tom Hagen. Las dudas de Evans sobre Brando se mantuvieron hasta el final, porque el actor tenía un comportamiento inesperado, hacía mucho tiempo que no protagonizaba una película de éxito y nadie podía anticipar qué podría pasar con él dentro de un set como el de El padrino. Finalmente se llevó el Oscar al mejor actor.

La otra gran fuente de conflictos que se espera quede revelada en la película tuvo que ver con el costo de la producción. Paramount tambaleaba con una situación financiera endeble y los actores terminaron cobrando honorarios muy por debajo de las producciones de su tipo. Con el tiempo y el éxito de la película todos quedaron reivindicados, con Evans a la cabeza. El productor siempre se jactó de haber logrado salvar al estudio con esta película que, según propia confesión, hasta le costó el divorcio. Según cuenta Biskind, Evans tuvo que dedicarse full time al montaje de El padrino y no pudo estar en ningún momento cerca de su esposa, la actriz Ali MacGraw, que en ese momento comenzaba un romance secreto con Steve McQueen mientras ambos rodaban juntos la película La fuga.

Se cuenta también que el proyecto de El padrino enfrentó otro tipo de dificultades. Desde un primer guion firmado por Mario Puzo en el que la acción no transcurría en Nueva York, sino en Kansas City, hasta las presiones de algunos integrantes de la comunidad italoamericana, enojados por el retrato que se iba a hacer de esa colectividad en la película. Algunos trapos sucios de la verdadera mafia de origen italiano en Estados Unidos iban a aparecer revelados por primera vez allí.

Según Deadline, el portal de noticias de Hollywood que fue el primero en revelar este proyecto, Francis Ford Coppola dio de inmediato su aprobación. "Cualquier película que haga Barry Levinson sobre cualquier tema será interesante y valdrá la pena", se cita allí al realizador, que será una de las grandes figuras de la película, ahora convertido en personaje de ficción.

El padrino: todas las pesadillas que se vivieron en el rodaje de esta obra maestra

Cuando falta muy poco para la celebración de sus bodas de oro (se estrenó el 14 de marzo de 1972 en Estados Unidos y el 20 de septiembre del mismo año en la Argentina), El padrino sigue alimentando nuevas miradas e historias. La película que dirigirá Levinson se suma al reciente anuncio de una serie dramática que girará alrededor de las memorias de Albert Ruddy, uno de sus productores. Y al mismo tiempo, Coppola comenzó a trabajar en una nueva versión de El Padrino III, que incluye la restauración de la imagen y el sonido, y también cambios sustanciales en el montaje, sobre todo al comienzo y en el final. Coppola espera dejarla terminada en diciembre para que el estreno pueda coincidir con los 30 años de su lanzamiento original.