Anuncios

Oscars: Las 10 peores ganadoras a la Mejor Película de todos los tiempos

Para ganar un Oscar a la Mejor Película, una película tiene que tener algo.

Solo 90 películas en la historia han recibido este premio. No son votadas por los excéntricos miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que eligen los Globos de Oro, ni por grupos de críticos especializados, sino por los 6.000 miembros de la Academia. Es decir, la decisión la toman las destacadas personalidades de la industria.

A veces, sin embargo, toman algunas decisiones desconcertantes.

Para cuando los Oscar llegan al final del proceso de premiación, una mentalidad de rebaño tiende a haberse establecido.

Cuando todo el mundo ya ha votado en todas las demás entregas de premios por, por ejemplo, The King’s Speech o The Shape of Water, los miembros de la Academia hacen lo mismo. Es raro que la ganadora de Mejor Película sea una completa sorpresa.

No obstante, algunas películas cuestionables han robado la gloria que legítimamente pertenecía a alguien más.

A continuación, los 10 peores ganadores del premio más prestigioso de Hollywood

10. The Life of Emile Zola

El prestigio cuenta en los Oscar. Es por eso que una pesada película biográfica literaria como The Life of Emile Zola de alguna manera ganó el premio principal en los Oscar de 1937. Es un trabajo sólido y digno, con una actuación grandiosa de Paul Muni (debajo de una gran barba) como el novelista francés. La idea, sin embargo, de que es una de las “pocas películas realmente grandes de todos los tiempos”, como sugería su propia publicidad, es claramente idiota.

9. Rocky

Sylvester Stallone como Rocky Balboa (MGM/Rex)
Sylvester Stallone como Rocky Balboa (MGM/Rex)

Puede parecer grosero atacar a alguien en desventaja como Rocky, pero esta fue una de las que no merecían ser Mejor Película. Los votantes de la Academia en 1976 actuaron como si estuvieran aturdidos y hubieran pasado demasiado tiempo en el ring con Apollo Creed. El problema de su victoria no fue tanto la película en sí, sino los otros nominados que fueron pasados por alto a su favor. Taxi Driver, All the President's Men y Network seguramente tenían más derecho a la estatuilla de ese año.

8. Around the World in 80 Days

Este fue un diario de viaje perfectamente agradable y de gran presupuesto, pero no se puede evitar sospechar que su Oscar a la Mejor Película tuvo más que ver con las habilidades de marketing y promoción de su productor, Mike Todd, que con cualquier brillantez en su realización cinematográfica. Fue dirigida por el inglés Michael Anderson, anteriormente mejor conocido por The Dam Busters, y contó con David Niven como el intrépido viajero Phileas Fogg, quien apuesta a que puede viajar alrededor del mundo en poco más de dos meses.

7. Crash

Crash de Paul Haggis es un estudio decente y bien intencionado de las consecuencias del racismo y la violencia en Los Ángeles contemporáneos. Se hizo de forma independiente y contó con un gran elenco, todos con sinceras interpretaciones. Sin embargo, Robert Altman había cubierto mejor un territorio similar en Short Cuts y persistía la sensación de que había ganado el premio a la Mejor Película porque algunos votantes de la Academia estaban decididos a no dar el Oscar al western contemporáneo de temática gay Brokeback Mountain.

6. Chicago

Renee Zellwegger en el musical de Kander y Ebb Chicago (Rex Features)
Renee Zellwegger en el musical de Kander y Ebb Chicago (Rex Features)

Rara vez se gana un Oscar sin una fuerte campaña de marketing. El ahora deshonrado distribuidor/productor Harvey Weinstein conocía los secretos para conseguir que los votantes de la Academia estuvieran de su lado mejor que nadie en la industria. Ya sea por el enfoque tipo Blitz de la publicidad en la prensa especializada, por la sincronización de las proyecciones de los premios, por la forma en que mantuvo a las estrellas de la película frente a los medios o por su implacable cortejo a los miembros de la Academia, podría decirse que fue tan importante para el éxito en los Oscar del mediocre musical Chicago como cualquiera de los talentos creativos detrás de él.

5. A Beautiful Mind

No es mala. Es una historia de amor que trata la enfermedad mental y las matemáticas (ninguno de los dos son temas que Hollywood suele abordar). Russell Crowe ofrece una excelente actuación como John Nash, el cerebrito ganador del premio Nobel con una mente hermosa pero inestable. Sin embargo, la película biográfica de Ron Howard no es un clásico. Ganó su Oscar a la Mejor Película en un año inusualmente pobre.

4. Marty

Marty, la ganadora de 1955, ni siquiera es la mejor versión de su propio tema. Esta historia, escrita por el gran Paddy Chayevsky, sobre un carnicero ítalo-estadounidense emocionalmente reprimido del Bronx que busca el amor, ya se había hecho como un drama televisivo en vivo el año anterior. En la versión para la pantalla chica, Rod Steiger hizo una actuación extraordinaria en el papel principal. Ernest Borgnine en la versión cinematográfica no puede evitar parecer un segundón para cualquiera que haya visto a Steiger en el mismo papel. Mientras que Borgnine convierte a Marty en una figura digna de lástima, Steiger lo convirtió en un héroe trágico en toda regla.

3. Out of Africa

Recordarán los flamencos rosados y todas esas escenas de hermosos paisajes de Kenia que parecían sacadas de un documental de historia natural de David Attenborough. Nunca olvidaremos el acento excéntrico de Meryl Streep como la baronesa y autora danesa Karen Blixen (”Tenía una granja en África al pie de las colinas de Ngong”). Sin embargo, esto es cursi y difícilmente merece su Oscar.

2. Braveheart

 (Rex Features)
(Rex Features)

Esta conmovedora epopeya medieval con ambientación escocesa (pero parcialmente filmada en Irlanda) es famosa por sus escenas del ejército de William Wallace con las caras azules levantando sus faldas escocesas y mostrando sus traseros. Independientemente de cuán preciso sea esto como historia, formó parte de los debates que se llevaban a cabo sobre la devolución y la independencia escocesa. La película también aportó su granito de arena al negocio del turismo escocés. Mel Gibson sabe cómo montar una escena de batalla. Si eso califica a su película para un Oscar a la Mejor Película es otra cuestión.

1. The Greatest Show on Earth

Desde un punto de vista ventajoso, 67 años después, la decisión de otorgar el Oscar a la Mejor Película a la epopeya circense de Cecil B. DeMille en 1952 es realmente desconcertante. Es casi seguro que los espectadores británicos que la hayan visto lo hayan hecho en la televisión (donde su tiempo de ejecución de 152 minutos la hizo útil para llenar los vacíos en el programa). Tiene un elenco decente y algunas acrobacias razonables, pero los votantes de la Academia seguramente estaban bromeando cuando la eligieron sobre otros nominados en el mismo año que han envejecido mucho, mucho mejor, como High Noon y The Quiet Ma .

Sigue la cobertura más reciente de los Oscar de The Independent aquí.