Anuncios

Pamela Anderson nunca vio su vídeo sexual con Tommy Lee ni verá la serie basada en su filtración

Pamela con su hijo Brandon en su documental para Netflix credit:Bang Showbiz
Pamela con su hijo Brandon en su documental para Netflix credit:Bang Showbiz

La serie acerca del vídeo sexual de Pamela Anderson y su antiguo esposo Tommy Lee ha sido una de las más comentadas del año tanto por la increíble caracterización de los protagonistas, Lily James y Sebastian Stan, como por las escenas más explícitas y su tono gamberro. Sin embargo, para la antigua estrella de 'Los vigilantes de la playa' ha sido una auténtica pesadilla hecha realidad incluso sin haberla visto, porque la mera idea de hacerlo la pone enferma.

"No tengo ningún deseo de verlo. Nunca vi la cinta, y tampoco voy a ver esto", asegura en su documental 'Pamela, A Love Story'.

Pamela se enteró de la existencia de la serie cuando sus hijos -Brandon, de 26 años, y Dylan, de 25- le contaron que se había dado luz verde a un proyecto acerca del robo de las cintas caseras que ella había grabado con el padre de los dos jóvenes y que fueron editadas para comercializarlas como el primer vídeo sexual protagonizado por una celebridad.

Esa información le obligó a revivir una época traumática que nunca revisitaba: "Lo bloqueé de mi vida. Tuve que hacerlo para sobrevivir, de verdad. Era un mecanismo de supervivencia. Y ahora que todo está surgiendo de nuevo, me siento enferma. Siento lo mismo que cuando robaron la cinta. Básicamente, es como si te dijeran que era solo una cosa, una propiedad, como si pertenecieras a los demás."

La versión que ofrecieron desde Hulu es que tanto los productores como la protagonista de la serie, Lily James, trataron de ponerse en contacto en varias ocasiones con Pamela para solicitar su bendición y, en el caso de la actriz que se iba a meter en su piel, también para pedirle consejo acerca de cómo abordar su interpretación.

La aludida no ha desmentido directamente esa información, pero sí insiste en que debería haberse contado con su consentimiento explícito antes de grabar la serie porque nadie puede imaginarse lo que vivió en la intimidad al ver los momentos más íntimos de su matrimonio expuestos ante el mundo. Sus hijos, que también participan en el documental, no quieren descubrir esa historia a través de lo que otros puedan contar al respecto, por mucho que lo hayan hecho con la mejor de las intenciones.

"¿Por qué sacar a relucir algo de hace 20 años que sabes que va a destrozar a alguien? Fue la peor parte de su vida y hacer una especie de comedia con ello no tiene sentido", ha lamentado Dylan.

Para que quede claro, Pamela no le guarda ningún rencor a Lily James porque sabe que solo estaba haciendo su trabajo, pero no puede decir lo mismo de los creadores de la serie y tampoco cree que se merecieran una nominación a los Emmy: "Es algo más que me han robado", lamenta.