Películas en movimiento: ocho títulos ambientados en trenes, autos, barcos y más para ver después de Tren bala

·7  min de lectura
Keanu Reeves y Sandra Bullock en el film de Jan de Bont, Máxima velocidad (1994)
Keanu Reeves y Sandra Bullock en el film de Jan de Bont, Máxima velocidad (1994)

En Tren Bala, el último film protagonizado por Brad Pitt, la acción transcurre arriba de un vehículo que alcanza grandes velocidades. Y ese espacio, se convierte en un personaje más en el marco de una explosiva historia. Por ese motivo, y con ese título como excusa, repasamos ocho relatos que suceden sobre algún tipo de transporte, al que convierten en el motor de la trama.

Máxima velocidad (1994)

Máxima velocidad ganó una renovada popularidad debido a que Quentin Tarantino la mencionó entre sus favoritas de los últimos treinta años. Y es cierto, este film de Jan de Bont es una verdadera gema del cine de acción sobre ruedas. Keanu Reeves compone a un policía cuya misión es evitar que la velocidad del colectivo que tripula baje de ochenta kilómetros por hora: caso contrario, explotará una bomba que lleva a bordo. Esta premisa da pie a dos horas de mucha intensidad, en las que de Bont se apoya en la química entre Reeves y Sandra Bullock para ensamblar una trama que revela a un ómnibus como una herramienta narrativa de un poder innegable. Tarantino tiene razón, y con casi tres décadas a cuestas, Máxima velocidad aún es una pieza de gran impacto. Disponible en Star+.

Snowpiercer (2013)

Algunos años antes de Parásitos, Bong Joon-Ho tomó como base una historieta francesa para llevar adelante un film de acción vistoso en la ejecución de sus peleas, y de una lectura política contundente. En un mundo futurista, las catástrofes climáticas hicieron al planeta inhabitable, y los últimas humanos viven dentro de un tren, que se encuentra en constante movimiento y atraviesa planicies congeladas. Dentro del transporte, las clases sociales están brutalmente divididas: los ricos disfrutan de abundantes de lujos en los vagones delanteros, mientras que en los últimos se encuentran personas hacinadas, sobreviviendo en condiciones de dramática precariedad. Y ante esa injusticia, Curtis (Chris Evans) encabeza una revuelta con el objetivo de llegar hasta la locomotora, y descubrir esa mano invisible que domina el tren. Con una estructura de niveles, en la que cada vagón representa una nueva amenaza, Snowpiercer es una gran película, en la que Bong despliega su fascinante universo visual. Disponible en Amazon Prime Video.

La diligencia (1939)

En 1939, John Ford marcó un quiebre en el western a través de un relato engañosamente sencillo. La historia giraba alrededor de un viaje en diligencia, que reunía a un grupo de personajes que renovaban los estereotipos del lejano oeste, dándoles una vuelta de tuerca. De esa forma, estaba la prostituta de buen corazón, un prófugo con un inesperado sentido de la justicia, o un comerciante sin demasiados escrúpulos, entre otros. La diligencia no solo catapultó la carrera de John Wayne, sino que también renovó al western como género. Mediante una historia a bordo de un vehículo ícono de ese período, y sentando las estructuras de una esquema que aún hoy perdura, esta película es una de las grandes obras maestra de Ford (algo que no es poco decir). Y quizá las pautas base de este subgénero, con aventuras atravesadas por la presencia de un vehículo, forme parte de esa lista infinita de elementos que el cine le debe a este autor. Disponible en QubitTV.

Momento crítico (1996)

Aunque se trata de una película que no asume demasiado riesgos, y su evolución y desenlace está lejos de romper el molde, hay algo en Momento crítico que resulta de gran atractivo. El director Stuart Baird conoce a fondo los mecanismos del cine de acción, y pone en el centro de escena a una agente de escritorio, que termina liderando una misión para desactivar un complot terrorista, a bordo de un vuelo comercial. De esa forma, Kurt Russell interpreta a un tímido personaje, que por fuerza de las circunstancias, no tiene más remedio que convertirse en un héroe de acción. Momento crítico transcurre enteramente sobre un avión, y a través de esa trama de terroristas y agentes de seguridad, desarrolla una historia predecible, pero dueña de un nervio que resulta fascinante. Disponible en Apple TV.

Serpientes en el avión (2006)

Una premisa descabellada dio origen a una de las producciones más inclasificables del Hollywood de siglo XXI. Casi como un chiste, un empleado de la universidad de Pittsburgh que jamás había escrito un guion se preguntó qué sucedería si un vuelo comercial fuera invadido por peligrosas serpientes. Inesperadamente, ese concepto tomó forma hasta convertirse en un largometraje, que protagonizó Samuel L. Jackson. Con un espíritu clase B interesado solo en el disfrute, Serpientes en el avión convierte al vehículo del título en un verdadero nido de víboras. Y quien se interpone contra todas ellas, es el temerario agente Flynn (Jackson), quien llevará a cabo una desbocada cacería a lo largo y ancho de ese Boeing. Sin lugar a dudas, una pieza de una libertad encantadora, de esas que ya no abundan en la industria. Disponible en HBO Max.

¿Y dónde está el piloto? (1980)

Aunque acá el tono esté muy lejos de la acción y los grandes tiroteos, negarle un lugar a ¿Y dónde está el piloto?, en una lista de películas sobre transportes sería una injusticia absoluta. Esta comedia de los hermanos David y Jerry Zucker, junto a Jim Abrahams, es una oda a la anarquía, una pieza de relojería que busca el impacto humorístico constante. Todo es susceptible de convertirse en materia de chiste para el equipo creativo detrás de este film, como en este caso es un vuelo, en el que los pilotos sufren una intoxicación alimenticia. Y así como en Top Secret el disparador era el cine de espías, aquí es el género catástrofe el que sirve como trampolín para tejer situaciones absurdas, atravesadas por un humor salvaje, que utiliza a un avión como marco de su historia. Disponible en Amazon Prime Video.

A prueba de muerte (2007)

A prueba de muerte no es el Tarantino más representativo para un sector del público. Y ese es un gran error. La película protagonizada por Kurt Russell, Zoe Bell, Mary Elizabeth Winstead y Rosario Dawson es una sentida carta de amor al cine fierrero en la línea de Vanishing Point o Two Lane Blacktop, dos clásicos tuerca de los años setenta. Y Tarantino mezcla ese amor por los coches, le agrega una merecida reivindicación de una de las dobles de riesgo más importantes de la industria (la mencionada Zoe Bell), y pone en marcha un relato de amor hacia los autos. A prueba de muerte no es cine en movimiento, es más bien cine a mil kilómetros por hora, acumulando adrenalina y proponiendo el mundo de los fierros, como fuente de placer cinéfilo. Disponible en Apple TV.

Alerta máxima (1992)

Un verdadero clásico de la era VHS, este film en el que Steven Seagal interpreta a un chef devenido en héroe todoterreno era un alquiler obligatorio de los sábados en el videoclub. El gran protagonista es un imponente buque de la Marina de Estados Unidos, asaltado por un grupo de terroristas. Como es de esperar, cuando los villanos creen tener todo bajo control, un cocinero de nombre Casey Ryback se revela como un experto luchador que termina por desbaratar sus planes. Alerta máxima está lejos de ser una obra maestra, pero indudablemente es el gran testamento de Seagal en su mejor etapa. Aquí la yapa es la presencia de un “preOscar” Tommy Lee Jones, en la piel del líder terrorista, y del infalible Gary Busey como un comandante de lo más repelente. Este largometraje fue un éxito de taquilla, y tuvo una secuela mucho menos iluminada, con un tren (en vez de un acorazado) como telón de fondo. Disponible en HBO Max.

De yapa: Travesuras de una bruja (1971)

Su incorporación en esta lista puede resultar algo forzada, pero vale la pena destacar este film de Disney estrenado en 1971. Angela Lansbury interpreta aquí a una bruja, que junto a tres niños, emprende un mágico viaje, utilizando una cama matrimonial. Y arriba de ese improbable vehículo, la bruja y los pequeños visitarán todo tipo de lugares, entre ellos, un partido de fútbol con divertidos animales como jugadores. Disponible en Disney+.