Anuncios

Pepe Aguilar se pronuncia contra Bad Bunny tras aparecer montando a caballo, pero lo defiende de PETA

Pepe Aguilar / Agencia México
Pepe Aguilar / Agencia México

Pepe Aguilar no tuvo miramientos contra Bad Bunny y la organización PETA ante la reciente polémica que protagonizó el llamado “Conejo Malo” durante su reciente concierto en Las Vegas.

El cantante de regional mexicano acudió como invitado al programa Todo para la mujer para promocionar el concierto que ofrecerá en solitario, pero al escuchar de la controversia, no dudó en hablar al respecto.

“Sobre Bad Bunny opino que está bien güey, no lo debió de haber hecho porque no sabe montar y se vio mal. Como no sabe montar, no tiene ni idea”, indicó el exponente de ranchero.

Pero las amonestaciones no finalizaron ahí, pues Pepe se lanzó contra el reclamo que PETA le hizo al intérprete de “Me porto bonito” por incluir un caballo en su reciente espectáculo.

“El caballo no estaba nervioso, estaba más tranquilo que nosotros ahorita. Los de PETA, con todo respeto, tienen que saber a qué meterse porque ese caballo no tenía ninguna bronca”, expuso el charro que es conocido por incluir animales en sus jaripeos.

Acto seguido, el integrante de la dinastía Aguilar ironizó con la postura de la organización, destacando que como criador de caballos tiene conocimiento de las reacciones de los equinos.

“¿O qué? ¿Se metieron a la cabeza del caballo para sentir los nervios que él sentía por el humo y el aire de la arena? ¡Por favor, no digamos payasadas! El caballo no tenía el problema. Bad Bunny tiene el problema porque no sabe montar y se vio pésimo sin saber montar, pésimo”, recalcó.

“Estaba agarrado de la cabeza de la silla, parecía como que se iba a ir para un lado, que se iba a caer. El único que estuvo en riesgo ahí fue él, no había nadie más en riesgo más que él”, sentenció.

Finalmente, Pepe Aguilar subrayó que no tiene nada en contra de PETA e incluso apoya su labor, pero en este caso no podía darle la razón a la organización porque “se pasaron” con su postura contra el reguetonero.