Anuncios

Cuando las personas se mudan, la vida silvestre florece: 10 lugares abandonados recuperados por la naturaleza

Cuando las personas se mudan, la vida silvestre florece: 10 lugares abandonados recuperados por la naturaleza
Cuando las personas se mudan, la vida silvestre florece: 10 lugares abandonados recuperados por la naturaleza

Nota del editor: Llamado a la Tierra es una serie editorial de CNN comprometida con reportar los desafíos ambientales que enfrenta nuestro planeta, además de mostrar las soluciones a esos retos. La iniciativa Perpetual Planet de Rolex se ha asociado con CNN para crear conciencia y educación sobre los asuntos de sostenibilidad claves y para inspirar acciones positivas.

(CNN)   La vida silvestre está bajo una amenaza sin precedentes por la actividad humana, pero las investigaciones sugieren que, si se les da espacio y tiempo, incluso las especies animales y vegetales al borde de la extinción pueden recuperarse.

Un informe de 2022 encargado por la organización sin fines de lucro Rewilding Europe descubrió que muchas especies europeas de aves y mamíferos estaban reapareciendo, "lo que pone de relieve la propensión de la fauna silvestre a recuperarse y recolonizar cuando se le da la oportunidad".

El fuerte de Stack Rock, en Gales, fue en su día un emplazamiento militar y ahora está abandonado y reclamado por la flora y las aves marinas. Crédito: Graham Harries/Shutterstock
El fuerte de Stack Rock, en Gales, fue en su día un emplazamiento militar y ahora está abandonado y reclamado por la flora y las aves marinas. Crédito: Graham Harries/Shutterstock

A veces, esa oportunidad puede ser tan sencilla como que los humanos abandonen un lugar para que la naturaleza lo reclame. En todo el mundo, desde las ruinas de un templo invadidas por las raíces de los árboles hasta antiguas zonas de guerra repletas de nuevos ecosistemas, hay ejemplos sorprendentes de cómo la naturaleza demuestra que, una vez que los humanos se van, la fauna tiene la oportunidad de volver.

Originalmente conocido como Rajavihara (templo real), Ta Prohm se construyó en honor de la familia del rey Jayavarman VII. Crédito: Alexander Arndt/Alamy Stock Photo
Originalmente conocido como Rajavihara (templo real), Ta Prohm se construyó en honor de la familia del rey Jayavarman VII. Crédito: Alexander Arndt/Alamy Stock Photo

Utilizado como telón de fondo en la película de Angelina Jolie de 2001 "Lara Croft: Tomb Raider", este templo se encuentra al este de Angkor Thom, antigua capital del Imperio Jemer.

Construido a finales del siglo XII como monasterio y universidad budista, más de 12.500 personas vivían alrededor del templo y lo atendían, y 80.000 más en las aldeas vecinas. El templo y las zonas boscosas circundantes fueron abandonados tres siglos después, cuando el rey trasladó la capital del imperio fuera de Angkor.

Desde entonces, el templo ha permanecido prácticamente intacto, lo que ha permitido que los árboles crezcan por todo el complejo, siendo los más famosos en Instagram las gigantescas higueras, plátanos y ceibos cuyas raíces envuelven los muros del templo y se elevan sobre los visitantes.

Según el grupo ecologista mundial Wildlife Alliance, los animales prosperaban en los bosques que rodean Angkor antes de que la caza excesiva y el comercio ilegal del siglo pasado redujeran gravemente las poblaciones, dejando tras de sí solo un pequeño número de especies comunes como el ciervo muntjac, el jabalí y el gato de Bengala.

En respuesta, Wildlife Alliance, junto con organismos gubernamentales camboyanos, ha reintroducido una serie de animales en Angkor desde 2013, entre ellos gibones crestados, langures plateados, nutrias de pelaje liso, cálaos y pavos reales verdes en peligro de extinción.

Congelado en el tiempo, Houtouwan, en la isla de Shengshan, recibe miles de visitantes cada año. Crédito: Johannes Eisele/AFP/Getty Images
Congelado en el tiempo, Houtouwan, en la isla de Shengshan, recibe miles de visitantes cada año. Crédito: Johannes Eisele/AFP/Getty Images

Llegó a albergar una población de más de 3.000 habitantes, pero su remota ubicación, a más de cinco horas de viaje del continente, dificultaba el acceso a la educación, el empleo y la alimentación. La gente empezó a marcharse en la década de 1990 y para 2002 el pueblo estaba completamente abandonado.

Houtouwan, en la isla de Shengshan, parte del archipiélago de Zhoushan, que fue un ajetreado pueblo pesquero, parece ahora una ciudad fantasma postapocalíptica.

Décadas de desuso han permitido a la naturaleza recuperar la tierra, con exuberantes plantas trepadoras que cubren todo lo que quedó atrás.

En la actualidad, el pueblo es un destino turístico popular que recibió más de 90.000 visitantes en 2021, según la prensa local.

El
El "Puente a ninguna parte" en el valle de Mangapurua. Crédito: agefotostock/Alamy Stock Photo

Tras la Primera Guerra Mundial, se ofrecieron terrenos en el valle de Mangapurua, en la Isla Norte de Nueva Zelandia, a los soldados que regresaban del servicio militar. Inaugurado en 1919, el asentamiento llegó a contar con casi 40 soldados y sus familias que intentaban ganarse la vida en la tierra.

Pero la lejanía del valle y la escasez de tierras de cultivo hicieron que a mediados de la década de 1940 quedara completamente abandonado, lo que permitió que volviera a crecer el bosque y regresaran los animales autóctonos.

Ahora, todo lo que queda como prueba del asentamiento es el "Puente a ninguna parte" de concreto que no conduce a nada salvo a la vida salvaje. Todo lo demás, como casas, granjas, alcantarillas y la carretera de Mangapurua, ha sido recuperado por el bosque y forma parte del Parque Nacional de Whanganui.

Las labores agrícolas y de jardinería realizadas en el pasado por los soldados y sus familias han convertido gran parte del bosque del valle de Mangapurua en pastizales y pantanos, con algunos árboles frutales y rosales que reflejan una época pasada.

El Parque Nacional de Whanganui alberga la mayor población de kiwis pardos de la Isla Norte y diversas especies de aves, como currucas grises, petirrojos, piquituertos y campaneros. El río Whanganui alberga 18 especies de peces, como anguilas, cangrejos de río y platijas negras.

El SS Yongala alberga cientos de especies diferentes. Crédito: Blue Planet Archive/Alamy Stock Photo
El SS Yongala alberga cientos de especies diferentes. Crédito: Blue Planet Archive/Alamy Stock Photo

Después de más de un siglo en el fondo del mar, el mayor y más intacto naufragio de Australia, el SS Yongala, se ha convertido en un ecosistema, proporcionando un hábitat para algunas de las faunas más magníficas del océano.

En 1911, un año antes de que zarpara el Titanic, el ciclón Yasi hundió el SS Yongala en el parque marino de la Gran Barrera de Coral, haciendo que los 122 pasajeros y la tripulación se perdieran en el mar. Fue una de las catástrofes marítimas más trágicas de la historia de Australia y, tras una búsqueda inicial de siete días que resultó infructuosa, el barco permaneció sin descubrir hasta que fue identificado en 1958.

Hoy, los restos del pecio de 109 metros de eslora están cubiertos de corales de vivos colores y albergan cientos de especies diferentes, desde tortugas bobas y rayas mármol hasta tiburones sarda y morenas.

La isla de Queimada Grande, también conocida como la isla de las serpientes, es el hogar de la muy venenosa cabeza de lanza dorada, un tipo de víbora de fosetas que evolucionó para ser más corta y esbelta que sus congéneres de tierra firme. Crédito: Leo Francini/Alamy Stock Photo
La isla de Queimada Grande, también conocida como la isla de las serpientes, es el hogar de la muy venenosa cabeza de lanza dorada, un tipo de víbora de fosetas que evolucionó para ser más corta y esbelta que sus congéneres de tierra firme. Crédito: Leo Francini/Alamy Stock Photo

Situada frente a la costa de Sao Paulo, en el sureste de Brasil, es una isla rodeada de acantilados y cubierta de selva tropical baja y praderas. Pero si te parece un destino vacacional ideal, la fauna local podría hacerte cambiar de opinión.

Aunque pequeña, Ilha da Queimada Grande alberga la mayor concentración mundial de serpientes lanza doradas, estimada en unas 2.000, lo que le ha valido el sobrenombre de isla de las serpientes. Aparte de las serpientes, la fauna de la isla incluye murciélagos, lagartos, dos aves paseriformes residentes (el chochín común y el reyezuelo platanero), así como numerosas aves migratorias y marinas, como el alcatraz pardo, que visitan la isla.

Marcio Martins, profesor de ecología de la Universidad de São Paulo, explicó a CNN que la isla formaba parte de la plataforma continental brasileña, pero que el descenso y la subida del nivel del mar la aislaron por completo hace unos 11.000 años. Al no poder marcharse, la lanceta dorada se adaptó a las condiciones locales.

A principios del siglo XX, la isla estaba habitada por tres o cuatro fareros y marineros, pero lleva abandonada desde la década de 1920.

Hoy en día, la isla es propiedad del gobierno de Brasil y es un Área de Relevante Interés Ecológico protegida. Para mantener su ecosistema y proteger a las personas, es ilegal visitar la isla sin permiso.

Tras haber visitado y permanecido en la isla con fines de investigación durante los años 90 y 2000, Martins describe la isla como un "tesoro biológico".

La falta de interferencia humana ha permitido que animales como nutrias, lagartos y ciervos prosperen en la DMZ. Crédito: Google Arts & Culture
La falta de interferencia humana ha permitido que animales como nutrias, lagartos y ciervos prosperen en la DMZ. Crédito: Google Arts & Culture

Setenta años después del final de la Guerra de Corea, la zona desmilitarizada (DMZ) de 257 kilómetros que divide Corea del Norte y Corea del Sur sigue siendo tierra de nadie.

Antaño centro de conflicto, y todavía sembrada de antiguos pueblos y armamento militar, la falta de interferencia humana ha permitido que la tierra se convierta poco a poco en un paraíso para la vida silvestre.

La zona es ahora un próspero hogar para más de 6.000 especies de plantas y animales. Según el Instituto Nacional de Ecología, el 38% de las 267 especies amenazadas de Corea viven en la DMZ. Entre ellas están el lagarto corredor de Mongolia, que vive en los bancos de arena y bajo las rocas, las nutrias, que nadan a lo largo del río que discurre entre Corea del Norte y Corea del Sur, el ciervo almizclero, en peligro de extinción, y la trucha de Manchuria, que tiene allí su mayor hábitat.

Desde 2019, se han abierto 11 rutas de senderismo por la paz, de entre 1 y 5 kilómetros, a lo largo de la DMZ como una forma de "devolver la DMZ a la gente". Pero a pesar de los esfuerzos por establecer la paz, las relaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur han empeorado en los últimos años.

Las casas de Al Madam están ahora completamente abandonadas. Crédito: Giuseppe Cacace/AFP/Getty Images
Las casas de Al Madam están ahora completamente abandonadas. Crédito: Giuseppe Cacace/AFP/Getty Images

Cuando uno imagina que la naturaleza se apodera de todo, el verde es probablemente el primer color en el que piensa. Pero en el pueblo de Al Madam, la naturaleza viene en amarillo.

Situado a 70 kilómetros de la ciudad de Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, Al Madam es un minipueblo fantasma que en los últimos años se ha convertido en una especie de atracción turística.

Con dos hileras de casas amuebladas y una elegante mezquita, la ciudad parece haber sido abandonada a toda prisa, dejando atrás asentamientos que ahora están siendo reclamados por el desierto.

Aunque gran parte de su historia está rodeada de misterio, según los medios el pueblo se construyó en la década de 1970 como parte de un proyecto de viviendas públicas para los beduinos, un grupo de tribus árabes indígenas que históricamente habitaban las regiones desérticas. Antes de ser abandonada solo dos décadas más tarde, la aldea albergaba al parecer a unas 100 personas.

No hay una respuesta definitiva a por qué se abandonó el pueblo, pero los investigadores apuntan al auge de ciudades como Dubai y Sharjah, adonde la gente acudió en busca de mejores oportunidades y condiciones de vida más fáciles.

Ahora, los edificios, antaño tan queridos, están desapareciendo lentamente bajo la implacable naturaleza salvaje.

Las casas abandonadas de Fukushima están siendo recuperadas por la vida vegetal. Crédito: Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images
Las casas abandonadas de Fukushima están siendo recuperadas por la vida vegetal. Crédito: Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images

El Gran Terremoto del Este de Japón y el consiguiente tsunami de 2011 desencadenaron la segunda peor catástrofe nuclear del mundo, en la central de Fukushima, al norte de Japón.

En los días siguientes, el gobierno japonés creó la Zona de Exclusión de Fukushima, de 20 kilómetros, y más de 150.000 residentes se vieron obligados a evacuar sus hogares. Desde entonces, las órdenes de evacuación se han ido levantando y se ha animado a la gente a regresar a algunas ciudades y pueblos. Pero algunas zonas siguen prohibidas.

Aunque se podría pensar que las zonas de catástrofes nucleares son páramos desprovistos de vida, las investigaciones sugieren lo contrario. James Beasley, profesor de Silvicultura y Recursos Naturales en la Universidad de Georgia en los EE.UU., dijo en una charla TED 2016 que había una "increíble diversidad de animales" en la zona de exclusión, y agregó que la población de jabalíes era tan grande que se había "hecho necesario controlar sus poblaciones en partes de la zona de exclusión".

Otros animales que han florecido en la zona son macacos japoneses, mapaches tanuki, seraus japoneses y zorros rojos.

En San Kilda ha habido habitantes desde la prehistoria, pero las islas fueron abandonadas en 1930. Crédito: allan wright/Alamy Stock Photo
En San Kilda ha habido habitantes desde la prehistoria, pero las islas fueron abandonadas en 1930. Crédito: allan wright/Alamy Stock Photo

A más de 60 kilómetros al oeste de las Hébridas Exteriores, frente a la costa noroeste de Escocia, se encuentra la parte más remota de las Islas Británicas. Desde gigantescos acantilados y excepcionales chimeneas marinas hasta aguas transparentes y cuevas sumergidas, el archipiélago de las islas de Santa Kilda es una impresionante belleza natural.

En 1930, tras la escasez de alimentos, la falta de acceso a atención médica y la disminución de la población, los 36 isleños restantes solicitaron ser reasentados en tierra firme.

Sin actividad humana, San Kilda se ha convertido en un foco de vida silvestre y un lugar de interés ecológico, hogar de casi un millón de aves marinas, entre ellas la mayor colonia de frailecillos atlánticos del Reino Unido. Las islas, formadas por Hirta, Boreray, Dun y Soay, son ahora santuarios de vida salvaje, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Las islas también albergan un tipo único de chochín y una subespecie de ratón que duplica en tamaño al ratón de campo británico. La isla de Boreray y los acantilados circundantes albergan la mayor colonia de alcatraces del mundo, y todas las ovejas Soay del mundo descienden de las de la isla de Soay.

Construido hace más de 150 años, el Fuerte de Stack Rock es ahora el hogar de aves marinas y focas. Crédito: Graham Harries/Shutterstock
Construido hace más de 150 años, el Fuerte de Stack Rock es ahora el hogar de aves marinas y focas. Crédito: Graham Harries/Shutterstock

Situado frente a la costa de Pembrokeshire, al oeste de Gales, es una cápsula del tiempo en forma de fuerte isleño abandonado hace mucho tiempo.

Construido en la década de 1850 para protegerse de una invasión por mar, el fuerte de Stack Rock albergaba originalmente varios cañones, tropas y oficiales, pero su uso fue decayendo con el paso de los años. Durante la Primera Guerra Mundial estuvo tripulado por un pequeño número de soldados y acabó siendo desarmado en 1929.

Intacto desde hace casi 100 años, el fuerte ha sido lentamente recuperado por la flora y la fauna.

El nuevo guardián del fuerte, Nicholas Mueller, director de la empresa de interés comunitario Anoniiem, que lo adquirió y planea mantenerlo como una "ruina viviente", declaró a CNN que allí crecen avellanos, y también son comunes las aves marinas, entre ellas al menos tres tipos de gaviotas con poblaciones de entre 300 y 500 en el fuerte en un momento dado.

Según Mueller, entre los visitantes habituales del fuerte hay una pareja de focas grises. Los grandes cormoranes negros establecieron una colonia en el fuerte y a menudo se les puede ver posados con las alas extendidas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO: El sector del cannabis crece sin control en Tailandia a la espera de su regularización