Rodrigo Fernández encuentra su lugar en la música pese al traumático rechazo del Charro de Huentitán y su familia

·5  min de lectura

Fuerte y triste es la historia de Rodrigo Fernández Rivera, el hijo de la actriz Patricia Rivera, que ha ido poco a poco logrando un lugar en la música, pese al traumático y escandaloso rechazo de la familia del Charro de Huentitán, después que se supo que no era hijo suyo, luego de más de 13 años de convivencia como familia.

Rodrigo Fernández
Rodrigo Fernández (cortesía EMI Music)

Pablo Rodrigo nació el 16 de abril de 1987 en la Ciudad de México, y desde el comienzo de su vida, estuvo rodeado del ambiente artístico, vinculado a la farándula y la música mexicana. Su madre ya tenía una carrera sólida en cine, y además tuvo como madrina a la íntima amiga de ésta, la célebre actriz Ariadne Welter, lo cual fue una influencia muy grande en él, igual que la presencia del hombre al que creyó — por muchos años— era su padre.

A los cinco años de edad hizo su debut en cine interpretando la famosa canción 'La ley del monte' en la película 'Un ángel para dos diablillos'. Dos años después en el teatro Jorge Negrete de la ANDA fue muy ovacionado por su interpretación del tema escrito por Juan Gabriel 'Amor eterno', durante un festejo para las madres organizado por la Asociación. Ya desde entonces, Rodrigo mostraba talento, y también se hablaba acerca de su paternidad, debido a la relación extramarital entre Vicente Fernández y Patricia, que se dio algunos años después de que ella apareciera con él en la exitosa cinta 'El Arracadas' (1978).

Cuando Rodrigo tenía cinco años de edad, Vicente lo reconoció como su hijo —ostensiblemente con la anuencia de su esposa, Cuca Abarca — y hasta los 18 años convivió con la familia, llegando a establecer un vínculo muy estrecho con el cantante y sus cuatro hijos, e incluso, ganándose las simpatías de la matriarca; que le permitía pasar largas temporadas en el rancho Los 3 Potrillos en Jalisco. Esto es algo notable, ya que, se sabe, la señora no es precisamente de carácter fácil y además es muy protectora de su familia.

Fue precisamente a raíz de esa protección que se dieron las circunstancias que desembocaron en que se llegara a conocer, de manera muy pública y humillante para el chico, que Rodrigo no era su hijo. Esto sucedió en 2005, cuando la 'mentira' (como fue calificada con toda parcialidad por medios afines al cantante) sobre la falsa paternidad de Vicente salió a la luz mientras la familia Fernández atravesaba por un momento crítico: el secuestro de (también bastante polémico por gusto propio) Vicente Fernández Jr.

Debido al trago amargo que pasó Vicente Fernández Jr., se supo que Cuca, pensando en la seguridad de toda la familia, convenció a Vicente padre de adquirir un seguro antisecuestros, ya que cuando fue privado de su libertad, su hijo mayor perdió dos dedos porque le fueron amputados.

Una vez que llegó el momento de asegurarlos, era requisito una prueba de sangre y este estudio reveló que Rodrigo no era su hijo biológico.

Al respecto, Vicente dijo a Gustavo Adolfo Infante: "Luego del secuestro (de su primogénito), lo hablé con mi mujer y le íbamos a sacar un seguro antisecuestro a toda la familia, para lo cual le sacaron sangre a todos mis hijos, por aquello de si te mandan un dedo, sepas si realmente es de tu hijo o no y ahí fue donde detectamos que este niño [Rodrigo] no era mi hijo".

Este fue un trauma terrible para el chico, que de un momento a otro se vio apartado de las personas con las que había convivido por tantos años y tan de cerca: instantáneamente, toda la familia le retiró el habla: fue expulsado del rancho y aunque buscó explicaciones, o por lo mentos entender, ya que él no era responsable del presunto "engaño" — en todo caso, esto era un acuerdo entre Vicente y Rivera —todo fue inútil. Rodrigo, aunque no le quitaron el apellido, se había convertido en un paria.

Sin embargo, la vocación de Rodrigo se manifestó y desde niño estudió en el Conservatorio de Música del Estado de México, ahí tomó clases de piano, sensibilización musical, coro de cámara, hasta cumplir los 13 años; también tiene una licenciatura en finanzas, con promedio superior en su aprovechamiento, además de que es un experto en jaripeo y charrería, arte que aprendió en el rancho jaliscience.

Pese a la controversia sobre su paternidad, Rodrigo no se doblegó, y se presentó ante los directivos de EMI Music. Al término de la presentación, el director regional Marco Bissi, lo firmó para que grabara su primer disco: 'El pecado más bello', que tuvo éxito de ventas, además de que fue nominado como revelación musical del año 2007 para los premios “Oye”; Rodrigo comenzó el arduo trabajo de darse a conocer como intérprete del género regional mexicano.

Rodrigo Fernández
El segundo álbum de Rodrigo Fernández (EMI Music)

Pese a los cuestionamientos en los medios y comparaciones odiosas, Rodrigo comenzó literalmente desde abajo y así se ha ido abriendo camino, yendo a palenques, ferias municipales y fiestas locales para estar en contacto con el público, recorriendo todo México y el sur de Estados Unidos, procurando evadir siempre el triste episodio antes descrito, para poder brillar por mérito propio, al margen de la antigua familia que conoció, que de manera mezquina y abrupta lo desconoció, siendo él inocente de su origen, para encontrar su propio lugar en la tradición de la música vernácula de México.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Entrenador mexicano Beto Sierra se hace rapero con Calibre 50 y Santa Fe Klan

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.