La pintora cubana Flora Fong gana el Premio Nacional de Artes Plásticas

La Habana, 6 dic (EFE).- La pintora cubana Flora Fong, en cuyas obras son recurrentes los girasoles, palmas, el Trópico y también los ciclones que lo azotan, fue proclamada este martes ganadora del Premio Nacional de Artes Plásticas 2022.

El galardón -otorgado por el Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP)- hace un reconocimiento a la obra de toda la vida de la destacada artista que con su depurado estilo ha trazado un lenguaje plástico propio.

"Me siento artista, la pintura es disfrute personal desde niña", manifestó Fong en declaraciones a la televisión estatal.

El presidente del jurado del Premio, el artista Alberto Lescay, valoró la obra "sólida, sostenida" de Flora Fong, así como su proyección muy vinculada a sus raíces asiáticas.

Flora Fong (1949), nacida en la ciudad centro-este de Camagüey, es hija de padre chino y madre cubana, raíces que ha trasladado a su pintura en la que se perciben las influencias del abstraccionismo y el expresionismo.

"Yo he pintado siempre en Cuba, pero siendo una isla del Caribe, lógicamente estoy sensibilizada con escenas y sucesos como el horizonte interminable del mar, con la furia de los ciclones tropicales, con el sol radiante y con la rapidez con la que podemos transitar entre cada una de estas condiciones", declaró.

La pintura y el dibujo no son las únicas áreas de su expresión artística, además del arte de los pinceles ha modelado esculturas, creado vitrales, y tratado arcillas y esmaltes para confeccionar piezas cerámicas, además de ilustrar libros, diseñar tejidos y componer cometas con el empleo de técnicas de la tradición oriental.

Es graduada de la Escuela Nacional de Arte de La Habana y compartió su creación artística con la docencia en la escuela de artes plásticas San Alejandro desde 1970 hasta 1989.

Sus trazos derivados de ideogramas chinos reflejan la incorporación de elementos de esa cultura con la que está directamente emparentada, Entre ellos, la numerología y los peces, que según ha señalado "simbolizan mucha energía" y le inspiraron la serie "Peceras tropicales".

Entre sus obras más interesantes figuran un mural colectivo en el que participó en 1995 que está en el Hotel Nacional de La Habana y una escultura emplazada en 1999 en la playa de Varadero.

Sus series “Remolinos y ciclones”, “Trópico”, “El Caribe”, “Las Antillas y Bahía”, conllevan un peculiar reflejo de la luz, el clima, la vegetación, el entorno cubano y regional.

La obra de Flora Fong se ha expuesto en China, Corea del Sur, Japón, India, Estados Unidos, Francia, Italia, España, Grecia, Holanda, Malasia, México, Venezuela, Panamá, Argentina, Nicaragua, Canadá, Lituania, Rumanía y la República Checa.

(c) Agencia EFE