Pleasure: la historia de la joven sueca que viajó a Los Ángeles para ser estrella porno y llevó su sueño al extremo

·11  min de lectura
Sofia Kappel en Pleasure, estreno de MUBI
Sofia Kappel en Pleasure, estreno de MUBI - Créditos: @MUBI

Pleasure comienza con un interrogante que funciona como guiño cómico a la audiencia. Bella Cherry, una joven sueca de 20 años, llega a Los Ángeles y es consultada por una agente de migraciones si su arribo a los Estados Unidos “es por trabajo o placer” . De inmediato, en el fotograma se despliega de forma notoria el título del film de la realizadora Ninja Thyberg -que ya se encuentra disponible en la plataforma de streaming MUBI-, y luego veremos, con un montaje acelerado y filoso, la exploración de esa pregunta inicial. Bella deja Suecia para convertirse en una estrella de la industria pornográfica, industria que Thyberg pasó años investigando (en 2013 estrenó un cortometraje del que se desprende su ópera prima), y que aborda en su largometraje desde la mirada de Bella, interpretada por una extraordinaria Sofia Kappel, en su debut como actriz.

Pleasure nos pide que nos despojemos de los prejuicios al tiempo que vemos una suerte de historia coming of age en la que Bella intenta hacerse un lugar en un escenario donde hay muchas mujeres que están buscando precisamente lo mismo. Esa necesidad de sentirse especial es lo que la conduce a tensar la cuerda de sus propios límites en un mundo en el que ella cree estar, en la mayoría de los casos, en control. Sin embargo, Pleasure no solo retrata al detalle el aspecto coreográfico que conlleva necesariamente una película pornográfica sino también cómo no en todos los sets se respeta la comodidad de la mujer que está realizando su trabajo. Esto lo percibimos en escenas muy duras en la que se ejerce coerción sobre Bella para que no abandone una secuencia que no quiere llevar a cabo.

Pleasure, película protagonizada por la sueca Sofía Kappel
Pleasure, película protagonizada por la sueca Sofía Kappel


Pleasure, película protagonizada por la sueca Sofía Kappel

Al mismo tiempo, la mirada femenina de Thyberg construye unos planos inolvidables mediante los que se pone en la piel de su joven protagonista cuando, al momento de tener sexo, la cámara se mueve hacia la ventana, apartando la vista de lo que sucede en esa cama para mostrar hacia dónde vuela la mente de Bella, que está en un aprendizaje constante.

En diálogo con LA NACION vía Zoom, Kappel habló de su experiencia interpretando a esta joven que, como ella misma dice en un momento, solo busca ser vista. Para lograrlo, deja atrás una vida difusa (y un nombre: Linnéa) e ingresa a un escenario que la va transformando, y la imagen que le devuelve el espejo no es siempre positiva. A veces, es extrema .

-¿Cómo fue que decidiste audicionar para el papel?

-En realidad, no vi que hubiera una solicitud para un casting ni nada de eso para la película: estaban buscando a una persona para el papel principal hacía ya un año y medio, y habían audicionado cerca de mil chicas. Para ese momento, yo estaba haciendo terapia por un desorden alimenticio, así que no estaba para ponerme en una situación que me hiciera sentir incómoda; lo que hizo Nin [Ninja Thyberg, la directora y coguionista] fue mandar una descripción de lo que estaba buscando para el papel a personas que trabajan en el medio y resultó que una de esas personas era un chico que yo también conocía. Entonces, él me preguntó si quería hacer el casting y lo primero que pensé fue: “Absolutamente no”, así que dije que sí (risas).

-Leí que en la audición estabas realmente nerviosa y que Ninja te calmó ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Recordás qué fue lo que te generó esos nervios?

-Sí, estaba nerviosa, y ninguna de las escenas que hicimos en ese momento quedaron en la película, yo estaba como medio temblorosa, pero Nin me dijo que tratara de buscar en las escenas algo con lo que relacionarme, y lo hice. Entré en esta rara experiencia de estar fuera de mi cuerpo en donde sentía que no era yo misma, cosa que realmente disfruté y me divertí mucho haciéndolo, entonces ella me llamó para hacerlo nuevamente .

-¿Con qué pudiste relacionarte?

-Con muchas cosas. Bella es una mujer joven que está tratando de encontrar una carrera. Pleasure es mucho más que una película sobre la industria de la pornografía, creo que mucha gente puede relacionarse con ser una mujer o una minoría tratando de perseguir o encontrar una carrera cuando vives en una sociedad patriarcal. No importa cuál sea la industria, vas a tener que adaptarte, usar estrategias para hacerlo, esa fue una de las cosas con las que realmente me sentí identificada.

-¿Descibirías a Pleasure como una película de camino a la adultez?

-Sí, creo que la película habla sobre muchas cosas. Es sobre la industria en sí, pero también sobre cómo es ser una mujer en un mundo dominado por hombres, es sobre la camaradería, sobre el capitalismo y qué pasa con las reglas. Hay miles de capas , porque incluso nosotros mientras estábamos filmando descubríamos cosas nuevas.

-¿Entonces te gustó ver la película o sos crítica con vos misma?

-En realidad no soy crítica, creo que hice un gran trabajo, para ser honesta (risas). Es decir, esta fue mi primera vez actuando y sé que muchas actrices no hubieran aceptado este papel y me alegra haber hecho todas esas partes difíciles porque aprendí muchísimo. No soy crítica conmigo misma cuando me veo, y afortunadamente recibí comentarios positivos, y todos los negativos eran de hombres en Internet, y la verdad que esos no me interesan.

-¿En las redes sociales?

-Sí, me llegaron un montón de mensajes extraños, pero al final lo más importante es lo que yo piense, lo que piense mi familia y las personas que me rodean, ellos fueron los que me apoyaron y estuvieron orgullosos de mí y de la película así que lo demás no me importa; creo que es parte del trabajo, no te va a amar todo el mundo, algunos te van a odiar y está todo bien.

Pleasure, disponible en MUBI
Pleasure, disponible en MUBI


Pleasure, disponible en MUBI

-¿Cómo fue trabajar con tu cuerpo en el rodaje? Hace poco, Agathe Rousselle se refirió al desafío de explorar su cuerpo por su papel en Titane y también mencionó esto de salirse de sí misma...

-¡Sí, hablé con Agathe sobre eso cuando nos encontramos en un festival! Yo realmente me convertí en Bella, tengo también muchos problemas respecto a cómo me veo, a mi cuerpo, aunque menos de los que tenía tiempo atrás. En cambio, Bella no los tiene, entonces cuando me convertía en ella todo eso realmente no importaba porque no era yo, era otra persona, creo que eso fue lo que más me gustó de este trabajo. Yo no disfruto pensar ciertas cosas sobre mi cuerpo o tener esos pensamientos sobre mi persona, y fue muy liberador retratar a alguien que no tiene esos problemas.

-Eras otra persona, digamos...

-Claro, y al mismo tiempo, trabajar con el cuerpo sí puede ser incómodo, pero tuve la suerte de estar rodeada de gente de la industria del cine para adultos. Es como ir al ginecólogo: él sabe que vas a estar incómoda, pero vio muchos cuerpos desnudos en su vida (risas). Además, la imaginación es muy poderosa, Ninja fue mi doble de cuerpo para algunas secuencias, pero aparte de eso no estoy tan desnuda como se puede pensar, en gran parte de las escenas yo tengo puesto un short o ropa interior, cubrían mis partes íntimas, pero sí fue difícil, fue un gran desafío verlo en la pantalla y que otras personas lo vieran porque mientras lo estábamos filmando yo no era consciente de mi alrededor. Yo estaba la mayoría del tiempo en personaje.

Pleasure se presentó en Cannes y también pasó por Sundance
Pleasure se presentó en Cannes y también pasó por Sundance


Pleasure se presentó en Cannes y también pasó por Sundance

-Mencionaste que personas de la industria del cine para adultos estaban en el rodaje. ¿Cuando filmaban las escenas no había un coordinador de escenas íntimas o no era una figura que existiera entonces [Pleasure se estrenó en el Festival de Cine de Cannes en 2020]?

-No, no existía, y viéndolo ahora en retrospectiva es un poco loco que no haya habido un coordinador de escenas íntimas, es un trabajo muy importante en el set, creo que esa responsabilidad la tuvo más que nada Ninja, pero también fue una responsabilidad colectiva. Mucha gente hizo todo lo posible para que yo me sintiera segura y cómoda, incluso para las escenas de sexo, al trabajar con actores de cine para adultos, no tenía que pensar demasiado en cómo mi cuerpo se movería porque ellos lo hacían por mí, así que yo solo tenía que pensar en estar en personaje, estar presente en la escena. Además, tomamos muchos recaudos para que yo me sintiera segura.

-¿Qué aprendiste sobre la industria del cine para adultos haciendo la película?

-Ninja estaba interesada en este proyecto desde los 16 años, aprendí un montón, formé parte de la etapa de producción, en cuanto me dieron el papel pude ir a Los Ángeles y conocer gente de la industria, fui a eventos sobre el tema, a estudios de grabación... Pero diría que lo más importante que aprendí fue que estaba muy equivocada en cuanto a los prejuicios que tenía. Yo creía que las mujeres que aceptaban estos trabajos estaban rotas o tenían problemas, quería saber por qué habrías de elegir trabajar en esa industria, pero luego dejé de preguntarlo, es una pregunta complicada porque estás asumiendo que está mal lo que hacen, que es algo negativo, nunca le preguntarías a alguien que trabaja en un supermercado por qué lo hace.

-De hecho hay una escena en que Bella dice algo así como “Es otro día malo en el trabajo” cuando su compañera tiene que trabajar con una persona a quien no quiere ver...

-Sí, esa frase específica, toda esa secuencia, está basada en algo que me dijo una mujer de la industria cuando le pregunté qué hacía cuando estaba en el set con alguien con quien no se sentía cómoda o a quien no encontrara atractivo. Ella me dijo eso mismo: “Es solo un día malo en el trabajo”. Para mí fue loco de entender por mis propias ideas de lo que es “un día malo en el trabajo”. Creo que cuando no sabes mucho de la industria es más fácil ver las diferencias, pero cuando ingresas a ese mundo ves que son muy similares, y las diferencias no son más que las que puede haber entre vos y yo, o alguien que conocí en la calle, son gente normal, gente inteligente, tienen agentes . Claro que también hay personas dañadas o traumadas por tipos malos, pero no todos son así, la mayoría están centrados en la industria.

Sofia Kappel hace su debut actoral en Pleasure
Sofia Kappel hace su debut actoral en Pleasure


Sofia Kappel hace su debut actoral en Pleasure

-¿Sentís que esta película puede ayudar a superar esos prejuicios?

-Me encantaría que ayude a la gente a superar esos prejuicios. Me gustaría que Pleasure logre que la gente se pregunte sobre la manera en que se consume la pornografía, porque está muy presente hoy en día en la sociedad, no solo en las redes sociales. Para muchos, la pornografía formó parte de nuestra educación sexual, y cuando no sabés cómo pensar esas cosas o cómo consumirlas, puede haber situaciones difíciles porque si yo estoy mirando una película de acción sé que no voy a salir a la calle y voy a empezar a dispararle a la gente porque sé que es ficción. Sin embargo, cuando la gente consume pornografía, se va guardando esas imágenes y luego se reproducen. Entonces, si veo que alguien está siendo escupido o siendo degradado o golpeado, ¿yo voy a reproducir eso? Hay que cuestionar eso. Entiendo que hay gente con distintos fetiches, pero también creo que el consentimiento es algo esencial, así que me encantaría que la película ayude, no me importa si la gente la odia o la ama, de cualquier manera creo que van a hablar de ella. Creo que la charla es la parte más importante, no importa la reacción que tengas al ver el film.

¿Tenés en mente una escena de Pleasure de la cual estás particularmente orgullosa?

-Creo que toda la película está filmada de una manera muy inteligente, desde la perspectiva femenina. Me parece que no hay nada que hayamos visto o experimentado así, porque las escenas de abuso sexual dejas de verlas como tal, y aunque dejes de verme a mí en esa situación porque hay una elipsis; generalmente vemos a la víctima en esa escena y en Pleasure ves al perpetrador. Lo que vale es que te identificas de una manera completamente diferente y te concentras en quién está cometiendo el abuso. Además, acá se filman las escenas desde arriba, que es el lugar que usualmente ocupan los hombres, quienes buscan quedar como poderosos, verse grandes. En cuanto a la escena de la que más orgullosa estoy, es aquella en la que Bella atraviesa un situación de abuso y luego le cuenta a su agente sobre eso. Estoy orgullosa de lo que logré con ese momento.

-¿Qué es lo que se viene en tu carrera?

-Estoy por filmar otra película en 10 días, y vengo de hacer otra y una serie, y creo que hay otra película más y después otra serie (risas), así que sí, planeo actuar por todo el tiempo que pueda.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.