Por qué es un error ponerse calcetines de algodón cuando hace mucho frío o nieva

Mónica De Haro
·4  min de lectura
Los pies deben estar cubiertos con calcetines de lana o tela sintética y botas impermeables con aislamiento. Ponerse bolsas de plástico alrededor de los pies para asegurar la sequedad es otra opción. (Foto: Getty Images/Lubo Ivanko)
Los pies deben estar cubiertos con calcetines de lana o tela sintética y botas impermeables con aislamiento. Ponerse bolsas de plástico alrededor de los pies para asegurar la sequedad es otra opción. (Foto: Getty Images/Lubo Ivanko)

Con la nieve y los vientos gélidos que arrecian a nuestro alrededor debido al temporal Filomena, la mayoría recurrimos de forma instintiva a bufandas, guantes y gorros de lana, y nos lanzamos a la calle con nuestro jersey favorito y un abrigo impermeable, a ser posible revestido de lana. El que las tenga, se calzará unas botas buenas y robustas y tan contento.

Pero incluso con todas estas capas que cubren prácticamente cualquier parte de nuestro cuerpo, es posible que sigamos teniendo los pies fríos. Y es que en días como estos, de nieve y frío intenso, no basta con calzarse unas buenas botas si los calcetines no son los adecuados. ¿Qué es lo que va mal?

Ojo con el método de las capas

El objetivo a la hora de vestirse para un día frío es mantener el calor, pero no calentarse ni sudar, lo que, irónicamente, puede causar sensación de frío por la humedad que produce. Es mejor ponerse menos prendas pero de calidad, y fabricadas con las telas adecuadas, en lugar de vestirse demasiado.

La lana es uno de los materiales más cálidos que puedes encontrar y repele y absorbe el agua. Bonificación: no son demasiado voluminosos, por lo que se adaptan a casi cualquier calzado. (Foto: Getty)
La lana es uno de los materiales más cálidos que puedes encontrar y repele y absorbe el agua. Bonificación: no son demasiado voluminosos, por lo que se adaptan a casi cualquier calzado. (Foto: Getty)

Con los pies pasa igual, no se trata de ponerse un par de calcetines sobre otro sin más o de recurrir a unos calcetines extra-gruesos. Ninguna de estas es la mejor solución para lidiar con los pies fríos. En realidad, así creas más presión en los pies y se puede llegar a cortar la circulación sanguínea hacia los dedos. Y una buena circulación corporal es la clave para el calor.

"Si llevas 700 capas y eres como el hombre Michelin y no puedes moverte, todo ese acolchado no te servirá de nada si bloqueas la circulación", explica en este artículo la investigadora Cathy Geiger, profesora de la Universidad de Delaware (Estados Unidos), que después de haber trabajado en 10 expediciones polares lo tiene claro: “Si usas cuatro pares de calcetines metidos en una bota, tus dedos se van a congelar porque todo está demasiado apretado. No hay sangre ahí abajo".

Geiger nunca se pone más de dos capas de calcetines (si lo hace, sus pies se deslizarán demasiado): uno que absorbe la humedad más cerca de la piel, seguido de un par de lana más grueso. Y, obviamente, se calza una bota impermeable porque, una vez más, "cuando nieva y hiela hay que evitar mojarse los pies".

¿Nuestro consejo? No uses calcetines de algodón en invierno. Son cómodos, pero en realidad hacen que tus pies se enfríen. Tienen poco o ningún valor de aislamiento (especialmente cuando se mojan) y absorben y retienen la humedad. (Foto: Getty)
¿Nuestro consejo? No uses calcetines de algodón en invierno. Son cómodos, pero en realidad hacen que tus pies se enfríen. Tienen poco o ningún valor de aislamiento (especialmente cuando se mojan) y absorben y retienen la humedad. (Foto: Getty)

Apuesta por telas sintéticas o lana merino

Dicho esto, el material del que están hechos tus calcetines es algo en lo que deberías pensar. Y contrariamente a lo que se suele pensar, el principal material que debemos evitar en invierno es el algodón, ya que absorbe la humedad (en vez de expulsarla) y seca muy lentamente, provocando que lleves los pies mojados.

El resultado final de usar calcetines de algodón durante el invierno es que a medida que el pie transpira, el calcetín absorbe la humedad y luego la retiene, cubriendo así el pie con una película resbaladiza. Peor aún, una vez que un calcetín de algodón se moja, no solo pierde todo su valor de aislamiento, sino que con temperaturas bajo cero... se pueden congelar.

Para mantener los pies calientes y secos, necesitarás unos calcetines que sean transpirables, que absorban la humedad y delgados o de grosor medio. Pero no te pases, los de estar en casa no valen. (Foto: Getty)
Para mantener los pies calientes y secos, necesitarás unos calcetines que sean transpirables, que absorban la humedad y delgados o de grosor medio. Pero no te pases, los de estar en casa no valen. (Foto: Getty)

Recuerda, el objetivo es permanecer seco, lo que a su vez te ayudará a mantenerte caliente. Así que intenta elegir otros tejidos, como lana, seda o sintéticos para ropa interior y calcetines.

Entre las tecnologías y las fibras que nos aseguraran un confort frente al frío destacan: Polartec, ThermoLite, Primaloft, Thermo plus, Lana Merino, etc. Pero si no puedes hacerte con unos calcetines térmicos, lo mejor es que optes por las que están fabricados con mezcla de tejidos, de diseño anatómico y con dos o tres capas de tejido.

Aunque parezcan de densidad gruesa, la sensación será de ligereza y máximo agarre. Destaca sobre todo su capacidad de mantener seco el pie, absorbiendo el sudor y expulsándolo hacia afuera mediante evaporación.

Consejo extra: lleva siempre un par de calcetines extra por si se le mojan los pies durante un día frío y lluvioso.

Más historias que pueden interesarte:

Qué pasa cuando de repente nos pican los pies

Manos hinchadas al caminar: cuándo es necesario ir al médico

Los problemas de salud que hay detrás de las marcas de los calcetines