Anuncios

Posó junto a un avión en 1976, cuando era niño. Cuarenta años después recreó la foto con su hijo: este es el resultado

(CNN) -- La foto favorita de Brian Aerni fue tomada cuando solo tenía tres años.

Corría el año 1976. Aerni vivía en Denver, Colorado, donde su padre trabajaba como agente de estación en el aeropuerto internacional de Stapleton, entonces el centro neurálgico de la aviación de Denver. El joven Aerni estaba obsesionado con los aviones y admirado por el trabajo de su padre en el aeropuerto. Ya de pequeño le encantaba acompañar a su padre al trabajo y ver cómo despegaban y aterrizaban los aviones.

En una de estas excursiones al aeropuerto, el padre de Aerni le hizo una foto a su hijo. En la foto, el joven Aerni —en primer plano, vestido con una camiseta blanca y pantalón a cuadros—sonríe ampliamente. Detrás de él hay un avión de hélice Convair 580, pintado con los colores blanco y azul de Frontier Airlines.

A medida que Aerni crecía, crecía con él su interés por la aviación. Aunque no llegó a trabajar en el sector, más adelante se sacó el carné de piloto. Ahora, con 50 años, Aerni tiene un pequeño avión privado. Una versión enmarcada de la foto del aeropuerto de 1976 ocupa un lugar de honor en la pared de su casa.

Hace unos años, en 2015, Aerni se preguntó qué había sido del avión que aparecía en la foto. Buscó en Google, consultó la base de datos de la FAA y terminó descubriendo que la aeronave había acabado en Canadá. Investigando un poco más, Aerni se enteró de que el avión era propiedad de Conair, una empresa de extinción de incendios aéreos, que lo había reconvertido en avión de extinción de incendios.

Una idea empezó a formularse en la mente de Aerni. Ahora era padre, tenía un hijo de tres años y una hija pequeña. El hijo de Aerni no solo tenía la misma edad que en la foto de 1976, sino que se parecía mucho al joven Aerni. Tal vez, se preguntó Aerni, podrían intentar recrear la foto.

40 años después

Aerni localizó el avión y recreó la fotografía de 1976 con su hijo pequeño. (Cortesía de Brian Aerni)

Aerni se puso en contacto con Conair por teléfono. Para su sorpresa, la empresa se mostró entusiasmada con la misión fotográfica de Aerni y acogió con agrado la idea de una visita.

Antes de que se dieran cuenta, Aerni y su entonces esposa estaban embarcando en un vuelo a Canadá, no sin antes buscar unos pantalones de cuadros escoceses para que su hijo los llevara en la foto recreada.

Para Aerni, aficionado a la aviación, visitar las instalaciones de Conair en Abbottsford fue muy divertido.

"Los chicos eran muy cool. Nos enseñaron las instalaciones y subimos al avión", recuerda. "Y luego hicimos todo lo posible por intentar recrear la foto".

Aerni también posó para una foto delante del avión —no pudo resistirse— con los brazos alrededor de su hijo y su hija.

"Volver a ver el avión me hizo sonreír", dice Aerni. "Me alegro mucho de haber conseguido las fotos".

La única parte agridulce fue que el padre de Aerni había fallecido el año anterior, así que no pudo unirse a la excursión ni ver las fotos del viaje.

"Esperaba que hubiera podido venir", cuenta Aerni a CNN Travel. "Creo que le habría gustado la recreación fotográfica".

Pero durante todo el día, mientras recorría las instalaciones de Conair y recreaba la foto de 1976, Aerni se sintió cerca de su padre. Y más tarde, cuando le enseñó a su madre la foto recreada, ella quedó encantada.

Aerni también compartió las imágenes con otros aficionados a la aviación en Internet, donde fueron recibidas con mucho interés y entusiasmo. Su periódico local también publicó un artículo sobre las fotos y la historia fue portada.

Aerni también posó junto a sus dos hijos. (Cortesía de Brian Aerni)

Lazos de familia

El hijo de Aerni, que ahora tiene 12 años, no siente actualmente la misma pasión por la aviación que su padre. Pero Aerni dice que a sus dos hijos les gusta dar paseos ocasionales en su avión privado. En particular su hija, que ahora tiene 10 años, es muy audaz y Aerni empieza a preguntarse si será ella quien siga sus pasos y se convierta en piloto algún día.

"Le encantan las atracciones de feria", dice. "Le gustan todas las turbulencias y los baches".

Para Aerni, las fotos son un recordatorio del impacto que puede tener la familia a través de las generaciones: si su padre no hubiera trabajado en el aeropuerto, quizá nunca habría desarrollado su amor por la aviación, algo que ha definido su vida. Sean cuales sean los intereses de sus hijos en el futuro, Aerni espera poder apoyarlos y compartirlos con ellos.

A principios de este año, Aerni se enteró de que el avión que protagonizó la foto de 1976 y 2014 había sido desmantelado y vendido para chatarra. Al enterarse de la noticia, se sintió un poco triste, pero también muy agradecido por haber tenido la oportunidad de volver a ver el avión y hacer las fotos.

Recordando hoy la peregrinación, Aerni admite que fue "una locura".

Aquí está Aerni fotografiado en el aeropuerto en los años 70 con su padre. (Cortesía de Brian Aerni)

"Era mucho dinero ir solo para hacer una foto", dice.

Pero seis años después, Aerni no se arrepiente: al fin y al cabo, ahora tiene un par de fotos favoritas que rivalizan con la original de 1976. La foto de su hijo junto al avión cuelga ahora debajo de la original. Le encanta ver las fotos juntas.

"Siempre me hacen sonreír", dice.