Tres prácticos usos de las pepitas de calabaza

·5  min de lectura

Es temporada de calabaza de castilla y, aunque no lo creas, puedes aprovechar sus pepitas en la cocina pues tienen muchos usos así que ¡no las tires!

Primero, conozcamos a nuestro ingrediente: de primera instancia notarás que están conectadas con la pulpa de la calabaza mediante unas fibras largas; despréndelas y lávalas con agua fría. Deja que se sequen y ahora sí, hagamos magia.

Si prefieres no batallar, pélalas. Hierve agua en una cacerola y cocínalas ahí durante cinco minutos aproximadamente. La parte dura se habrá ablandado y será más fácil de retirar. Ahora sí, llegaste al corazón y tus pepitas de calabaza son de un color verde pálido.

Tuéstalas un poco: coloca sobre una bandeja y mételas al horno por 5 minutos a 200°C; puedes hacerlo en un comal y moverlas constantemente para que no se quemen. Este es el momento perfecto para agregar sal si vas a usarlas como botana.

Pero acá otros usos más originales de las pepitas de calabaza

Este ingrediente, aunque no lo creas, está lleno de beneficios. Por venir de las calabazas, estas semillas son altas en carotenos, los cuales aportan Vitamina A al cuerpo. Hablando de vitaminas, también contiene E -muy buena para tratamientos cutáneos– y algunos aminoácidos del complejo B.

Se relaciona directamente con los tratamientos de la próstata y en mujeres reduce los cólicos menstruales al mitigar la inflamación del útero. También es un gran antioxidante al tener flavonoides.

Pollo en pipián

  • Un pollo entero

  • ½ cebolla

  • 3 dientes de ajo

  • 2 litros de agua

  • Hojas de aguacate

  • Laurel

  • Una zanahoria cortada en trozos

  • Dos ramas de apio

Para el pipián verde

  • Dos litros de fondo de pollo

  • 1 taza de pepitas de calabaza secas

  • Media cebolla

  • 2 dientes de ajo

  • 1 kilo de tomate verde o miltomate

  • 2 chiles serranos

  • Suficiente aceite vegetal o manteca de cerdo

  • 4 hojas de aguacate

  • Sal y pimienta al gusto

PROCEDIMIENTO

  1. Preparar el fondo: en una cacerola, hervir el agua y cocer ahí el pollo junto con las verduras y las hierbas de olor.

  2. Cocinar por lo menos media hora y reservar.

  3. Hacer el pipián: tostar en un comal o sartén las pepitas de calabaza hasta que comiencen a tomar color. Sacar y reservar.

  4. Hacer lo mismo con las hojas de aguacate hasta que desprendan un ligero aroma anisado.

  5. Asar también los tomates, la cebolla, el ajo y los chiles sin que se tatemen por completo.

  6. En una licuadora o metate, triturar todos los ingredientes juntos con un poco del fondo de modo que quede una pasta verdosa y con textura aterciopelada.

  7. En una olla, verter suficiente manteca o aceite hasta que se cubra la superficie y prender el fuego alto.

  8. Cocer ahí el pipián y agregar el fondo de pollo restante hasta que tome la consistencia deseada. Sazonar al gusto.

  9. Montar: cortar el pollo en trozos y bañar cada uno con la salsa. Se puede servir con arroz blanco.

Granola casera

Este es uno de los usos de las pepitas de calabaza más comunes y fáciles para un desayuno completo. Acá unos tips para dejarla perfecta.

INGREDIENTES

  • ½ taza de avena natural

  • ¼ de taza de aceite de coco

  • ½ taza de pepita de calabaza

  • ½ taza de nuez de la india picada

  • ¼ de taza de chabacano deshidratado en cuadros

  • U cuarto de taza de amaranto

  • ¼ de taza de miel de piloncillo

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • Una cucharadita de canela en polvo

  • 1 cucharada de chía

PROCEDIMIENTO

  1. Precalentar el horno a 150°C.

  2. Combinar en un tazón la avena con semillas de calabaza, nuez de la india, nuez pecana, chabacano, pasitas y/o arándanos y amaranto.

  3. Derretir el piloncillo con un poco de agua en una olla y revolver constantemente hasta que todo esté derretido.

  4. En un tazón aparte mezclar aceite, canela, vainilla, miel de piloncillo y chía hasta que esté bien incorporado.

  5. Agregar esta mezcla de aceite a la avena.

  6. Verter la mezcla de avena a una charola previamente engrasada con mantequilla. Hornear durante 10 minutos hasta que quede doradita. Retirar, voltear, regresar al horno y hornear durante 8 minutos más.

  7. Dejar enfriar y disfrutar.

Palanquetas de pepita

Esta receta es original de la página de Pati Jinich y nos parece un uso delicioso para las pepitas de calabaza.

Ingredientes

  • 2 tazas de pepitas de calabaza crudas y peladas ligeramente tostadas

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal a temperatura ambiente dividida

  • 1/2 de taza de agua

  • Una taza de azúcar morena o mascabada

  • 1 taza de azúcar

  • 2 cucharadas de piloncillo rallado o más azúcar morena

  • 2 cucharadas de jarabe de maíz claro

  • Aceite vegetal para engrasar la espátula

  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio

Procedimiento

  1. Calentar un sartén mediano a fuego medio-bajo. Añadir las pepitas para tostarlas hasta que empiecen a tronar y se oscurezcan, de 3 a 4 minutos. Pasa las pepitas a un recipiente, raspando el sartén para sacarlas todas y deja enfriar.

  2. Con media cucharadita de mantequilla, engrasar una charola para hornear con borde, de 15×25 cm.

  3. En una olla mediana a fuego medio-bajo, combinar el agua, el azúcar, el piloncillo y el jarabe de maíz. Revolver con una cuchara de madera hasta que se disuelva el azúcar. Después de unos 15 minutos, la mezcla tendrá una consistencia de jarabe muy espeso y estará burbujeando activamente. Revisa con un termómetro para cocina que la mezcla llegue a 143 C, pero que no pase de 150 C o que el azúcar esté “a punto de bola” y apaga el fuego.

  4. Rápidamente, engrasar una espátula con aceite vegetal. Retirar la olla del fuego, añadir el bicarbonato de sodio, la mantequilla restante y las pepitas; revolver todo muy rápido.

  5. Extender la mezcla en la charola para hornear, ya que se endurece muy rápido.

  6. Dejar enfriar de 20 a 25 minutos y corta en pedazos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.