El príncipe Harry detalla la pelea entre Kate Middleton y Meghan Markle que terminó en llanto

El príncipe Harry parece no haber dejado tema sin abordar en su explosiva biografía titulada Spare, que salió a la venta este martes. Además de hacer tremendas revelaciones de su vida personal tras la muerte de su madre, la princesa Diana —y su relación actual con miembros claves de su familia— el duque de Sussex aprovechó para aclarar algunas de las vivencias de su esposa dentro de la monarquía.

Entre la más sobresaliente está la comentada y criticada pelea entre su cuñada Kate Middleton y Meghan Markle que terminó con la duquesa de Sussex llorando en el piso ¡por un vestido!

El príncipe detalló que la discusión se debió al vestido de dama que llevaría la princesa Charlotte, hija de Middleton, en la boda de los duques. De acuerdo al príncipe, su cuñada le habría enviado un mensaje de texto a su hoy esposa avisándole que el vestido de la niña estaba demasiado grande y largo, por lo que tendría que volverse a hacer.

"El vestido de Charlotte está muy grande, muy largo y muy flojo. Lloró cuando se lo probó en casa", asegura el duque que expresó su cuñada.

Según él, su esposa le sugirió llevar el vestido a un sastre que había estado esperando desde la mañana realizar cualquier arreglo necesario. Middleton accedió, no sin detonar el llanto de la exactriz.

"Momento después, llegué a casa y encontré a Meg en el piso. Sollozando", escribió él en su libro. "Estaba horrorizado de verla tan molesta, pero no pensé que era una catástrofe".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El príncipe agregó que su cuñada se disculpó al día siguiente, llevando flores y una nota a Markle, tal y como la duquesa lo expresó durante su sonada entrevista con Oprah.

Por su parte, el sastre Ajay Mirpui confirmó que los seis vestidos de las niñas tuvieron que ser modificados y que desconoce cualquier desacuerdo que Middleton y Markle hayan tenido a puerta cerradas.

"Si algo pasó detrás, no pasó frente a mí. Pero sí, en la mejor de las veces, los vestidos de novias son estresantes, especialmente uno de este nivel. Eso se tiene que respetar", declaró el sastre al Daily Mail. "Tuvieron un problema, como cualquiera lo tiene en una boda, con arreglos de último momento. Puedo entender porqué alguien se molestaría si los vestidos no quedaban. Es de nervios".

El duque defendió a su esposa asegurando que todo se debió al estrés del momento y las cuestiones personales que ella estaba atravesando días antes de su boda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO: Harry rompe el silencio sobre los rumores de que no es hijo de Carlos III