¿Es el príncipe Carlos el racista de la familia real británica?

Anna Sanchez
·3  min de lectura
LONDON, UNITED KINGDOM - OCTOBER 04:  Prince Charles With Prince Harry Age One At Home In Kensington Palace.  (Photo by Tim Graham/Getty Images)
Carlos se lamentó de que su hijo Harry fuera pelirrojo (Photo by Tim Graham/Getty Images)

Desde que Meghan Markle y el príncipe Harry dieron la incendiaria entrevista a Oprah Winfrey los tabloides británicos se hicieron eco de informadores del Palacio de Buckingham que aseguran que la reina Isabel II está investigando el tema del racismo en su familia.

La monarca jamás ha pedido disculpas a nivel institucional por la compraventa de esclavos de su monarquía en siglos anteriores pero ahora sí está dispuesta a “interrogar a sus familiares para esclarecer el asunto sobre el problema racial” respecto al tono de la piel de su bisnieto Archie.

En la conversación con la periodista de la CBS, el príncipe Harry y Meghan calificaron a la reina como “maravillosa” y la dejaron fuera de esas escandalosas acusaciones de racismo en el seno de la familia.

Tanto Isabel II como el duque de Edimburgo están exentos de sospecha así que el gran público y la prensa miran hacia el príncipe Carlos o su hijo William. Este último también se ha apresurado a hacer un lavado de imagen apareciendo con una mujer negra con trenzas africanas ante la prensa y con su esposa, Kate Middleton.

Por ahora Carlos de Inglaterra no ha movido ficha y la prensa se hace eco de un precedente que dice muy poco a su favor. Por lo visto el futuro rey de 72 años ya se quejó de los genes de su propio hijo pequeño, el príncipe Harry.

Hace más de tres décadas, en septiembre de 1984, cuando Diana de Gales trajo al mundo al pequeño de sus hijos, Carlos mostró su decepción, en primer lugar, porque no era una niña y en segundo lugar por sus genes.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fue la propia Lady Di quien desveló en su polémica entrevista de los años noventa que su marido la decepcionó profundamente cuando Harry llegó al mundo y Carlos espetó: “Encima de niño, pelirrojo”, lamentándose de su genética.

Ese rasgo proviene de la familia materna, los Spencer, y por eso molestó a Carlos que Harry lo hubiese heredado por parte de su madre. Desde luego es uno de los peores comentarios que se le puede hacer a una esposa que acaba de dar a luz a su pequeño tesoro.

El despectivo comentario ha sido recogido por los biógrafos de Diana y fue el detonante definitivo para que ella tomara la decisión de divorciarse Carlos. Viendo lo que se le venía encima, Carlos dijo que “había sido una broma” pero Lady Di jamás se la pudo perdonar, tal y como ella dijo “en aquel instante algo se cerró en mí” aunque no se separaría oficialmente del príncipe hasta 1996.

Además de este episodio que recoge ‘El Español’, el mismo medio se hace eco de que el heredero al trono es artífice de chistes racistas en su hogar de Highgrove, donde vive junto a Camila Parker.

Una de sus exsecretarias le denunció y aseguró que Carlos no quería a gente negra trabajando para él. Hace tres años también hubo polémica porque le preguntó a una periodista de ascendencia Guyana que de dónde era. Ella dijo ‘de Manchester’ y él replicó: “No pareces de Manchester”, haciendo alusión a su tono de piel.

Todas estas situaciones cobran mayor importancia ahora que su propio hijo señala a un familiar cercano por haber cuestionado racialmente a Archie incluso antes de su nacimiento por si su piel era 'demasiado oscura'.

Más historias que te pueden interesar

Isabel II lanza un dardo público a su nieto Harry y a Meghan en su comunicado

Comienza la maquinaria para lavar la imagen de Isabel II

La decadente vida de Harry 'enjaulado' antes de conocer a Meghan