Anuncios

El protagonista de 'Cocodrilo Dundee' no puede ni abrir un tarro solo

Paul Hogan credit:Bang Showbiz
Paul Hogan credit:Bang Showbiz

El actor de 'Cocodrilo Dundee' Paul Hogan ha reaparecido en televisión para conceder una entrevista en la que ha aparecido bastante debilitado. A sus 83 años, el intérprete está lidiando con una serie de problemas de salud que le han obligado a ponerse un marcapasos y que le impiden realizar las tareas cotidianas más sencillas.

"He estado mejor. Tuve un problema en la aorta en el riñón y el tratamiento lo arregló, pero me encogió. He perdido toda la grasa corporal y los músculos se han encogido y la fuerza no ha vuelto, porque me dejó débil. Tengo que pedirle a mi hijo Chance que abra los tarros por mí", ha confesado en 'A Current Affair'.

Paul sufre de fibrosis retroperitoneal, un crecimiento benigno que ha envuelto su aorta abdominal y está presionando su riñón. Actualmente sigue viviendo en Los Ángeles, pero suela con regresar a su Australia natal para pasar allí sus últimos años.

"He tenido una vida muy buena. Me han sucedido muchas cosas maravillosas sin merecerlas, así que no debería quejarme pero, sí, preferiría estar de vuelta en Sydney porque echo de menos al resto de mi familia.