¿Qué relación hay entre la legionela y los vaporizadores de agua?

La legionelosis es una enfermedad provocada por la bacteria legionella que se manifiesta en forma de neumonía o de un cuadro gripal. Aunque se suele asociar a las torres de refrigeración, un estudio ha demostrado que esta no es una vía exclusiva para la proliferación de la bacteria

Podemos encontrar esta bacteria en la red de agua caliente sanitaria, torres de refrigeración, bañeras de hidromasaje, fuentes ornamentales, túneles de lavado, humidificadores ambientales… (Foto: Getty)

La legionelosis es una una infección respiratoria severa que puede acabar provocando la fiebre de Pontiac o una neumonía. Está generada por una bacteria en forma de bacilo que pertenece a la familia Legionellaceae, de la que se conocen alrededor de 30 especies. La llamada ‘Legionella pneumophila’ es la responsable de más del 90 por ciento de las infecciones. Se encuentra asociada a ambientes acuáticos (ríos, lagos, etc.), aunque pueden pasar a los sistemas de suministro de agua, llegando a colonizar las redes de distribución de los edificios, pudiendo penetrar en nuestro sistema respiratorio a través de aerosoles.

Esta enfermedad suele seguir un patrón estacional, registrándose un aumento de casos en la época estival como consecuencia del incremento de la temperatura.

Los síntomas son dolores de cabeza, fatiga, pérdida de peso, dolor muscular y fiebre, además de episodios de tos seca y escalofríos. Se contagia a través del aire, de una fuente de tierra o agua. Hasta la fecha, todos los estudios han indicado que no se produce contagio de persona a persona, ni de animales a personas, ni por beber agua o ingerir alimentos contaminados.

Ancianos, fumadores, personas con enfermedades pulmonares crónicas o con deficiencias inmunes son los más vulnerables a esta bacteria. La probabilidad de desarrollar la enfermedad depende, por un lado, de la concentración de bacterias en el foco infeccioso y de su dispersión a través de aerosoles, y por otro lado, de factores que tienen que ver con la persona (edad, enfermedades asociadas, por ejemplo) y de la cepa de Legionella causante de la infección (hay tipos más virulentos que otros). La mayoría de las personas expuestas no enferman.

La legionela se combate a lo largo de todo el año (no solo en verano) y con el compromiso de todos. (Foto: ROYALTYSTOCKPHOTO VIA GETTY IMAGES)

No se puede prevenir a nivel individual

La legionelosis solo se puede controlar aplicando distintas medidas higiénico-sanitarias en las instalaciones implicadas.

Es fundamental no bajar la guardia y revisar el estado de las torres de refrigeración de los edificios y de los aires acondicionados de todos los lugares habituales (casa, oficina y negocios de hostelería), sin saltarse el mantenimiento de los equipos, no solo para evitar la bacteria de la legionela, sino también a fin de optimizar su funcionamiento y favorecer el ahorro energético.

No obstante, en España, las instalaciones de refrigeración evaporativa no son el principal problema en la aparición de casos de legionela, según nos cuenta desde el Grupo de Fabricantes de Equipos de Enfriamiento Evaporativo de la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT).

En 2018, por tercer año consecutivo, no se estableció relación alguna entre los brotes de legionela registrados en nuestro país y las instalaciones de refrigeración evaporativa. Las inspecciones y las investigaciones de carácter ambiental y epidemiológico llevadas a cabo en las instalaciones de riesgo próximas a los lugares donde se produjeron los brotes pusieron de manifiesto la no existencia de una vinculación entre los focos y este tipo de equipos.

Es más, el informe Enfermedad del Legionario y Torres de Refrigeración y Condensadores Evaporativos en España, presentado por AEFYT en la última edición de Climatización&Refrigeración, pone de manifiesto que no hay relación directa entre el número de torres de refrigeración y los casos de legionela detectados en nuestro país.

El estudio, elaborado por el doctor Juan Ángel Ferrer, del Área de Prevención de Legionela de Microservice, que concluye que el 58 por ciento de los brotes están producidos por contagio desde las redes de agua caliente sanitaria frente solo un 27 por ciento originados por torres de refrigeración.

En este sentido, los especialistas aseguran que un correcto mantenimiento de los equipos a lo largo del año y aprovechar los avances técnicos que se han incorporado durante los últimos años en estas instalaciones son las claves para evitar la proliferación de la legionela.

En casa también se pueden adoptar medidas para prevenir la infección por legionela:

  • En caso de emplear filtros en grifos, duchas, u otros posibles elementos terminales de la red de distribución de agua, mantenerlos siempre muy limpios. Además, es aconsejable purgar una vez a la semana los grifos que apenas se utilicen (dejando correr el agua unos 5 minutos).

  • Las alcachofas o difusores de la ducha, mejor si son de gotas gruesas.

  • Eliminar las incrustaciones de cal utilizando productos especialmente indicados para ello.

  • Utilizar un descargador automático para evitar la retención de agua en el latiguillo de la ducha.

  • Una vez al año, desinfectar todos los filtros o difusores. Por ejemplo, se pueden sumergir durante 30 minutos en un litro de agua al que se le añadan previamente diez gotas de lejía.

  • Si tienes en jacuzzis o bañeras de hidromasaje, lo mejor es limpiar y desinfectar la bañera después de cada uso.

  • Los aparatos de aire acondicionado privados instalados en un domicilio particular no conllevan ningún riesgo de transmisión de legionella, porque en estos dispositivos no hay un circuito cerrado de agua, por lo que no existe la posibilidad de que la bacteria se multiplique.

¿Crees que abusamos del aire acondicionado? ¿Es sano comer y beber bajo nebulizadores o pulverizadores de agua?

También puede interesarte:

¿Podría el azúcar curar las enfermedades respiratorias?

La enfermedad subestimada que cada vez afecta a personas más jóvenes

El verdadero motivo por el que pillas todos los virus

Aire acondicionado: Del resfriado común a la Legionella

Los vaporizadores de agua de las terrazas pueden provocar legionela

Legionela: ¿por qué hay nuevos brotes y dónde se esconde la 'bicha'?