Nunca es tarde para que Quentin Tarantino cumpla con un deseo culposo del cine

·4  min de lectura

La admiración de Quentin Tarantino por la actriz Michelle Yeoh no es ningún secreto. Allá por 2009, en una entrevista en un programa llamado SkyMovies, el director de Érase una vez en Hollywood confesó que Supercop (Police Story 3), la cinta de acción y artes marciales protagonizada por Jackie Chan y la actriz de Todo a la vez en todas partes, era uno de sus títulos más admirados de todos los tiempos, tanto por tener “las mejores escenas de acción jamás rodadas” como por el carisma que Yeoh desprendía en pantalla. De hecho, ella fue una de las principales influencias para el personaje de la Novia en Kill Bill.

Por esta razón, resulta sorprendente que el director no valorara contar con esta estrella del cine asiático para estas aclamadas cintas de venganza y artes marciales, aunque solo fuera para un papel pequeño. De hecho, hasta a la propia Yeoh le chirrío en su momento. Pero hay una razón de peso para que este fichaje no sucediera, y todavía no es tarde para que el cineasta pueda resarcirse.

Quentin Tarantino en el Rome Film Fest en 2021 (Foto: Rocco Spaziani/Archivio Spaziani/Mondadori Portfolio via Getty Images)
Quentin Tarantino en el Rome Film Fest en 2021 (Foto: Rocco Spaziani/Archivio Spaziani/Mondadori Portfolio via Getty Images)

Así lo ha contado la actriz en una entrevista para la revista Town & Country. Según Yeoh, ella misma le preguntó a Quentin Tarantino por qué no la llamó para trabajar en Kill Bill, cuando parecía uno de los fichajes más lógicos que podía tener la cinta para sus secuencias de acción. Fue entonces cuando el responsable de Pulp Fiction le explicó que, dado su gran historial en cintas de artes marciales, creía que no hubiera sido nada creíble ver a Uma Thurman derrotando a un icono de acción como ella en pantalla.

“Le hice la misma pregunta a Quentin”, comentaba la actriz, que guarda una estrecha amistad con Tarantino. “Es muy inteligente. Él dijo: '¿Quién creería que Uma Thurman podría patearte el trasero?'”. Pero tras ver la fiereza de Thurman como La novia en las dos entregas de Kill Bill, haber metido al público en la cabeza lo extremadamente eficaz que fue su vengativa interpretación, las tornas cambiarían si observáramos un enfrentamiento entre ella y Yeoh en pantalla. Y la posibilidad de que esto suceda no es para nada descabellada, ya que, aunque Kill Bill 2 puso punto y final al relato, durante todos estos años siempre ha estado en el aire la posibilidad de ver una tercera entrega.

De hecho, el director sigue hablando de las ideas que tiene en mente para desarrollar esta continuación de la historia de la Novia. El año pasado, en una entrevista con el podcast The Joe Rogan Experience, mencionó que le gustaría explorar la vida de los personajes 20 años después y contar en el reparto con Maya Hawke, la hija en la vida real de Uma Thurman. "Creo que sería volver a visitar a los personajes, 20 años después, imaginar a la Novia y su hija B.B. teniendo 20 años de paz, la cual después se rompe. La novia y B.B. están huyendo. La idea de poder elegir a Uma y su hija Maya sería j*****mente emocionante", afirmaba.

De esta forma, con Tarantino aún dispuesto a continuar con estas películas, tendría la oportunidad perfecta de devolverle el favor a Michelle Yeoh, quien al fin y al cabo jugó un papel relevante en la concepción de Kill Bill en la mente del director. Y no solo con ella, puesto que darnos a los espectadores este enfrentamiento épico entre estas dos estrellas sería todo un regalo para nuestros ojos. Y es que tendría alta probabilidad de ser una de las secuencias más llamativas de su filmografía.

Michelle Yeoh en 'Todo a la vez en todas partes' (Foto: Youplanet Pictures)
Michelle Yeoh en 'Todo a la vez en todas partes' (Foto: Youplanet Pictures)

No obstante, Yeoh tampoco siente que Tarantino le deba ningún favor. En su intervención con Town & Country recuerda lo mucho que el director le ayudó cuando a mediados de los 90 se fracturó la espalda y sintió que nunca podría volver a actuar. “Pensé que me había roto la espalda. Pensé que estaba paralizada”, afirmó revelando que Tarantino estaba en Hong Kong en el momento de la proyección de “Pulp Fiction” y decidió visitarla en el hospital. “Debo decir, Quentin, que es persistente”, continúa. “Él es quien es hoy porque está lleno de pasión y amor, así que me llenó. De repente nos animamos. Entonces pensé: 'Tal vez no estoy lista para renunciar a esto'”.

Aún así, con esta gran amistad que une a ambas estrellas, la opción de que se unan para darnos una gran secuencia de acción en una supuesta tercera entrega de Kill Bill debería ser algo a considerar. Desde luego, nosotros como espectadores estaríamos encantados de verlo en pantalla.

Más historias que te pueden interesar: