Quentin Tarantino cree que solo quedan unas pocas estrellas de cine, pero yo lo dudo

NEW YORK, NEW YORK - NOVEMBER 02: Quentin Tarantino speaks at panel discussion on
NUEVA YORK, NUEVA YORK - 02 DE NOVIEMBRE: Quentin Tarantino habla en el panel de discusión de Secret Network durante NFT.NYC en Neuehouse el 02 de noviembre de 2021 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Noam Galai/Getty Images)

Quentin Tarantino continúa su cruzada contra la moda del cine de superhéroes. Sin embargo, después de arremeter contra Marvely el hándicap que su dominación en la industria supone para el cine de autor, esta vez ha ampliado su guerra hasta incluir a las estrellas protagonistas de la saga. O mejor dicho, a sus actores, ya que según el cineasta ellos (es decir, Chris Evans, Scarlett Johansson, Chris Hemsworth, Robert Downey Jr. etc.) no son estrellas de cine.

Durante una entrevista con el podcast 1 Bears, 1 Cave (vía Variety), el director de Pulp Fiction coincidió indirectamente con la declaración que Jennifer Aniston hizo hace unas semanas, cuando compartió su percepción de que “ya no hay más estrellas de cine”. En la entrevista Tarantino concordó con la idea de que apenas quedan unas cuatro o cinco estrellas de cine en la industria de Hollywood pero, en su caso, culpó a Marvel de dicha reflexión. Si bien el director quiso recalcar que no estaba intentando menospreciar a los actores, añadió que se trataba de “el legado de la Marvel-ización de las películas en Hollywood”.

Aclaró que “no odia” las películas de Marvel, sino que “no le gustan”, señalando el fanatismo que sentía décadas atrás cuando no dominaban el negocio. “Hacían estas películas entre otras películas. Pero ahora que tengo casi 60, ya no me entusiasman tanto”. Su problema, en otras palabras, es que se trata del único producto que la industria quiera hacer en estos momentos, restando espacio a otro tipo de inversiones y proyectos. “Es parte de la Marvel-ización de Hollywood… Tienes a todos esos actores que se han hecho famosos interpretando esos personajes. Pero no son estrellas de cine ¿correcto? El Capitán América es la estrella. O Thor es la estrella” sentenció. “Quiero decir, no soy la primera persona que lo dice. Creo que se ha dicho tropecientos de veces… en estas franquicias los personajes se convierten en la estrella.”

El primero en contestarle ha sido Simu Liu, el actor asiático protagonista de Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos, a quien no le ha gustado un pelo el comentario del cineasta. Dijo a través de Twitter que “la era del estrellato era blanco” y que “si los únicos guardianes del estrellato del cine fueran Tarantino y Scorsese, nunca habría tenido la oportunidad de protagonizar una película de más de 400 millones de dólares", haciendo referencia al famoso comentario del director Martin Scorsese cuando dijo en 2019 que las películas de Marvel “no son cine".

"Estoy asombrado por su genio cinematográfico. Son autores trascendentes", escribió pero recalcando que los directores de autor como Tarantino "no pueden señalarme a mí ni a nadie".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero vamos por partes. Por un lado, podemos comprender que Tarantino se refiere a la definición de estrella de cine que existía hace unos años. Es decir, actores capaces de dominar la taquilla solo con su nombre y por encima de cualquier producto o historia. Por ejemplo, como vendrían a ser personajes como Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Tom Cruise, Julia Roberts y poco más. Pero también actores que mantienen un halo de misticismo sobre sus figuras, alejados de la exposición personal ante la mirada externa. Algunos no tienen redes sociales y los que sí, solo las utilizan para promocionar sus ideas, activismo y películas. Pero prácticamente nada de sus vidas privadas (Julia Roberts recién empezó hace poco a publicar historias más personales, después de llevar décadas cómodamente consagrada como estrella). De esta manera, ellos continuaron la noción de estrella de la vieja escuela. Esas figuras del viejo Hollywood que aparentaban vivir en otro plano existencial de glamur, lujo y misterio, ajenos a los problemas de los simples mortales.

Sin embargo, si la idea de ese tipo de estrella de cine ha cambiado no creo que sea exclusivamente culpa de Marvel. Es cierto lo que dice Tarantino. En las películas de UCM los personajes son las estrellas, no los actores. El público siempre ha ido a ver al Capitán América en acción, a Iron Man, Spider-Man, Viuda Negra, Thor, Loki… pero en la piel de esos actores. Que ellos también tienen su mérito. Además, muchos de ellos, como Scarlett Johansson, Elizabeth Olsen, Florence Pugh, Chris Hemsworth, Samuel L. Jackson y otros, siguieron ampliando sus carreras a través de otro tipo de cine, propuestas e historias. Algunos con éxito, otros no tanto, pero todos ellos se perciben hoy en día como el nuevo tipo de estrella de cine.

Y es aquí donde quería llegar. Que los tiempos han cambiado y son las propias “estrellas” las que han roto con ese misticismo que antes las convertía en figuras inalcanzables. A través del uso de las redes sociales, las stories y la normalización de la rutina -por muchos lujos que les rodeen- se han colocado con los pies en la tierra de cara al público. El misterio ha desaparecido. Y con ello también el misticismo, la lejanía y el afán de ponerlos en otro plano existencial. Ya no son estrellas como Marilyn Monroe, Sophia Loren o Marlon Brando básicamente porque el cine, la industria y el marketing en torno a la promoción de sus vidas, sus marcas y proyectos, ha cambiado. No solo porque Marvel haya convertido a sus personajes en estrellas.

Sí, hay menos estrellas de cine de la vieja escuela. Pero estrellas de cine modernas, seguidas en Instagram por millones, afianzadas en el streaming y acaparando miradas a través de la cercanía con el público con el uso de las redes, hay hasta debajo de las piedras. Es según con qué ojos se mire y qué definición queramos darle a la etiqueta de “estrella de cine”.

Más historias que te pueden interesar: