¿Quién es el esposo de Edith González?

Foto: Victor Chavez/WireImage

CIUDAD DE MÉXICO, junio 13 (EL UNIVERSAL).- La actriz Edith González estuvo casada desde el 2010 con Lorenzo Lazo, juntos formaron una familia entrañable que se mantuvo firme y estable en las adversidades; él formó pieza clave en la vida de Edith, ya que la ayudó en la recuperación del cáncer de ovario que padecía.

Lorenzo Lazo Margáin es un economista de 64 años de edad que, según la revista "Quién", es el actual director del despacho jurídico Alemán Velasco y Asociados, una firma de abogados que pertenece a Miguel Alemán Velasco, hijo del expresidente Miguel Alemán Valdés.

Lorenzo Lazo estuvo casado con anterioridad con Concha de la Mora, juntos tuvieron una hija a quien llamaron Lorenza, quien está casada también con otro personaje de la economía mexicana: Diego Bally. Él trabajaba en el mismo despacho de abogados que su papá y así lo conoció.

Edith González conoció a su esposo en un restaurante de la Ciudad de México, en 2003, pero en ese momento Lorenzo estaba aún casado con Concha de la Mora.

Fue hasta el 2009 que ellos podrían iniciar su romance. La esposa de Lorenzo falleció a principios de ese año a causa de un agresivo cáncer; cabe señalar que después de que Lazo y Edith se conocieron, siguieron encontrándose en distintos eventos, pero no tenían ninguna relación, pues la actriz ya había traído al mundo a su hija y él se encontraba en una complicada situación familiar debido a la enfermedad de su esposa. Pero tal parecía que el destino los quería juntos.

La aclamada actriz tuvo a su hija Constanza, que concibió con el político Santiago Creel. Y después de casi seis años de conocerse, Edith y Lorenzo decidieron unirse en matrimonio; en una ceremonia única donde González usó hasta una corona que pertenecía a la familia de Lazo desde hace décadas.

Desde ese momento el matrimonio superó distintas dificultades, como la enfermedad que acechó durante algunos años a la actriz y la difícil pérdida de su hijo, quien falleció mientras aún estaba en el útero de su mamá a los cinco meses de gestación.

Pese a todas las adversidades el matrimonio se mantuvo positivo, alegre y enamorado de la vida, características que los ayudó a salir adelante y superar cualquier obstáculo que se les interpuso.