Las reservas internacionales volvieron a caer al nivel de fines de 2020

·5  min de lectura

Las reservas internacionales del Banco Central cerraron en US$ 38.943 millones un valor que no exhibía desde finales de 2020.

En los últimos días la entidad monetaria vendió alrededor de US$ 140 millones para contener al dólar.

Desde el momento que la Argentina recibió los DEG del FMI, el 23 de agosto pasado, que fue cuando alcanzó un nivel de reservas por u$s 46.306 millones, el BCRA entró en un camino de pérdida de reservas y ayer perforó la barrera de los u$s 39.000 millones.

Ese día la Argentina recibió este jueves 3.055 millones de DEG, el equivalente a u$s 4.334 millones, en concepto de una nueva asignación de Derechos Especiales de Giro que el Fondo Monetario Internacional comenzó a distribuir entre los países miembros, según su cuota de participación en el organismo. Si bien los mismos fueron distribuidos para compensar los gastos generados por la pandemia del Coronavirus, la Argentina obtuvo el visto bueno para utilizarlos para pagar los compromisos del segundo semestre del año, entre ellos dos desembolsos del orden de los u$s 1.900 millones cada uno, uno en septiembre y otro en diciembre.

Las reservas internacionales volvieron a caer al nivel de fines de 2020
Las reservas internacionales volvieron a caer al nivel de fines de 2020

Las reservas internacionales volvieron a caer al nivel de fines de 2020

A lo largo del 2021, el Gobierno completó giros al FMI por cerca de US$ 5.200 millones entre capital e intereses. En concepto de amortización de capital, se canceló un total de casi US$ 3.800 millones en septiembre y diciembre.

El analista Christian Buteler destacó en su cuenta de Twitter que en el día las reservas bajaron US$ 90 millones y que en el mes cayeron US$ 557 millones.

Aumenta la demanda de dólares

Hasta el momento se han liquidado alrededor de u$s4.000 millones de trigo y maíz en el último mes, pero, en esta época del año, se suele dar una caída en el ingreso de divisas de exportaciones de la cosecha fina y, por otro lado, un aumento en la demanda de dólares.

"Desde mediados de enero y durante todo febrero suelen ser momentos de un ingreso casi nulo de dólares por la liquidación de la cosecha, lo que le complica al Central tener posición compradora", señala el economista e investigador del CONICET, Julián Zicari. Indica que esta caída se da entre el pico de liquidaciones de diciembre, cuando inician las ventas de la cosecha fina y la segunda quincena de marzo, que es cuando comienza la exportación de soja. Y apunta que este año, por la debilidad de las reservas, la situación es muy preocupante.

Además, señala que otro factor que influye es que el nivel de la actividad económica se suele derrumbar en enero. Sin embargo, por estos días la situación compleja para las reservas que describe Zicari como habitual en esta época del año se ve agravada por el fuerte incremento de las importaciones, que con un dólar mayorista retrasado, son un gran negocio en este momento y también porque, tras el parate económico de 2020, la economía se está reactivando y requiere insumos del exterior para completar ese proceso.

Pero, además, este año se da una particularidad respecto de lo sucedido el año pasado que perjudica mucho el desempeño actual en la comparación interanual. Y es que, según explica el consultor en agronegocios Pablo Adreani, "en el primer cuatrimestre (enero-abril) de 2021, hubo una fuerte liquidación de divisas por temas relacionados al físico disponible para la venta por parte de los productores, mientras que, en 2022, en cambio, el ingreso de divisas se proyecta con fuerte caída para el periodo enero-marzo".

El año pasado, los dólares que ingresaron por el campo fueron muchos más que los previstos para este 2022.
El año pasado, los dólares que ingresaron por el campo fueron muchos más que los previstos para este 2022.

El año pasado, los dólares que ingresaron por el campo fueron muchos más que los previstos para este 2022.

Una gran diferencia con 2021

¿Por qué la caída? Sucede que, en diciembre de 2020, el productor tenia soja retenida, sin vender, por un volumen de 15 millones de toneladas, que vendió durante el primer cuatrimestre de 2021, provocando un cambio en al patrón de comercialización, ya que, tal como indica Adreani, "históricamente los meses de verano eran meses de baja en la liquidación de divisas, siendo el trigo y la cebada los principales productos en el portfolio de venta de los productores".

Fue así, como, el año pasado, el volumen adicional de soja provocó una liquidación de divisas por arriba de lo normal en esta época del año.

En tanto, informa que en la cosecha de este año habrá una menor producción de soja de primera y de maíz temprano y menor volumen de oferta por parte de los productores en los primeros meses de la cosecha gruesa, lo que implica que la liquidación de divisas será menor a los registros históricos.

"Así, el ingreso del primer cuatrimestre de 2022 se proyecta en u$s5.883 millones, mientras que en igual periodo del 2021 fue de u$s9.755 millones, una cifra récord", destaca el consultor. Se trataría de una caída en el ingreso de divisas interanual de u$s3.871 millones, cifra no menor considerando las necesidades de recomponer reservas por parte del BCRA.

Asimismo, Adreani considera que los llamados "registros de equilibrio" tanto en trigo como en maíz son un factor de distorsión que lo único que va a provocar es una actitud más cautelosa de los productores, reteniendo su cosecha y solo vendiendo si ve un horizonte de mayor certidumbre.

Recordemos que, a través de la Resolución 276/2021, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca creó un nuevo método de registro de exportaciones de trigo y de maíz que contempla la determinación de "volúmenes de equilibrio" para los cultivos, contemplando el abastecimiento local. Y Adreani opina que este es un factor que generará una menor liquidación de divisas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.