Anuncios

Rocío Gancedo: la exparticipante de GH que tras probarse como vedette se volcó a la religión y a la militancia, pero no pudo soportar la tristeza

Rocío Gancedo conoció la fama tras pasar por Gran Hermano y a los 29 años decidió ponerle un punto final a su vida
Rocío Gancedo conoció la fama tras pasar por Gran Hermano y a los 29 años decidió ponerle un punto final a su vida

En 2011, después de la edición que consagró ganadora a Marianela Mirra y marcó picos de rating, volvía a la pantalla de Telefe el reality de convivencia más exitoso del planeta, Gran Hermano. A diferencia del juego coral que habían propuesto las ediciones anteriores, esta tuvo como principal protagonista a Cristian U, un participante que fue marcando el ritmo del juego -y también forzando las reglas- a lo largo del programa. Junto a él, otra concursante logró destacarse, primero como su principal enemiga y luego como su principal aliada: Rocío Gancedo.

Rocío Gancedo en una de las fotografías promocionales de la edición de Gran Hermano de la que fue participante
Rocío Gancedo en una de las fotografías promocionales de la edición de Gran Hermano de la que fue participante

Al igual que Christian, Gancedo salió de la casa y volvió a ingresar con un perfil totalmente distinto. Era la única que había entendido el juego de su compañero y también qué era lo que tenía que hacer para ganarse el cariño del público. Quienes la conocieron coinciden en que esa era su principal objetivo: que la gente la quisiera . A diferencia de la mayoría de sus compañeros de camada, Gancedo logró mantenerse por un tiempo en los medios luego de que terminara el encierro en la casa más famosa del país, gracias a su belleza innegable, pero también a su verborragia y a una chispa y picardía que la hacían resaltar.

Ese mismo verano, a los 21 años, cumplió uno de sus sueños: se calzó por primera vez las plumas y debutó como vedette en la revista Black & White, protagonizada por el Mago Black. “Se terminó el sueño de Gran Hermano, empieza el sueño de querer ser vedette, una bailarina, de divertir a la gente, conquistar los ojos de los hombres y ¿por qué no el corazón de las mujeres?”, expresaba, picante, en una entrevista que publicó LA NACION en aquel tiempo.

Rocío Gancedo, cuando soñaba con ser vedette
Rocío Gancedo, cuando soñaba con ser vedette

“Preparación para ser vedette no tengo, pero sé que tengo el corazón y las ganas de divertir a la gente”, se sinceraba. Para concretar su sueño, había renunciado a su trabajo y había comenzado a tomar clases de teatro. “Trabajé hasta en lugares que no me gustaban por necesidad, en el Free Shop de Ezeiza, pero creo que trabajando en el lugar que me gusta y con la gente que me gusta estar, con los brillos, las plumas y todo lo que me encanta, voy a rendir muchísimo mejor de lo que ya lo hacía”, fantaseaba.

Recién en 2013 recibió otra propuesta que esperaba: la convocaron para protagonizar una comedia en la temporada veraniega de Villa Carlos Paz junto a Miguel del Sel. Pero en 2014 la joven cambió rotundamente su perfil. En sus redes dejó de compartir imágenes suyas en las que se podía apreciar su belleza y comenzó a reflexionar sobre cuestiones existenciales, religiosas y referidas a la situación que atravesaba el país. Ese mismo año, tuvo su primer acercamiento profundo a la fe evangélica a través de la Iglesia Ministerio Presencia de Dios, comandada por Bernardo Stamateas, y comenzó a repartir su tiempo entre el estudio de la Biblia y su labor evangelizadora en el barrio porteño de Flores.

En una entrevista con el programa Infama y explicó: “Esta es mi nueva casa espiritual. Gracias a Stamateas comencé este camino de fe que fue donde conocí a Jesús, conocí a Dios y la verdad que me transformó. Miro videos míos de YouTube y digo: ‘¡No puedo ser la misma!’ En marzo de ese año empecé a venir a esta Iglesia y encontré mi casa”.

Paralelamente, comenzó su militancia en el Frente Renovador de La Matanza. Por eso, en sus redes comenzó a compartir imágenes con dirigentes de aquel espacio, como Sergio Massa y Alberto Fernández, matizadas con otras, en las que se la veía en la cancha o en su casa siguiendo algún partido de su adorado River Plate. “A mí me decían que la política te hace asexuado. Te apasionás tanto con la política, que una parte se enfría y la verdad, me enfrié. Es muy difícil que consiga novio. Ni se me pasa por la cabeza”, reflexionaba.

Durante una charla con Ernesto Tenembaum, por Rock & Pop, Gancedo explicó: “Me di cuenta de que ser vedette no era lo que yo quería. Siempre tuve ganas de ayudar a la gente. Soy de clase media, pero siempre tuve esa actitud. Yo no aspiro a un puesto político, yo quiero ayudar, estoy colaborando por un ideal. Se me despertaron estas ganas desde que empecé a ir a la iglesia. Entendí muchas cosas y me junté con un grupo de gente que me dio la oportunidad de participar”.

“El último año y medio estuve desaparecida de los medios. Me di cuenta de que no quería ser más vedette y que mostrar el cuerpo no era lo mío, estuve deprimida, solo hacía presencias en boliches y daba clases de apoyo de inglés. Así fue como empecé a interesarme por los problemas de mi barrio. No deseo ocupar un cargo, por ahora me interesa ayudar a mi barrio, a Ramos Mejía, y a La Matanza. Lo que me gustaría, sí, es ser panelista de un programa de espectáculos. Y más adelante retomar la universidad. Yo estudié marketing un tiempo en la Uces”, le contaba por aquel tiempo a este medio. En esa misma entrevista, aseguraba que los proyectos en los que le gustaría enfocarse tenían que ver con una mejora de la situación de los jubilados, la presencia de la Gendarmería en las calles y la reforma del Código Penal.

Con el correr de los meses, se acercó a José Ottavis, para ese entonces ya alejado de La Cámpora. De hecho, formó parte de la lista de la agrupación Amarte Argentina, creada por el exnovio de Victoria Xipolitakis, junto a otras figuras como Daniel “La Tota” Santillán o la actual madrastra de Zaira y Wanda Nara, Alicia Barbasola. La idea era presentarse a las elecciones legislativas de 2017, pero no lograron su cometido por problemas con la Justicia electoral. “Estuve desde octubre mal por el tema laboral, golpeé un montón de puertas, no me recibían y di con Ottavis. Tenía mucha gente que me hablaba bien de él, me reuní, me recibió, le planteé que necesitaba trabajar. Él tiene su equipo técnico fabuloso y empecé a trabajar con él”, contó Gancedo.

Alejada de los medios, Gancedo siguió en contacto con sus seguidores a través de sus cuentas de Instagram y Twitter. A mediados de marzo de 2017, su nombre volvió a ser noticia: se había internado de manera voluntaria en la Clínica Argos, en el barrio de Flores. “Hace tiempo que venía sufriendo a flor de piel por los padecimientos de la gente carenciada y eso realmente la afectaba, sobre todo por ser además una chica muy religiosa. De todos modos, también, se sumó a su duro momento la desaparición física de su padre, por lo que se profundizó su depresión”, indicó a los medios su manager, Jorge Zonzini. El mismo día de su internación, apenas unas horas antes, dejó un mensaje en su cuenta de Twitter: “Esta es una batalla más que voy a ganar porque no es quién sos, es con quién vas”.

En abril, una vez que le dieron de alta, fue invitada a Intrusos y enfrentó los rumores que indicaban que se había intentado suicidar: “Si me hubiese querido quitar la vida, hoy no estaba acá”, aseguró. Y agregó: “Es una locura, nunca se me cruzó esa idea por la cabeza, jamás”.

“En este momento estoy con el alta, estuve internada porque estoy pasando un duelo muy grande . Falleció mi padre hace 6 meses, yo lo estuve cuidando 2 años porque cada dos por tres caía internado. Él padecía demencia con cuerpos de Lewy, que es una enfermedad que afecta la parte neurológica y también la motriz, por lo que yo tuve que cuidarlo”, reveló en el ciclo que por entonces conducía Jorge Rial.

“Ese día no lloré, pero estuve muy triste. Una parte mía se fue con él. Su muerte me pateó el tablero mal. Eso empezó a removerme cosas de mi infancia, como la relación con mi vieja”, expresó Gancedo en la entrevista. Y disparó: “El tema del abuso me vino cuando mi papá murió, no sé por qué. No sé por qué se me vino (a la cabeza). Se ve que me dio tanto dolor... A los seis años abusaron de mí”.

“Mi viejo laburaba todo el día, llegaba a casa a la noche, dejaba la plata y se iba a dormir. Mi mamá me mandaba a jugar a la casa de una amiga de ella que tenía una hija de 16 años, que ya era grande, adolescente, y se aprovechó de mí. A mí se me planteó como un juego, yo sentía algo y lo disfrutaba, pero sabía que estaba mal porque lo hacíamos a escondidas”, relató.

Siete meses después, el 29 de noviembre de 2017 cerca del mediodía, Rocío murió luego de arrojarse del balcón de su departamento, ubicado en el quinto piso de un edificio de Las Cañitas. Tenía 29 años.

La noticia de su muerte llenó de conmoción al mundo del espectáculo y en especial a los que habían llegado a conocerla. “Mi corazón llora por la muerte de mi compañera Rocío Gancedo, no lo puedo creer. Por qué partió una loquita de un corazón gigante. ¡Descansa en paz mi princesa!”, escribió Cristian U en su cuenta de Twitter.

Marianela Mirra , a su vez, reflexionó: “¡Qué basura los medios televisivos y los portales de Internet para tocar el tema del suicidio de esta exparticipante de Gran Hermano! Son quienes se hicieron eco de nuestros méritos, cualidades, quienes te ponen en un pedestal y luego te destruyen. Acá no tienen que ver los temas personales. Yo creo que va mucho más allá: la fama repentina, tener todo lo que soñaste. Sentir que lograste más de lo que imaginaste, poder tener el beneficio de lograr cosas que quizás en un trabajo convencional no lográs. Nadie está preparado para tanto amor y tanta hostilidad en simultáneo”.

“Es muy complicado quedar en un casting de GH para que luego te estigmaticen por eso mismo. Esto no dura solo tres meses, dura un tiempo considerado al que te acostumbrás. Nada es fácil. Lo único que sé es que no se busca ‘lo fácil’, se persiguen sueños y eso solo lo hacen los valientes. Ojalá Rocío se encuentre en paz. Me siento muy conmovida”, indicó Mirra en el descargo que compartió en Instagram.