Tras una semana volátil, el trigo argentino de la nueva cosecha cerró con precios en baja

·6  min de lectura
Las bajas externas y los ruidos políticos internos derivaron en una caída del valor del trigo argentino de la próxima cosecha
MAURO RIZZI

Entre las bajas externas y el ruido político doméstico con las idas y vueltas del Gobierno en torno de los derechos de exportación, cayeron hoy los precios del trigo de la cosecha argentina 2022/2023 y concluyeron la semana en territorio negativo, pese a las fuertes subas vistas entre el lunes y el martes, luego de que la India restringió sus exportaciones.

Por tonelada de trigo para las entregas entre diciembre y enero los exportadores ajustaron hoy sus propuestas de 358 a 335 dólares por tonelada para las terminales del Gran Rosario; de 355 a 340 dólares para Bahía Blanca, y de 345 a 335 dólares para Necochea. Para estos tres puntos de descarga el martes los valores se ubicaron entre 370 y 360 dólares.

“Hoy, directamente no se pagó nada por el trigo nuevo, porque –al menos para la zona de Rosario–, las ofertas de los compradores quedaron muy lejos del interés de los vendedores. Tampoco hubo propuestas mejoradoras desde el lado de la demanda por lotes importantes, de modo que la jornada se resolvió rápido y sin negocios”, contó a LA NACION una fuente del sector comercial.

En cuanto al mercado del trigo disponible, muy acotado y limitado a necesidades puntuales para completar embarques, las ofertas de los exportadores bajaron de 380 a 370 dólares por tonelada para Bahía Blanca, mientras que para el Gran Rosario y para Necochea se mantuvieron estables en 375 y en 340 dólares, respectivamente.

Las pizarras del Matba Rofex reflejaron las bajas y mostraron quitas de US$11 y de 9,10 para las posiciones julio y diciembre del trigo, cuyos ajustes fueron de 368 y de 343,90 dólares por tonelada. En el balance semanal, estos contratos perdieron un 3% frente a los 379,30 y a los 354,50 dólares vigentes el viernes anterior, de 379,30 y de 354,50 dólares.

Enojado, el campo reaccionó con dureza contra Alberto Fernández por una eventual suba de las retenciones

Al cierre de la semana, el registro de declaraciones juradas de ventas al exterior muestra 8.481.464 de toneladas de trigo 2022/2023 declaradas, respecto de los 10 millones de toneladas habilitados por el Ministerio de Agricultura de la Nación. Cabe tener en cuenta que hasta el 11 del actual los exportadores compraron 3.573.000 toneladas de trigo nuevo y que, de ellas, 1.435.200 toneladas fueron entregadas bajo la modalidad “a fijar”, por lo que siguen sin un precio firme.

Se viene la cosecha del norte

En el mercado estadounidense los precios del trigo sumaron hoy su tercera rueda bajista consecutiva. En efecto, la posición julio en Chicago y en Kansas perdió US$11,67 y 15,61 al terminar la jornada con un ajuste de 429,44 y de 460,31 dólares por tonelada, respectivamente. En el balance de la semana este contrato resignó un 0,7 y un 2,3% frente a los 432,66 y a los 471,05 dólares del viernes anterior.

Las bajas citadas cobran una mayor dimensión si se pone en consideración que el martes pasado la posición julio cerró con ajustes de 469,40 y de 502,56 dólares por tonelada en las dos principales plazas estadounidenses para la comercialización de trigo.

En ese sentido, luego de las fuertes subas generadas en el primer tramo de la semana, que fueron la consecuencia de la decisión del gobierno de la India de restringir sus exportaciones en medio de una ola de calor que está afectando los cultivos de la nueva campaña y de las malas condiciones que evidencian los trigos de invierno en las grandes planicies estadounidenses, el mercado contrapuso como fundamentos bajistas el inminente inicio de la cosecha en Estados Unidos y las muy buenas perspectivas vigentes para la producción en Rusia.

Acerca de la cosecha de invierno estadounidense, que es la que responde por cerca del 75% de la oferta total del país, las labores comenzarán a finales del presente mes y ello presiona sobre los precios, particularmente en la Bolsa de Kansas, que es la que comercializa estas variedades. En su reciente informe mensual de estimaciones agrícolas, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, según sus siglas en inglés) proyectó en 31,95 millones de toneladas la cosecha de trigos de invierno, sobre un total calculado –se suman el cereal de primavera y el candeal– en 47,05 millones.

Luego de una frase de Alberto Fernández, el ministro Julián Domínguez negó una suba de las retenciones

Y en cuanto a la producción en Rusia, país que pese a estar en guerra con Ucrania y a las sanciones que le fueron impuestas sigue despachando trigo en modo casi normal, la consultora SovEcon elevó de 87,40 a 88,60 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha 2022/2023 de trigo, que así sería récord y que se ubicaría por encima de los 76 millones de toneladas del ciclo anterior.

“Las exportaciones rusas 2021/2022 fueron buenas hasta principios de mayo, ahora evolucionan más lentas porque hay una cuota de exportación vigente hasta julio que casi está agotada. Esperamos un fuerte aumento en los envíos a partir de julio gracias a la buena cosecha y a existencias relativamente altas, especialmente en el sur de Rusia, que es una región de exportación clave”, dijo a LA NACION Andrey Sizov, director General de SovEcon.

El analista agregó que la estimación de exportaciones de trigo 2022/2023 es “de 41 millones de toneladas, levemente por debajo del récord logrado en la campaña 2017/2018, con 41,30 millones. Sin embargo la proyección actual aún podría revisarse al alza”.

Según Sizov, las buenas perspectivas para el nuevo ciclo agrícola en Rusia son consecuencia de las excelentes condiciones de los cultivos de invierno y de un aumento en el área de trigo de primavera. Vale recordar que en ese país de la zona del Mar Negro la cosecha de invierno comienza a finales del mes próximo.

Tiempos volátiles

“Los precios serán muy volátiles durante los próximos dos a tres meses, pero no creo que hayamos visto los máximos todavía”, advirtió a LA NACION desde Sydney Ole Houe, CEO de IKON Commodities, firma australiana de corretaje y consultoría. El especialista explicó que la firmeza aún vigente se moderaría “un poco hasta agosto, ya que tendremos la entrada de la producción del hemisferio norte. Sin embargo, creo que tomará más de doce meses, o incluso más, intentar resolver los problemas de suministros globales. Por lo tanto, espero que los precios del trigo se mantengan en niveles altos durante bastante tiempo”.

En cuanto a la próxima cosecha australiana 2022/2023, y pese a que la siembra será algo menor a la del ciclo anterior como consecuencia de los mayores costos tras el aumento del valor de los insumos, Houe destacó que las siembras evoluciona de muy buena manera. “La nueva campaña de Australia se ve increíble y de momento estimamos un volumen próximo a los 33,50 millones de toneladas, pero ese volumen podría ser revisado al alza. Si bien quedaría debajo del récord 2021/2022, de 39 millones de toneladas, se ubicaría muy por encima de los 25 millones de toneladas, que es promedio histórico del país”, aseguró.

Acerca de la aprobación del trigo transgénico HB4 de Bioceres en Australia, Houe advirtió que ese paso dado por el gobierno australiano no fue un evento para el mercado agrícola como tal, “ya que los agricultores no pueden cultivarlo y fue solo una aprobación para la venta de productos elaborados en el extranjero que contengan esa semilla modificada genéticamente”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.